Respuesta pública a -Carajo y mánager- Basta de revictimización. #Yanonoscallamosmas!

Hola “Carajo”.

Les escribo en plural ya que el mensaje que recibí de su manager, Dafne, fue impersonal, pre-redactado y firmado por el nombre del grupo.

El año pasado, el día 7/10/2016 escribí desde mi otra cuenta de Facebook: Ariell Luján, un extenso mensaje donde les describía un hecho de extrema violencia vivenciado en Castelar, fecha donde El Otro Yo tocó junto a Árbol y Carajo. El mensaje era extenso, doloroso e íntimo. Tuve esa enorme consideración porque me parecía correcto que sepan que están incluidos en mi declaración en la causa penal contra Cristian Aldana, ya que relato éste hecho en el cual mi ex pareja me amenaza y me lleva al baño situado al lado de los camarines de manera brusca y evidente donde luego me golpea. Después del suceso en los baños, salimos y nos quedamos en la puerta del camarín, detrás del escenario. Mi estado era de shock, estaba colorada, llorando desconsolada.

Absolutamente todos los presentes me y nos vieron. Con esto me refiero a ustedes, a la gente de Árbol y todo el staff de El Otro Yo, sumado a algunas personas que se quedaron detrás de la valla y que hasta le preguntaron a Aldana por mí estado y que él respondió que me “dolía la cabeza”.

Lo que les pedía en ese mensaje era que por favor se proclamen a favor de #YaNoNosCallamosMas y que repudien públicamente a El Otro Yo y específicamente a Cristian Aldana.

El motivo por lo cual me parecía de suma importancia que se posicionen es porque no solo fueron testigos del maltrato hacia mí persona, sino también porque tanto ustedes como todas las bandas que han compartido con El Otro Yo sabían y vieron cómo operaba con las menores llevándolas a los baños, camarines o micros.

Toda la escena del Rock Nacional Argentino tiene acceso a miles de jóvenes y su posicionamiento podría y puede ser una gran puerta para todas nosotras, quienes hemos padecido la otra cara del rock, donde fuimos víctimas menores y mayores de violaciones, golpes, violencias, humillaciones y todo tipo de perversión posible, no solo por parte de Cristian Aldana, si no de varios músicos y músicas de su ambiente.

El pedido es claro: LIMPIEN SUS ESPACIOS.

No solo no accionaron cuando vieron actuar a Aldana y tantos otros, si no que no accionaron cuando las denuncias saltaron a la luz pública el año pasado, tampoco lo hicieron cuando Gustavo Cordera, denunciado por apología al delito, se refirió a la causa de Aldana de una forma agresiva, revictimizante, humillante y machista y mucho menos cuando ven que este sujeto nefasto sigue tocando con total impunidad. Tampoco cuando vieron cómo El Otro Yo, La Ola que quería ser Chau y tantas otras bandas nos revictimizaron con sus mensajes públicos o recitales.

Ustedes tienen una enorme responsabilidad, como toda la escena y es la de posicionarse y habilitar sus micrófonos a las mujeres que padecimos violencias extremas de todo tipo en sus ambientes, para generar conciencia y debate, porque fue en sus espacios y al lado de ustedes donde violaron, abusaron y golpearon a vidas inocentes.

El día 02 de agosto, 2017 a las 16:06  en la entrevista que dio Marcelo Corvalán al medio ESPN en el minuto 23´ se refiere a Ciro Pertussi, cantante de Ataque 77 —públicamente repudiado por sus declaraciones— sobre sus deseos pedófilos y también —sin que le pregunten—, sobre Cristian Aldana, entre risas y liviandad:

“Y bueno, apoyando. Quizás debo ser de algunos de los pocos a los que le toca esta situación, pero bueno también tuve contacto con Cristian Aldana desde la cárcel y de alguna manera, bueno, estaba muy solo y me pidió que lo pueda visitar, así que voy a charlar con él, lo voy a visitar (risas).

La verdad que no me puedo negar y no me voy a poner yo a juzgar ni en juez ni en nada de lo que hizo. Pero creo que bueno, que es tiempo de madurar, de aprender y quizás ahí empieza el rock… Eso es el rock de verdad. Cuando nos podemos mirar cara a cara con alguien y decir:

-Bueno, me la mandé, metí la pata, la re cagué, la verdad quiero cambiar y la verdad que me parece que bueno ahí es donde vale la pena todo.

Todavía hay que hacer unos trámites pero él amablemente me llamó y bueno, es parte del rock y de todo lo que procesamos en las canciones”.

En estos dichos no solo se esconde una complicidad y liviandad ante los hechos denunciados y por los cuales hoy Cristian Aldana está preso en Marcos Paz desde diciembre del 2016, sino también una enorme revictimización y una afirmación, a mi parecer muy peligrosa, al decir – “Es parte del rock”, me pregunto ¿Es parte del Rock el silencio y la complicidad? ¿Es parte del Rock no posicionarse ante estas diversas violencias? ¿Es parte del Rock no tomar responsabilidad de que sus voces llegan a cientos de personas que los toman como ejemplo y que luego reproducen su revictimización con quienes visibilizamos y denunciamos?.

Aldana está preso por corrupción de menores y abusos sexuales con acceso carnal, contagio de enfermedades de trasmisión sexual, golpes, violencia psicológica y todo esto agravado por ser todas menores de edad.

El juez Roberto Oscar Ponce en su resolución ante el pedido de excarcelación explicó:

“No pueden obviarse las graves características de los hechos atribuidos al imputado, dado que sabiendo de su condición de ídolo musical de las víctimas menores de edad y, en aprovechamiento de la adoración que éstas le dispensaban, como así también de su inmadurez sexual, las forzó a mantener relaciones sexuales con él en forma violenta e intempestiva, accediéndolas carnalmente por vía vaginal y anal, y a practicarle sexo oral. Además, por su influencia sobre las niñas, logró manipularlas para que participaran de orgías sexuales que organizaba con otras menores de edad, como así también las incitó a incorporar a otras niñas a dichas prácticas”.

En todos los casos pesquisados se denota la ausencia total de consideración a la minoridad de las víctimas, también un claro desprecio al género femenino e incluso una falta total de respeto a la noción más elemental de la dignidad humana”.

Resolución que pueden leer completa en la página oficial del CIJ (www.cij.gov.ar), ya que es de suma importancia que estén informados del nivel de violencias que sufrimos en su espacio porque ustedes también están en “Condición de ídolo musical”.


En el día de la fecha 11 de agosto del 2017, recibo un mensaje de su manager y tenemos esta mínima conversación que adjuntaré aquí:

Dafne- Hola Carolina como estas, me llamo Dafne, soy la manager de Carajo. quería ponerme en contacto con vos

Ariell- Hola, buenas tardes.

Dafne- Nos Ponemos en contacto con vos, porque una allegada a nosotros nos mostró lo que publicaste en relación a la entrevista que hizo Corbata. La verdad nos sentimos muy apenados por la confusión que generó todo esto y nos gustaría aclarar nuestra posición al respecto para que no siga habiendo malos entendidos. Como grupo, como hombres, como padres, hermanos, seres humanos, repudiamos cualquier tipo de violencia y abuso hacia la mujer, física, psicológica y verbal, y nunca defenderíamos a nadie que mantenga una lógica abusiva y maltratadora, incluido Aldana. Nosotros no estábamos al tanto que nos habías escrito, ni tampoco percibimos el maltrato que estabas sufriendo en ese momento, sino por supuesto que hubiéramos intervenido para frenarlo. Cualquier cosa que necesites, estamos a tu disposición. Saludos. Carajo.

Ariell- Antes de responderte este mensaje tan impersonal voy a re enviarte el mensaje que les envié el año pasado y con el cual me bloquearon de la página. Luego voy a tomarme el tiempo para responderte.

(Eran 6 capturas, cuando envié la tercera, seguramente sin leer, me responde):

Dafne- te comento: esta acordado con nuestra webmaster desde los inicios del Fb de carajo q esta bloqueado el sistema de mensajes en nuestro Fb, entiendo que es por eso q no lo vimos.

(Envío las 2 capturas restantes y contesto):

Ariell- No, te aclaro que me bloquearon y por favor dame tiempo para poder responder tu mensaje luego de enviarte estas capturas que con tanta paciencia y código envié el año pasado. Muchas gracias.

Dafne- o sea: nosotros a traves de nuestro Fb no recibimos, ni leemos mensajes de nadie, todos los mensajes estan bloqueados. O sea , para dejar claro: esta es la primera vez q recibimos tu mensaje. Se los estare reenviando a los musicos. y si queres podes mandarmelo escrito asi se entiende y lee mejor.

Ariell- Disculpá, pero no es así, desde aquí se puede ver el “visto” y si fuera como decís no podría ni siquiera haber enviado este mensaje, lo envié y luego no pude escribir más, osea, me bloquearon. Pero igualmente, tranquila, la discusión no va solo por ahí. Por favor vuelvo a pedirte que me des tiempo para responderte. Gracias,

Y te tomes vos también el tiempo de leer el mensaje y comprender el nivel de gravedad que tiene que el cantante de la banda que representas hable con total liviandad sobre el asunto. Seguramente más tarde te estará llegando mi respuesta.

Dafne- podrias enviarlo de manera mas legible?

te reenvio la captura de muestra webmaster cuando le consulte por tus mensajes:

Y una captura de su buscador con mi nombre sin que aparezcan rastros de mensajes.


Cerrando con este mensaje, que será público con el fin de visibilizar y debatir sobre el nivel de revictimización que ejercen en su calidad de “famosos”, no solo ustedes, si no, TODO EL AMBIENTE,  sobre mí y todas las víctimas de violencias de género teniendo este tipo de actitudes violentas, quiero responderte Dafne concretamente tu mensaje y el del grupo Carajo:

Primero, creo que si de verdad se sintieran apenados, al menos tendrían la sutileza, el respeto y consideración de escribirme de persona a persona y no re enviarme un mensaje pre-escrito tibio y acartonado ante la grave situación de la que estamos hablando y en la cual fue mi vida y la de centenares las que se ultrajaron y violentaron.

No hay mal entendido, el cantante de la banda que representás se dirigió a Cristian Aldana entre risas de una forma sumamente irresponsable e irrespetuosa en un medio de comunicación.

Te quiero comentar, de forma sorora y respetuosa, que el silencio y la revictimización mata a cada minuto a mujeres y niñas y que esta cultura de la violación se sostiene por acciones como ésta. Sería interesante que puedan observarlo.

En el momento que me pides que te envíe el texto de las capturas de manera más legible: ¿en que estabas pensando? ¿crees que soy una máquina, que mi historia y cuerpa pueden seguir siendo menospreciados a tal punto en que deseas exponerme a re-escribir un texto desgarrador donde les detallo uno de los episodios mas horribles que me han tocado vivir?

Las capturas se ven claramente y lo verifiqué con otras personas para estar acertada en esto que afirmo. Esto Dafne se llama REVICTIMIZACIÓN, ABUSO DE PODER, VIOLENCIA MACHISTA y sostiene a la CULTURA Y PENSAMIENTO PATRIARCAL.

Este tipo de actitudes, son las que vivenciamos cuando vamos a una comisaría o abrimos la boca, se nos indaga, se nos pincha, se nos expone a revivir al antojo de quién pregunta a las más dolientes exigencias.

Y no Dafne, no hubieran intervenido para frenarlo, porque de hecho, no lo hicieron, ni en esa oportunidad, ni en Obras, ni el año pasado, ni ahora, ni nunca.

Sienten inseguridad y miedo porque la superficialidad a la que nos tenían acostumbrados todo el mundo del espectáculo se está derrumbando, ahora de-construímos y elegimos no escuchar ni comprar ni avalar la obra de ningún artista que siga perpetrando lo que a nosotras nos costó y cuesta la vida y psiquis asumir y reparar.

Hablo como privilegiada al poder hacerlo, porque muchas aún no pueden ni pudieron.

Se acabó la impunidad, las faltas de respeto, la revictimización y el abuso de poder, nosotras le ponemos freno con nuestras cuerpas y nuestras voces.

Yo le pongo freno al decirles una vez más a ustedes y a todos los grupos musicales que de a poco se irán desmantelando: No vamos a permitir que nos sigan violentando con su revictimización, nunca más.


NOTA: Comencé a escribir esta carta a las 17 horas y a las 18:20 horas estaba finalizándola cuando recibo este mensaje de la mánager de Carajo:

Dafne- Caro, ahora puedo decirte q nosotros 4 leímos tu mensaje, estamos shockeados y nos gustaría hablar con vos y q sepas q contas con nuestro apoyo.

Ariell- Gracias, su apoyo va a ser que lean con mucha atención el mensaje que más tarde les enviaré y que limpien sus espacios, tienen parte de responsabilidad para que esto no le vuelva a suceder a ninguna piba ni pibe más.

Más tarde o mañana les enviaré mi respuesta. Espero se sepa respetar y no me sigan escribiendo, comprendiendo lo que significa para mi remover esto.

Ariell Carolina Luján. 

#Yanonoscallamosmas !

Debate – Expresa –  De Construye 

 

 

Segunda denuncia a Joaquin Tenenbaum por abuso sexual agravado. #Yanonoscallamosmas!

Cuando nosotras los exponemos se corta el círculo de impunidad.

Pero, ¿cómo escribir este testimonio?

¿Empiezo por el día del abuso?

¿O empiezo por cuándo pude ser consciente de ese abuso?

¿Por qué escribo?

¿Para quiénes escribo?

Prefiero empezar por las situaciones y contextos que detonaron dentro de mi cabeza un abuso archivado, de esos que como sociedad patriarcal decadente solemos naturalizar.

El día 24 de marzo acompañé a una amiga a realizar una denuncia contra Joaquín Tenenbaum por reiteradas violaciones y abuso psicológico durante su noviazgo.

Tanto él como ella formaban parte del círculo social del que formaba parte. Que la piba rompiera el silencio provocó un quiebre en el grupo: quienes decidimos repudiar al victimario y quienes decidieron justificarlo, relativizarlo y encubrirlo.

Lxs que quedamos del lado de la víctima (hablo de lados porque en esto no hay grises), nuestra amiga y compañera, comenzamos un proceso personal y político en donde se volvía a cuestionar y replantear nuestra forma de vincularnos con lxs otrxs y con nosotrxs mismxs, nos preguntamos una y mil veces cómo no nos rescatamos antes, cómo habíamos dejado que una persona tan violenta y manipuladora formara parte de nuestras vidas y rompiera en cuerpo, alma y mente la integridad de una piba. Así es que comenzamos a deconstruir y reconstruir nuestro grupo dejando fuera las personas que dudaban de cualquier víctima y justificaba a los violadores “amigos” (porque es muy fácil repudiar para fuera salvo cuando toca en casa).

Dentro del colegio Rogelio Yrurtia, donde Joaquín se forma como docente de futurxs niñes y adolecentes un grupo de estudiantes del profesorado decidimos visibilizar la denuncia posicionándonos en contra de que esta persona ejerza la docencia y exigiendo lugares seguros para nosotras, las pibas.

Esto provoco que fuéramos judicializados por el denunciado por “manchar su buen nombre y honor”, pero también el padre del violador, Ernesto Tenenbaum ayudante de grabado de la institución, hizo circular una carta entre las y los docentes del colegio en donde exigía a las autoridades del nivel superior sanciones para el grupo de estudiantes que habíamos “hostigado” a su hijo. Sesenta y cinco docentes firmaron la carta que dejo adjuntada al final del testimonio.

Estos docentes a los que les urge una capacitación en ESI (Educación Sexual Integral) dejan a un lado a las pibas que expresaron abiertamente la incomodidad de cursar con Joaquín Tenenbaum y cabe aclarar que no es el único caso de violencia dentro del colegio: a una víctima menor de edad que denuncio a su violador en media la obligan a cursar todos los días 8 horas con su victimario, y aprovecho este testimonio para decir también SANTIAGO CAJUSO VIOLADOR.

El 19 de abril esta justicia machista decidió en tiempo record sobreseer al victimario sin siquiera someterlo a pericias psicológicas y sin dejar que la víctima tuviera acceso a la causa y sin notificarla de la “resolución” para que pudiera apelar.

Dejé de cursar en el Yrurtia, la institución que había formado parte de mi vida por casi 9 años. ¿Por qué? Hoy no es mi espacio, porque se convierte en un lugar inhabitable siendo mujer… pero sobre todo siendo víctima, y estoy segura que en algún lugar de mi cabeza yo me reconocía como una. Transitaba las clases con él y los docentes en vez de problematizar la situación, la comodidad los llevaba a correr la vista.

Fueron dirigidas al grupo “reaccionario” de estudiantes frases por parte de equipo docente como:

-“Hijas de re mil puta”

-“Ahora las pibas denuncian porque sí”.

-“La piba tiene que venir a dar la cara” (cómo si tuviera la obligación de declarar cual comisaria, cuándo y cómo la había violado).

-“No somos jueces”.

-“Lo mejor es no hablar de esto”.

-“Si las pibas se ponen en pedo y al otro día se arrepienten es cualquier cosa, porque en el momento les gustó” (Gisela Francisconi profesora de grabado y morbosa que obliga a pibas de media a convivir con violadores).

(Y la frase tajante que me dirigió el vicedirector de la mañana y profesor del nivel superior Hugo Maldonado quien junto con otro grupo de docentes permitió que la abogada de Joaquín nos mandara la policía) –”Si perdiste la regularidad es tu problema”.

Después de dejar de cursar pude traer a mi cabeza un noche de agosto del 2015 en Bariloche:

Lo conocía hacía más de 5 años “lo conocía”… eso pensaba, en ese momento no sabía que ya había violado a su pareja.

Yo tenía 17 y él 18 años.

Creía que era un amigo más, de esos que son “un poco forros” pero buenos pibes.

Pensé que era amigo hasta que dos años después su primer denunciante me contara como Joaquín la había destrozado.

Fue amigo esa noche en el boliche cuando después de que yo consumiera la suficiente cantidad de alcohol abuso de mí.

Algunas partes de esa noche están nubladas pero el momento del abuso está grabado en la piel y siempre cala un poco más profundo.

Yo quería bailar, no quería sus besos, no quería sus manos.

Me acuerdo de la culpa, culpa que se fue este año cuando deje de decirle “cagada” y empecé a decirle abuso, yo no tuve poder de decisión en la situación a la que él me llevo.

-No, para, “estamos” flasheando.

Le dije mientras él ya me había puesto entre la pared y su cuerpo

Siguió, y lo que yo pudiera decir mucho no parecía importarle.

Vi pasar a unas compañeras, lo saqué de encima y se fue a tomar el próximo micro al hotel.

En el medio de una angustia que en ese momento no supe entender fui a buscar a las pibas que habían visto la situación, ese día y por bastante tiempo o por lo menos el suficiente no lo supimos identificar como un abuso.

Llore toda esa noche y el día siguiente al ver los moretones en el pecho, pero seguía pensando lo mismo, fue una cagada estaba en pedo, no importa, ya pasó. Me decía y lo justificaba.

Hoy entiendo que a pesar de las circunstancias sostuve ese NO, y no solo en la palabra sino también con el cuerpo.

Y ahora estoy acá decidida a no perpetuar más ese silencio que casi sin darme cuenta sostuve dos años. Porque no hubo consentimiento, hubo poder.

Y estoy acá haciendo carne ese abuso, tratando de sacar la culpa y la responsabilidad que no me corresponden, cortando así el círculo de la impunidad y para cortar esa impunidad es necesario responsabilizar tanto al victimario como a encubridorxs.

Entonces, yo hago responsable a Joaquín Tenenbaum de abusar sexualmente, al aparato docente de la escuela de Bellas Artes Rogelio Yrurtia por encubrir y amparar la violencia machista y descuidar la seguridad física, psíquica y emocional de sus alumnas y también hago responsable a la justicia burguesa y patriarcal que demuestra estar siempre del lado de quien posee los privilegios.

Porque nos abusa el abusador y nos abusan mil veces mas cuando dudan de nosotras, cuando nos hacen convivir con victimarios, cuando los justifican, cuando nos tildan de locas/putas/resentidas/exageradas, cuando no son capaces de salir de su comodidad (comodidad que siempre está del lado del opresor nunca del lado de las víctimas), nos vuelven a abusar cuando nos silencian, cuando la justicia no nos escucha y cuando esperan que la justicia “haga lo suyo”.

Escribo esto porque puedo, porque quiero, para que mi cuerpo vuelva a ser mío y para que sepan que las pibas que abusaron volvemos para no callarnos más.

Y lo escribo para mí y para cualquier persona que esté dispuesta a combatir este sistema patriarcal, destruir las relaciones de poder y entienda que lo personal es político.

Soy Micaela Méndez y el 10 de agosto de este año, después de dos años, denuncié a Joaquín Tenenbaum por el delito de Abuso Sexual Agravado.

Y por si a los machos les quedaba alguna duda, A DONDE VAYAN LOS IREMOS A BUSCAR.

123456

Entrevista a Ariell Luján y Valentina Leites en Radio La Retaguardia #YaNoNosCallamosMas

En esta entrevista participaron la denunciante a Joaquín Tenembaum y Ariell Luján. Muchísimas gracias al equipo de “La Retaguardia” por el espacio, el tiempo, el respeto y la contención.

¿Qué temas se tocan en esta entrevista?

En el caso de los Tenembaum, el pacto de silencio se extiende a los colegios, no queda solo en la familia. Tenemos profesores y profesoras que inculcan a los alumnos que está bien manosear chicas sobre todo si están borrachas “así no lo hacen más” que junto a las instituciones que representan encubren abusos sexuales. El violador que denuncia a su víctima y que intenta sacarle plata haciendo —para variar— abuso de poder utilizando todos los mecanismos institucionales que tiene a su alcance. ¿Para qué?

Para que se calle.

¿Cuándo los representantes, directores y profesores se pondrán en sus papeles de adultos responsables? ¿Por cuánto tiempo más van a seguir repitiendo “las buenas maneras” y ampararse en la “corrección política” para indignarse con total hipocresía sobre los femicidios, violencias, violaciones y abusos mientras reproducen la cultura de la violación en sus instituciones? ¿Por cuánto tiempo más van a ocultarse detrás de su propia burocracia?

USTEDES TAMBIÉN EDUCAN A LOS VIOLADORES, ABUSADORES Y VIOLENTOS.

USTEDES TAMBIÉN SON RESPONSABLES.

USTEDES EDUCAN.

ROMPAN EL PACTO DE SILENCIO.

Crucen el umbral que se necesita cruzar para hacer de ésta una sociedad mejor, no sean cómplices. Si revictimizan y violentan, no son mejores que los perpetradores.

¿Por cuánto tiempo más deberemos soportar los pactos de silencio en las Instituciones?

Tenembaums y cía., el poder judicial, la fuerza policial….

Y como hemos visto en los casos de abusadores y violadores en el Rock:

La UMI.

Una institución que dentro de su línea “innovadora” y “de vanguardia” ha sentado bastantes líneamientos sobre como realizar encubrimientos en el Mundo del Rock, como se ha visto en el caso de Cristian Aldana y otros tantos.

“¿No les da asco ocupar esas bancas?” – Ariell Luján sobre las diferentes comisiones que tuvo la UMI y el actual presidente de la UNAMI, Diego Boris, quien además de silenciar, fue y es cómplice de Aldana en su acción violenta, co- actuando con el victimario en varias oportunidades. 

 

cropped-logo

Thomas Gómez Zurita Violador, Violento, Acosador! #Yanonoscallamosmas!

Soy Giovanna Noé y quiero dar testimonio sobre las violencias recibidas por parte de mi ex pareja:

Thomas Gómez Zurita.

Empezamos a salir  a fines del año 2014, eramos compañerxs de curso en la Escuela de Bellas Artes Rogelio Yrurtia.

Desde entonces puedo reconocer varios patrones de comportamiento que nunca estuvieron buenos; siempre se sintió superior mí y su vida siempre fue mucho más problemática que la mía, eso le justificó muchas situaciones en las que se puso violento conmigo, situaciones que me trató de estúpida y degradó todo lo que hacía o decía, actitudes que sólo tenía conmigo. Me llevó a convencerme de que sí, todo lo que hacía, decía o pensaba era una pelotudez y que necesitaba que él me dijera cómo hacer las cosas o me diera aprobación de algún tipo.

Seguimos con la relación hasta casi mediados del 2016.

Me acuerdo de sus arranques violentos o sus ganas de bardearme cuando estaba manija de droga, de la vez que me confesó haberme dado falopa para terminar garchando, lo mucho que naturalicé despertarme y que me esté tocando, las veces que se ofendió cuando le dije que no y me manipuló para que se convirtiera en un sí, la vez que se rompió el forro, eyaculó mientras me estaba penetrando y después me dijo que -se había dado cuenta pero que siguió porque ya estaba por acabar, que tome la pastilla y listo.

La vez que se dio cuenta y le dije lo mal que la estaba pasando mientras me practicaba sexo anal pero de todas formas siguió, y me dijo que le fue raro pero al mismo tiempo más cómodo el hecho de que estuviera planchada sin moverme.

Las veces que me hizo ir a su casa porque “sino se iba a quedar toda la noche tomando falopa hasta desmayarse”, la noche que consumió de más y se enojó conmigo porque no lo fui a buscar, los besos y abrazos después de haberme insultado, después de haberme humillado enfrente de nuestro grupo de amigues o de hacerme sentir una inútil.

Las veces que me dejó sola teniendo ataques de pánico o las veces que me quedé llorando mientras él dormía después de que me haya usado para acabar y ya.

La vez que me cogió igual a pesar de que le había dicho que no, que no quería y no tenía ganas.

Estábamos besándonos acostados en su cama y en un momento se para para agarrar un forro. Le dije repetidas veces que no tenía ganas y el insistía, me di vuelta, quedé de costado en posición fetal esperando que desistiera con la idea. Todavía tengo el recuerdo patente su voz diciendo la frase “dale boluda, ya está…” y lejos de desistir, me penetró con total impunidad. Mi estado de shock fue tal que no pude frenar la situación ni pude tratar de zafarme. Ni siquiera pude moverme.

No me gustó, me dolió y entendí que otra vez, estaba siendo el objeto sexual de otro varón que pasó por encima de mi consentimiento.

Terminó y se quedó dormido, yo quedé en la misma posición, al lado suyo, totalmente angustiada pero sin poder reaccionar, ni siquiera pudiendo soltar el llanto.

Se despertó, desayunamos y le dije que me quería ir.

Se enojó, insistió en no abrirme la puerta un rato largo hasta que finalmente lo hizo y me despidió con un “Acordate que fuiste vos la que dijo que estaba todo bien con coger después de cortar”.

Fue casi a fines del 2016 y ya no eramos pareja para ese entonces.

Después de eso no lo volví a ver hasta que acordamos un encuentro para charlar sobre lo que había pasado ese día, le dije todo lo que me guardé por dos años y sólo respondió a éste último hecho con un “no fue tan así, me parece que estás flashando…”

Mucho tiempo pasó hasta que tuve los ovarios para hablar, ya que no era la primera vez que alguien me violentaba sexualmente y esta vez se trataba de mi ex pareja, parte del grupo de amigues al que pertenecí por años y tuve que abandonar por tener ataques de pánico cada vez que lo veía y ataques de ansiedad cada vez que me hablaban de él.

Mi último contacto con Thomas fue hace muy poco, cuando escribí un testimonio de abuso sexual por parte de otro varón. Me habló y me manipuló para que no me animara a escribir sobre él, me pidió perdón y me dijo que cuando necesite su ayuda iba a estar disponible.

Y sí, entiendo que eso le tranquilizó la mente y creyó que iba a bastar para tranquilizar la mía, pero NO!

Decido hablar porque él siguió su vida impunemente mientras yo todos los días recuerdo un hecho de violencia distinto, porque vivimos cerca y a veces me lo cruzo, lo veo sonriendo con gente a su alrededor, gente que conoce sólo lo que él les cuenta.

La historia bajo sus palabras es otra y también por eso decido hacer pública la mía.

Para que a este tipo de machos a los que la justicia protege por lo menos les de miedo y vergüenza salir a la calle y sepan que a donde vayan los vamos a ir a buscar.

Revista Venceremos -El colmo de la justicia patriarcal. Violador le exige 100 mil pesos a la víctima.

Las pocas víctimas que realizan denuncias por violencia de género lo hacen sabiendo que las probabilidades de conseguir “justicia” son mínimas, pero son altas las chances de ser revictimizadas, descreídas, maltratadas o hasta incluso juzgadas durante el proceso. La justicia argentina es patriarcal. Reproduce y ampara los mismos mecanismos machistas que las mujeres, lesbianas, trans y travestis sufren cotidianamente sobre sus vidas y sobre sus cuerpos. Son pocos los casos que se hacen públicos porque el poder, y particularmente el judicial, tiene múltiples recursos para mantenerse intocable.

Yo sabía que a los violadores los cuida la policía

Joaquín Tenembaum fue denunciado por violación el 24 de marzo de este año en la comisaría 43 en Av. Chivilcoy 453 en el barrio porteño de Floresta. La denunciante, ex pareja del violador, fue acompañada por una amiga. En el mostrador de la comisaría las recibió el subcomisario Jonathan Cabral. La víctima quiso denunciar más de cinco violaciones cometidas por Joaquín en un período de un año pero el policía sólo le tomó declaración por una, la última, ocurrida en agosto de 2016 cuando ya no estaban de novios. Se negó a incluir las otras violaciones porque, según él, no comprendía cómo podía ocurrir una violación dentro de una relación de pareja. A sus opiniones personales se sumaron las preguntas ya conocidas por cualquier víctima que se acerca a una comisaría a denunciar: ¿por qué esperaste tanto tiempo para venir? ¿estás segura de que querés hacerlo? ¿realmente vas a denunciar a tu ex novio?

 Cuando la víctima firmó la denuncia, el subcomisario le ordenó violentamente que debía esperar a una brigada que le iba a realizar pericias. Ella le respondió que no podía hacerlas en ese momento, pero que se ocuparía de pedir el turno correspondiente o de esperar a que le asignen uno. El policía comenzó a insistirle de manera más agresiva. Ella llamó a su abogada, quien le dijo que estaba en su derecho de irse de la comisaría cuando quisiera y hacer las pericias en otro momento (tal y como marcan los protocolos). Pero cuando intentó salir, varios agentes la frenaron y el subcomisario le indicó que esperase media hora más. Decidió quedarse para terminar con el mal momento de una vez por todas pero la situación sólo empeoró. La separaron de su amiga, se la llevaron a una habitación con custodia en la puerta y le negaron la salida durante cuarenta minutos. La brigada nunca llegó y las dos se fueron de la comisaría.

El 29 de marzo la denuncia llegó a la Fiscalía 58 en lo Criminal y Correccional ubicada en el 5to piso de Cerrito 264, CABA. El fiscal a cargo de la causa es Jorge Héctor Emilio Fernández. Dos días después, la víctima fue a la fiscalía a solicitar por escrito una copia de la causa. Cinco días hábiles más tarde volvió a retirarla pero sólo le dieron una constancia de denuncia en trámite. La citaron a declarar el 11 de abril en ese mismo edificio. Pasaron los días y no volvieron a llamarla. Nunca la revisó ningún médico o médica, no le realizaron pericias psicológicas, ni se cumplió de ninguna manera el protocolo judicial para víctimas de violación.

 0

En el reino del revés al violador lo encubre el juez

 El 28 de abril llegó al domicilio de la víctima una carta documento escrita a mano por el violador en la que le comunica que la jueza de instrucción interviniente en la causa había decretado su sobreseimiento y por eso la intimaba al pago de $100.000 (pesos cien mil) en las siguientes cuarenta y ocho horas “en concepto de daños y perjuicios provocados bajo el apercibimiento de iniciar acción judicial tanto penal como civilmente, por haber perdido un mes de clase y/o haber afectado públicamente mi buen nombre y honor”. La víctima nunca fue informada del sobreseimiento. Supo lo que estaba pasando porque el mismo que la violó la notificó de la decisión de quienes llevaban adelante la causa. Ya habían pasado muchos días cuando la mujer averiguó que el sobreseimiento se firmó el día 19 de abril en el Juzgado en lo Correccional N°51 (ex Juzgado N° 2) a cargo de la Jueza Graciela Sarada Ángulo de Quin. De esta forma le hicieron perder la oportunidad de apelar.

En el transcurso de los últimos meses un importante grupo de estudiantes delProfesorado Rogelio Yrurtia ubicado en Av. Juan Bautista Alberdi 4754, CABA, que comparten su vida educativa con el agresor, se organizaron para hacer visible las denuncias que Tenembaun tenía, buscando advertir al resto de sus compañeras. De manera arbitraria, Joaquín Tenembaum, citó para el día 13 de Junio a una mediación a cinco estudiantes para que “se retracten por haberlo hostigado”. A la salida de la reunión fue recibido con carteles y silbidos. Joaquín se negó a salir. Joaquín pidió la intervención policial y se fue custodiado por catorce policías.

Ya no nos callamos más

En tiempos de recrudecimiento de la violencia machista, la justicia, más que nunca, opera defendiendo a los opresores. Este caso, como tantos otros, muestra que este sistema no tiene respuestas posibles a las problemáticas de las pibas, lesbianas, trans y travestis. Una mujer sufre violencia sexual por parte de su pareja. Ejerce la denuncia correspondiente. La denuncia, en tiempo récord, recorre el camino hacia el sobreseimiento sin siquiera notificar a la denunciante. Luego, como si fuera poco, es intimada a resarcir económicamente a su violador. La realidad de la justicia argentina supera cualquier ficción.

Pero las pibas ya no se callan más y van contra los violadores, los abusadores, los femicidas y también por quienes los encubren. Cada vez son más las que se atreven a enfrentarlos, las que salen a las calles, las que gritan Ni Una Menos! Saben que tarde o temprano…  el patriarcado se va a caer…

 Testimonio de la víctima compartido por #YaNoNosCallamosMas – Siguiendo este enlace

Nota Completa Revista Venceremos – Siguiendo este Enlace

Acoso, abuso y violencia ejercida por Adrián Vella, profesor de la Escuela Superior de Música en San Martín de los Andes. #Yanonoscallamosmas !

En este momento hay 6 testimonios por acoso, abuso y violencia ejercida por Adrián Vella, profesor de la Escuela Superior de Música en San Martín de los Andes.

que asco

 

-Artículo 119 del libro segundo, título 3, del Código Penal de la Nación.

Será reprimido con reclusión o prisión de seis meses a cuatro años el que abusare sexualmente de persona de uno u otro sexo cuando, ésta fuera menor de trece años o cuando mediare violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, o de poder, o aprovechándose de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción.

-Por qué decimos que es abuso

  • Es abuso por que hay una relación desigual de poder (docente-alumna)
  • Es abuso porque hay una negativa expresa y corporal/Rechazo
  • Es abuso porque provoca miedo, nos cuesta reaccionar, no sabemos cuando puede ser,  se dá credibilidad a los argumentos de los varones sobre los de las mujeres
  • El abuso va desde la amenaza, al engaño, la seducción y la confusión.
  • El agresor se vale de la confianza depositada para romper los límites de la intimidad, introduciendo elementos eróticos, establece relaciones confusas

 

-Por qué cuesta denunciar

  • Implica mucha exposición,  colocando a la agredida en el banquillo de los acusados
  • No se cree a la denunciante lo primero que se hace es poner en duda sus dichos, revictimizandola.
  • La justicia representada por los jueces que no tienen formación en  perspectiva de género y las causas no avanzan, provocando desaliento

 

DENUNCIA:

REVICTIMIZACIÓN EN EL LABERINTO JUDICIAL

La primera denuncia fue tomada en la oficina de Violencia de Género por el secretario/abogado Francisco Stoul Bonorino. Después avisaron a la denunciante que se acercara a la Oficina de Defensoría con la carátula de la denuncia hecha para que le asignaran un abogado. Ese mismo día fue a Defensoría y le dijeron que no sabían por qué en la Oficina de Violencia de Género la mandó allí. Fue atendida por una mujer  que entre otros comentarios le dijo “(…)Hay que ver si te creen porque es tu palabra contra la de él y hay personas que hacen denuncias por hacerlas(…)”. Finalmente le dijeron que lo iban a citar a él y después a ella. Una hora y media después aproximadamente llaman a la denunciante para avisarle que se tenía que presentar en Defensoría la semana siguiente para informarse de la situación.

Antes de presentarse a la semana siguiente ocurre un nuevo suceso con el denunciado en el lugar de trabajo en el que se siente intimidada por él por su insistencia al querer hablar con ella. Esta última situación fue informada al Equipo Directivo de la Escuela Superior de Música y consta en acta. Al día siguiente de este hecho, la denunciante se presenta en Defensoría para informarse de que la jueza que leyó su denuncia no encontró sustento suficiente para otorgarle una medida cautelar y ni siquiera para notificarle a él. Al día siguiente vuelve a Defensoría para ampliar su denuncia con los hechos ocurridos el día anterior. En defensoría le mandan de nuevo a la Oficina de Violencia de Género para hacer esta ampliación. Acto seguido ella va a la Of. V.G para llevar a cabo la ampliación y le dicen que como esa denuncia ya está en proceso le corresponde a  Defensoría ampliarla con el/la abogada/o de turno. Cuando ella vuelve a Defensoría por tercera vez le dicen que fuera otro día porque en ese momento no había ningún abogado (Miércoles 5 de julio, 2017). El 6 de julio la denunciante acude a Defensoría, esta vez acompañada y primero vuelven a dudar de que ese caso le correspondiera a esa oficina. A continuación la atiende el abogado de turno Dr. Roberto Fernandez  quien realiza un escrito ampliando la denuncia, y en el que la denunciante solicita una medida cautelar, para enviar al juzgado de Junin. Por otro lado, ese mismo día la denunciante se dirige a la Escuela Superior de Música para entregar copia de la ampliación de la denuncia y que el Equipo Directivo sume el documento a las demás actas con el fin de elevarlas a supervisión. Ese mismo día el profesor denunciado Adrián Vella es citado por el Equipo Directivo.

Unos días después la denunciante es citada para el díajueves 20 de Julio 2017 en el Gabinete Técnico del Juzgado de Junin N°1 para una entrevista psicológica y una audiencia con el juez. La citación para la entrevista psicológica es a las 11am. Recién a las 12pm es atendida por la psicóloga Vanesa Lombardo. La denunciante pide entrar acompañada y es rechazada su petición por la psicóloga. En la entrevista la denunciante cuenta todos los hechos sucedidos desde que conoció al profesor Adrián Vella. Aproximadamente a las 12:40pm termina la entrevista. Acto seguido acompañamos a la psicóloga al juzgado de Junin donde primeramente ella tiene una entrevista de 35minutos aprox. con el juez Dr. Joaquín Cosentino y recién a las 13:40 se inicia la audiencia con el juez. En esta instancia no es respetado el artículo 12 de (ley  27/86) Asistencia Protectora. En toda instancia del proceso se admite la presencia de un/a acompañante como ayuda protectora –ad honórem-, con el único objeto de preservar la salud física y psicológica de la mujer víctima de violencia). La denunciante pide expresamente a la psicóloga entrar acompañada a la audiencia con el juez y esta se niega añadiendo las palabras “(…)no hace falta, si el juez te va a apoyar(…)”.Finalmente la denunciante por abuso del profesor Adrián Vella entra sola al despacho del Juez Dr. Cosentino donde vuelve a contar nuevamente todos los hechos sucedidos desde el inicio y pide al juez una perimetral  para el profesor denunciado  porque tiene miedo de estar sola en la calle y que le haga algo.  Eljuez Dr. Joaquín Cosentino le responde varias cosas:  “(…) No le quiero prohibir que se acerque a vos porque sería prohibirle que vaya a su lugar de trabajo (…) “ (…) No creo que te haga nada, se va a cuidar porque yo hablé con él (…)”. Tampoco creyó necesario hacer la perimetral porque según él lo acontecido fue en Marzo de este año 2017 y“(…) pasaron 3 meses en los que pudieron convivir en el espacio de trabajo(…). La denunciante le contestó que no hubo convivencia, que fueron muy difíciles estos 3 meses porque ella todo el tiempo trataba de evitarlo llegando tarde a las clases para no cruzárselo y una vez él fue a buscarla al aula para hablar. Finalmente el juez le contesta que como no le convenció la entrevista que tuvo con el denunciado Adrián Vella, si ella podía esperar una semana más para citarle a él a una entrevista psicológica.

El 2 de agosto, 2017, la denunciante recibe un llamado para notificarle la resolución del Juez Dr. Joaquín Cosentino. El juez resuelve, entre otras situaciones que se encuentran a continuación en el documento, una prohibición de acercamiento del profesor Adrián Vella hacia la denunciante.

Desde el Equipo Directivo de la Escuela de Música San Martín de los Andes se elevaron todos los Actas recogidos a Supervisión de Neuquén, en los que se encuentran testimonios y relatos de varias alumnas y profesoras. Posteriormente la Directora de Supervisión por un lado resolvió que no había sustento suficiente para iniciar un sumario al profesor Adrián Vella , y por otro lado comunicó al Equipo Directivo que como medida de prevención sus posteriores clases serán observadas.

El 24 de Julio se citó a Adrián Vella para sugerirle no asistir a las últimas mesas de exámenes a pedido de algunas profesoras y alumnas, así como se le sugirió anteriormente que no asistiera a otras clases en las que había alumnas incómodas con su presencia. Él aceptó aún sin estar de acuerdo. También se le dio acceso a cada una de las actas notificándose de haberlas leído.

Hace unos días el profesor Adrián Vella presentó al Equipo Directivo un certificado médico solicitando una licencia por un mes, del 31/7 al 31/8.

Solicitamos a Supervisión una nueva revisión urgente de esta situación, ya que el Equipo Directivo de la Escuela de Música San Martín de los Andes depende de su respuesta para tomar otras medidas legales teniendo en cuenta la última resolución del juez Dr. Joaquín Cosentino.

 

Testimonios

Por medio del presente testimonio quisiera exponer situaciones incómodas que viví con el profesor Adrian Vella en la escuela de música mediante el ciclo lectivo 2016:

Primero, yo no cursaba la materia con el profesor Vella porque el trabajo no me lo permitía, sin embargo algunas clases presencié, en las cuales la mayor parte del tiempo el profesor se dedicaba a hablar de cosas ajenas a la materia como por ejemplo sexualidad, amor libre, problemas o situaciones íntimas de él con su mujer; teniendo en cuenta que dos de las alumnas eran menores de edad.

Me hicieron sentir incómodas varias actitudes de él hacia mi y hacia mi compañera, siempre haciendo chistes como “pórtense bien, y si se quieren portar mal me llaman”, nos invitó en reiteradas ocasiones a su estudio para darnos clases particulares y además pasaba seguido por mi lugar de trabajo (supermercado Cumepen) elegía pasar por mi caja y me invitaba de nuevo a su estudio o me preguntaba cómo estaba mi compañera.

En el grupo de what sapp que teníamos de la materia también mandaba mensajes diciendo “las quiero”, “las extraño” e invitándonos a tomar algo a la noche a algún lado; habiendo también dos menores en ese grupo.

—————————————————————–  0  ——————————————————————

Adrián Vella fue profesor mio y teníamos una buena relación. Uno de los primeros días de Marzo me invita al estudio privado donde da clases a tomar mates. Después de estar un rato hablando, la conversación se torna un poco incómoda. Él se sienta frente a mi y me besa, yo trato de sacarlo. él insiste. Por miedo a que pueda hacerme algo peor yo no le digo nada, solo trato de correrlo. Todo el tiempo intentaba tocarme y me decía cosas como “yo quiero ayudarte para ver si te gustan los hombres” o “si no querés tener problemas, no cuentes nada”. Estaba muy asustada. Suena su teléfono, atiende y yo aprovecho a agarrar mi teléfono y fingir que leía un mensaje. Cuando corta la llamada le digo que me tengo que ir y salgo del estudio, bajo las escaleras hacia la salida y estaba encerrada. Tuve que pedirle que me abra la puerta para poder salir. Los días después recibí mensajes de él pero yo dejé de contestarle. Después de unas semanas, comenzaron las clases y aunque intentaba no cruzármelo en ningún lugar, era muy difícil porque compartíamos los mismos espacios de trabajo. 
Pasaron dos meses y me fui enterando que no era la única en la escuela que había tenido una situación incómoda con él. Decido contar mi experiencia y denunciarlo. Él se entera que hablé y aprovecha un ensayo de orquesta (lxs dos trabajamos ahí) para acercarse a hablar conmigo, yo me niego, él insiste y ya en un tono elevado de voz, adelante de lxs alumnxs me amenaza diciendo “si no querés hablar y no querés pasar por esta situación, no hables más de mi”.

———————————————————————  0  ————————————————————–

A través de este testimonio quisiera exponer las situaciones que viví con Adrián Vella, profesor de la Escuela de Música.

Primer hecho que me pareció extraño, fue cuando hace un tiempo me escribió al what sapp para decirme que se encontraba toda la tarde solo en su casa, que vaya a comer y así le contaba cosas sobre Chile. Me pareció muy raro y le dije que estaba ocupada y que no podía. Otro hecho extraño, fue cuando se enteró que yo tenía tendinitis, me escribió para decirme que el sabía hacer masajes, y que podíamos encontrarnos en su estudio, así me ayudaba a mejorar con la lesión, y esto pasó las dos veces que sufrí tendinitis, incluso me ofreció venir a mi casa. En el momento que hablábamos, yo le decía que sí, que gracias, porque no me salía decirle que no, pero cuando me escribía para coordinar, siempre esquivé y dije no tener tiempo. 

Otra situación que ocurrió, fue que junto a una compañera, nos ofreció algunas veces tener la clase en su estudio, así estábamos más tranquilos y cómodos, a lo que nunca accedimos. 

Digo todo esto con la intención de sumar fuerza entre todxs lxs que nos sentimos de alguna forma intimidadxs por este sujeto, y pedir que no siga dictando clases en la Escuela de Música, pues además de todo esto, se ha apreciado una conducta violenta de su parte hacia ciertas personas, y no es justo exponer a lxs estudiantes, sobre todo lxs más pequeñxs, a esta situación.

——————————————————————- 0 ——————————————————————

“Primero se llevaron a los judíos, pero como yo no era judío, no me importó. Después se llevaron a los comunistas, pero como yo no era comunista, tampoco me importó. Luego se llevaron a los obreros, pero como yo no era obrero tampoco me importó.
Más tarde se llevaron a los intelectuales, pero como yo no era intelectual, tampoco me importó. Después siguieron con los curas, pero como yo no era cura, tampoco me importó.

Ahora vienen a por mí, pero ya es demasiado tarde”.

Bertold Brecht, de Martin Niemöller

En San Martín de los Andes, siendo las 17:50hs del día 06 de Julio de 2017 dejo constancia:

que me presento en la Escuela de Música con el objeto de denunciar y solicitar que conste en acta de la institución dicha denuncia.

A partir de los hechos acontecidos por mi amiga y compañera, quiero dejar en acta que el profesor Adrián Vella me hizo sentir intimidada, enviándome  reiterados mensajes de WhatsApp que adjunto a continuación.

Cabe agregar que no encontré motivos para que se dirija a mí, ya que los fundamentos que revela los considero no sólo inapropiados sino además mentirosos. Tal como se puede develar en su relato impertinente y homofóbico para mí, es que en ningún momento le pregunto  “qué fue lo que pasó con mi compañera”. 

No es la primera vez que realiza este tipo de comentarios respecto a la relación que tienen dos alumnas ya que en reiteradas ocasiones, durante el año lectivo 2016, cursando la materia Audio IV con dos compañeras a cargo del profesor en cuestión, él  hacía chistes con  “doble intención” y comentarios sugerentes a la pareja, como por ejemplo relatando su relación con sus amigas lesbianas a quienes les insinuaba la posibilidad de mantener una relación sexual abierta con ellas, dejando inconclusas las anécdotas, las cuales se convertían, a mi parecer, en sugerentes. Sumado a esto, los chistes homofóbicos y sus cambios repentinos de humor.

IMG-20170806-WA0004.jpg

Estudio donde dicta clases particulares el Prof. Adrián Vella. Lugar donde ocurrió uno de los hechos y donde el profesor insiste en llevar a sus alumnas. (Cap. Drury, n° 786)

Ver Página Oficial de la Comisión de Género de las Estudiantes.

“La impunidad se acaba cuando abrimos la boca” Nota radial a La Retaguardia. #Yanonoscallamosmas !

Lo dijo Ariell Carolina Luján. La primera denunciante a Cristian Aldana, cantante de El Otro Yo, dio una entrevista al programa A Mi No Me Importa, de Radio La Retaguardia.

La primera estrategia de todos los violentos es seguir reviviéndote el trauma que ellos mismos forjaron. Son psicópatas, sanos hijos del patriarcado. Me enteré hace unas horas (el viernes) por la página oficial de Telefé Noticias que se aceptó la apelación que presentó Cristian Aldana. Mañana me darán la respuesta desde la querella y quienes manejan la causa. Es algo esperable, algo que piden los violentos, apelan, apelan, apelan. No podría decir si hay reales posibilidades de que esta persona quede libre o no. Tampoco me quiero meter tanto en términos judiciales porque prefiero que hablen quienes saben y estudiaron”, aclaró Luján. “Desde el lugar que hablo siempre es del de denunciante y persona que dejó de ser víctima. Darle claridad o herramientas a otras pibas que se están animando a denunciar es importante. Primero hay que dejar en claro que la palabra denuncia no sólo refiere a una denuncia en el ámbito judicial o penal sino de abrir la boca y contar tu historia. Cuando cuento por primera vez la historia a una amiga, a una hermana o a mi madre, eso ya es una denuncia y toma estado público y es político”, consideró. “Es importante que nos agarremos de esto para seguir abriendo la boca, seguir contando nuestras historias, ya no desde el lugar de víctimas sino de personas que estamos comprometidas con una deconstrucción. Es algo que va más allá de nuestra historia personal y lo que a nosotras nos pasa”, definió la denunciante.

La causa Aldana

“Cristian Aldana está preso desde diciembre. Hay más de ocho denuncias penales, yo lo vengo denunciando desde abril de 2011 en el ámbito judicial, pero a los 17 años empecé haciéndolo en el ámbito privado. Contándole a su ex manager, a su vestuarista y toda la gente de alrededor que en ese momento se lavaron las manos. Eso también forma parte de la denuncia. Que lo sepa de mi boca: no va a salir. Esto es un aviso para todos los violentos y abusadores”, advirtió y se refirió a un caso que La Retaguardia cubrió: “Incluyendo a Tenembaun por el caso del Yrurtia. No son impunes, no van a ser impunes. Eso ya nosotras logramos que no exista más. Ya no hay más impunidad. Es necesario saber esto. La impunidad se acaba cuando abrimos la boca. Ahí se acaba, para poder deconstruir el tema del sistema judicial porque si no pareciera que si no se hace la denuncia, eso no sucedió. Y, peor aún, dependiendo de la resolución judicial es la opinión de las personas o la sociedad. Eso nos convierte en cómplices, sostenedores y alimentadores de eso”, aseguró. “Es importante situarnos en el lugar de alerta y observación continua porque somos parte de la historia, la formamos, y hoy estamos decidiendo deconstruirla. Es necesario saber qué rol jugamos dentro de esta maqueta para no caer en lo que decía Nvard Nazaryan sobre que el sistema judicial no les cree a las víctimas. Cómo les va a creer una persona común si desde la institución te mandan ese mensaje. Por eso es importante saber que la institución no tiene la última palabra. Es necesario asumir nuestro rol con la mayor madurez que podamos”, planteó. “También me preguntaron por qué denuncio si critico al sistema judicial. Hay que criticarlo todo el tiempo, porque si vamos a creer que va a meter a los malos presos y a los buenos los va a dejar afuera, porque ese es el concepto, entonces hay que exigirle. Yo estoy formando parte de esta sociedad y vivenciando el día a día en la calle y en la vida. Siempre hay que exigirles a las instituciones, hay que seguir haciéndolo. Espero que después de tanta exigencia, en algún momento se autodestruyan”, señaló Luján. Luego, la denunciante se refirió a las posibilidades de acción en este contexto: “Pero, bueno, eso será dentro de muchos, muchos años. Por ahora, lo que estamos haciendo es inflar el globo. En estos momentos, es de color amarillo y en algún momento esperamos que se pinche. No podemos dejar de exigir porque son los que tienen acceso a que muchas cosas se transformen de raíz. Mientras tanto, no hay que quedarse de brazos cruzados. Tampoco desde ese lugar de ‘qué amargada, todo el día peleando, es insoportable’, sino desde el lugar de que sé muy bien en la sociedad perversa en que me criaron y forjaron y el rol que me asignaron incluso antes de nacer. Si sabemos eso y estamos pudiendo verlo, tengamos la responsabilidad y madurez necesarias para que en cada accionar estemos deconstruyendo esa porquería que nos oprime”.

“Desde mi humilde lugar, quiero decirles a todas las pibas que no se callen, que denuncien y que lo hagan como quieran y como tengan ganas. Hacer una canción, escribirlo en una pared, en internet, de la forma en que les salga, en el sistema judicial. Pero es necesario que hablemos de estas cosas porque no se puede pasar a otra cosa si no podemos sacarnos estas cosas de encima. Yo afirmo que el 100 % de las mujeres fuimos abusadas en menor o mayor medida en algún momento de nuestras vidas. Lo que yo denuncio no es sólo que esa persona me golpeó, me violó, me abusó”, enumeró. “El padre de Tenembaun también se aprovechó del término abuso para relativizar la denuncia contra su hijo, pero el abuso sexual en el sistema judicial es lo mismo que la violación. Es más, la palabra violación no se usa. Ahora está cada vez más naturalizado escuchar hablar de violaciones, femicidios, golpes, violencia y podemos escucharlo, también es necesario saber que una violación no es comer pochoclos y mirar una película. Una violación te caga la existencia”, sentenció. “Es muy difícil recuperar la coherencia, reformar tu vida después del nivel de violencia que nos hizo vivir esta persona. Ha hecho cosas muy aberrantes”, aseguró.

Ariell se refirió a su recorrido para dejar el rol de víctima: “En mi deconstrucción y en mi observación personal, asumí que estuve en situación de esclavitud sexual con Cristian Aldana. Asumí que estuve hasta en situaciones de trata y hasta podría decir prostitución legalizada. Cristian Aldana no es mi ex pareja, es mi ex dueño. Yo estoy denunciando a la persona que me concibió desde los 13 años la idea de esclavitud. No es algo liviano ni pasajero. Hay que saber que estamos hablando de cosas serias que arruinaron vidas”, aseguró. “La pasamos muy mal. Es muy grave que exista la posibilidad de que Cristian Aldana quede libre y es muy necesario decir estas cosas porque estamos diciendo que no nos vamos a callar más ni vamos a parar hasta que todos los violadores estén escrachados y presos”, advirtió Luján.

Además, Luján hizo un análisis más general: “Cuando denunciamos y dejamos de ser víctimas, dejamos de ser víctimas de todo un sistema. De la Justicia, de la Policía, incluso de la institución familiar que prefiere mirar para otro lado y no escucharte, calla y silencia a la persona que con un esfuerzo muy grande logra sacarse a esa historia de adentro. Es importante saber y empoderarnos. No estamos luchando contra Hello Kitty sino contra un sistema que nos viene esclavizando hace miles de millones de años”.

Lee la nota completa aquí !