Alejo Chornobroff, Secretario de Juventud de Avellaneda y pre candidato a Concejal denunciado por acoso sexual y hostigamiento. #YaNoNosCallamosMas

Este es Alejo Chornobroff, Secretario de Juventud de Avellaneda y pre candidato a Concejal denunciado por acoso sexual y hostigamiento.

En el año 2014 comienzo a realizar tareas comunitarias en mi barrio, en búsqueda de la igualdad social. Es allí donde conocí a esta persona, ya que el era encargado municipal en Villa Tranquila, un barrio sesgado por la vulnerabilidad social, económica y cultural. En ese entorno comienza mi infierno y la de mi familia, que paso a relatar:

Ya en los comienzos de mis tareas barriales, soy advertida por los punteros de las costumbres de Alejo con las chicas de los barrios carenciados. “Mirá que Alejo se conoce la casa de todas las chicas de acá”. “Alejo les hace favores a las pibas a cambio de amor, jaja”, algo que escuché en varias oportunidades, pero siempre creí que exageraban.

Tuve que ser yo quien padezca en carne propia lo que otros contaban.

Comienzo haciendo una recolección de firmas para llevar a cabo el mejoramiento de la iluminación y el asfalto (era de adoquines, mientras pagamos los impuestos como cualquier ciudadano). Luego de un tiempo en el que contacto con la gente que trabaja en Villa Tranquila, se realizan dichas obras. A partir de ahí soy invitada a participar de las reuniones barriales (reuniones cerradas, en las que ellos deciden quien participa y a quien se le entregan los insumos correspondientes bajo un criterio nulo: amiguismo, etc.). Este chico Alejo designa las tareas barriales, es en ese caso que me aloja en un comedor para comenzar a dar apoyo escolar a los más chicos. Ya en ese momento comienzan las insinuaciones sexuales y amorosas a las cuales me niego. “Sos un nene, dejame trabajar”. “Tengo marido, dos hijos. No quiero nada con vos”.

La respuesta de él siempre fue :

“No me importa nada”.

“Que fuerte que estás”.

En ese momento yo tenía 35 años y el 23. Me llamaba para charlar sobre las nuevas directivas en torno al trabajo y luego cuando tenía que retirarme no me dejaba ir, me abrazaba, se me tiraba encima. Terminaba excitado, sí, señoras y señores, eso que están imaginando. Dejé de ir a su despacho. Cuando le comuniqué que no quería acercarme, luego de un mes llamando para terminar de concretar una sede de Fines que yo estaba armando, me amenazó con la policía. Tenía que hacer lo que él decía:

“¿Quién te pensas que sos? “. “Tenés que hacer lo que te digo”. Me dijo.

No finalizó en ese momento, recién comenzaba mi tormento. 

Luego de dos años de trabajo ad honorem, es decir gratuito (en los que brindamos apoyo escolar, alfabetización a personas mayores, entrega de insumos, talleres, cine, jornadas barriales y diferentes eventos) tengo que mudarme de mi hogar. Ya que un grupo de vecinos trabajadores municipales vinieron a agredir, insultar y golpear a mí familia y a mí. Le rompieron el auto a mi marido. Todo esto a causa de la nula representatividad en el ámbito de mejoras, contención, desarrollo cultural, social y económico en el barrio.
Es decir el abandono total en que se encuentran, la antagónica vivencia en el que se ven sumergidos día tras día. En la que los oídos se vuelven sordos, los ojos ciegos y los bolsillos cada vez mas codiciosos de poder.
Mi marido acude a Alejo para solicitar intermediación ante este pavoroso acontecimiento. Alejo se niega, aludiendo que yo lo insultaba.

Lo insultaba porque me impedía el trabajo, porque se negaba a brindar ayuda a los más necesitados, cuando esa era y es su labor. Pero sí se abocaba a demostraciones afectuosas a mi persona y a chicas menores de edad, demostraciones que atestigüé. 

Es en ese momento cuando decidimos mudarnos del barrio por un tiempo, cansados de los malos tratos.
Transcurrió un tiempo y entonces, aquellos que abandonamos nuestras costumbres y nuestros lazos fraternos quisimos regresar a nuestro hogar. Nos convocan a participar de jornadas (como anteriormente lo veníamos haciendo y que tan bien nos hacía) y acudimos. Es allí que me encuentro con la noticia de que la nueva encargada barrial municipal pasaba a ser yo…. Pero, con la disyuntiva de que debía realizar un trabajo en equipo con Alejo, tarea no menor dado lo anteriormente acontecido.
Es entonces que me apresto a comunicarme con esta persona (Alejo). Lo único que consigo es que comience a perseguirme y a acosarme de forma continua y permanente. 

¿Cómo? Así como lo describo, juro que no exagero ni en una coma.

Primero me envía solicitud un compañero de militancia de él y alumno de la facultad donde estudio (a él hacía bastante tiempo que no lo tenía mas entre mis contactos). Es así que se pasan fotografías mías con intenciones pocos decorosas. Me percato y le hablo por mesenger, advirtiendo que si seguía con la práctica lo publicaba en el facebook. No obtuve respuesta y me bloqueó. Luego comienza a investigar mi vida privada: cuál es el título que tengo, quienes fueron mis novios, cuantos embarazos tuve, que notas tengo en la facultad… Prosigue un proceso persecutorio y de hostigamiento al mejor estilo dictadura de los años 70. Pierdo mi derecho a la libertad, al libre tránsito, me veo amenazada para no hablar de lo que sobreviene.
Me persigue hasta mi nuevo hogar alojado en Longchamps, comienza a preguntar mis gustos, mis tareas diarias. Me espía y envía a terceros a realizarlo. Conoce a mí depiladora, pregunta las marcas que tengo en el cuerpo, que ropa uso, donde la compro, cuantos dientes tengo, que como, cuanto dinero tengo, que libros leo… Investiga a mis hijos, a mi marido, a mi familia entera.
Les juro que hemos tratado de parar a este “ser humano”, de buenas maneras y de malas también, no se pudo.

Casi me hacen un informe a mí por insultarlo, sus compañeras en un acto total de frivolidad, como ya los caracteriza. En todo momento se las ingenian para posicionarlo a él como la pobre víctima. Con burdas actitudes, en los que justifican el maltrato a rasgos impensados: que lo insulto, que le envío mensajes, que lo maltrato… Cuanta peculiaridad se le venga a la mente es utilizada como artimaña para desviar la atención del daño psicológico, psíquico y emocional al que era sometida.

Jamás tuve un solo llamado, una señal de ayuda de esta gente, todo lo contrario.

Termina este enfermo, hijo de puta, cobarde o la denominación que usted quiera darle, pinchándome el teléfono, monitoreando mis movimientos por las cámaras de seguridad, con la policía local, hablando con mis vecinos, maltratándome por no querer tener una relación con él, por negarme de forma continua.

Me persigue hasta mis vacaciones: Córdoba y San Bernardo.

Habiendo realizado ya la denuncia, escraché en los medios de comunicación y acudido a hablar con todos nuestros conocidos para que lo contengan y pare…

No paró, me orilló a la locura.

19875303_1511869752190149_2603022273940999946_n.png

Anuncios

Patricio Ivanovich VIOLENTO MISÓGINO #YaNoNosCallamosMas

Estuve algunos días, más de un mes en realidad, pensando en si debía hacer esto público o no, por diferentes cuestiones que no tiene que ver con este desagradable personaje.

Finalmente decidí escracharlo con nombre y apellido, además de haberlo denunciado en la comisaria de la mujer, porque gente así no merece andar por la calle, en el laburo, o en recitales, tocando en una banda y siendo invitado a participar en tantas otras más, sin que se sepa que ante un conflicto que no le cabía no titubeó en amenazarme de muerte a mí y a mi familia. 

Así que este tipo, PATRICIO IVANOVICH, que trabaja en el Astillero, vive en Ensenada pero es de Berisso, y toca en una banda de reggae que se llama Hombre Árbol en realidad es un Machito, pistolero en este caso, que cual milico de los 70´s me amenaza con darme un tiro y después al río. 

Otro de estos violentos encubiertos en una banda de reggae. Parece que está de moda seguir este género musical pero no respetar sus principios, parece que está de moda que pasen desapercibidos durante un tiempo, hasta que al fin una chispa cualquiera les enciende el espíritu misógino que tienen escondido, aunque socialmente levanten otra bandera.

¡A TODOS LES VAMOS A SACAR LA CARETA, A TODOS! 

¡BASTA DE MACHITOS VIOLENTOS! 

Gracias por el apoyo, el espacio y las posibilidades que brindan las personas que manejan la página, a las mujeres que dentro de esta sociedad machista son vulneradas, pero cada vez más acompañadas, ¡VAMOS LAS PIBAS!

ivanovich

 

Ramiro Arias  ex Cantante de Anomalía Misógino, Golpeador, Violento! #YaNoNosCallamosMas!

Nos han llegado historias relatando la violencia extrema que ejerce Ramiro Arias cantante de la banda Anomalia hacia las mujeres.

(Ex Números Primos y Reescribir Tragedias)

Misogino, golpeador, violento.

Si alguien necesita orientación jurídica, psicológica o necesita visibilizar su historia, este espacio está disponible y abierto para hacerlo. 

Escríbanos! No tengan miedo!

Este Macho ya dejó de ser impune! 

#YaNoNosCallamosMas!

A partir de la visibilización sobre las violencias ejercidas por Ramiro Arias hacia varias mujeres y varones el local de Tatuajes “Ds Tatoo” y la banda musical “Anomalía” decidieron desvincularlo.


Nicolás Biffi, Comediante Stand Up, Abusador Sexual y Psicológico, Violento, Misógino. #YaNoNosCallamosMas!

Después de muchos años, siento que tiene sentido contar parte de mi historia.
En 2012 viví una situación dolorosa que me marcó profundamente y ahora entiendo que fue un abuso sexual ejercido por quien era mi profesor de stand up y jefe, Nicolás Biffi.

El momento que estamos viviendo culturalmente y ya no sentir vergüenza ni miedo, dos emociones que me mantuvieron en silencio, me anima a hablar.

No tengo ningún motivo para esconder esto y, siendo una persona pública que alienta a las víctimas de abuso a que rompan el silencio, me parece importante compartirles lo que me sucedió.

Yo tenía diecisiete años y estaba terminando el secundario.
Era una persona muy distinta de la que soy ahora; iba a un colegio católico, era bastante naif, creía que todo el mundo era bueno y tenía muchísimas ganas de salir del ambiente conservador en el que estaba y meterme en el ambiente artístico.

En mayo de ese año decidí comenzar a estudiar stand up, y buscando en Google caí en un curso que dictaba Nicolás Biffi junto a otros comediantes, en el Paseo La Plaza.
Durante los primeros dos meses del curso, que duraba tres, casi no tuve contacto con él, dado que las clases en el horario que iba yo las daban sus compañeros, pero durante el último mes comenzó a acercarse a mí.
Me daba charla, yo hacía canciones y él me decía que le gustaban, lo cual para mí era increíble porque a nadie en mi círculo social le interesaba.

Me sentía confundida, sentía raro que un hombre de 35 años me hablara tanto, en persona y también por chat, pero lo naturalicé y además esa atención me hacía sentir bien, yo era muy insegura y, mirándolo en retrospectiva, comprendo que él percibió eso.
Al terminar el curso, me ofreció trabajo volanteando para su show en el Paseo La Plaza, y yo acepté con la condición de que pudiera llevar un par de amigas a volantear conmigo.
Lo veía como una figura generosa, que creía en mi talento, y yo estaba muy contenta con lo que para mí era una oportunidad de ganar algo de plata y pasar tiempo en un lugar lleno de artistas.

Al corto tiempo de comenzar esta dinámica, alrededor de septiembre, todo viró muy rápidamente.

Lo que comenzaron siendo mensajes inocentes y “buena onda” pasaron a ser lascivos y cosificadores, hablándome de mi cuerpo o atractivo, y empezando a insistir con un discurso romántico “me estoy enamorando de vos” y por otro lado con intenciones sexuales “¿cuando nos vamos a encontrar solos?”.

Yo no tenía ningún tipo de herramienta para ponerle freno a esta situación y pensaba que era en chiste, y me fui viendo envuelta en su manipulación, cada vez más pesada.
Yo llegué a sentir que eso era normal, que yo lo estaba eligiendo y que tenía que tolerarlo para seguir en ese lugar que me hacía sentir necesario para mi carrera artística.

A lo largo de lo que habrán sido en total tres semanas, hubieron episodios concretos y abusivos en los que yo me sentí incapaz de decir que no o irme, y que me marcaronfuertemente ya que no tenía ninguna experiencia sexual.

El más traumático de estos episodios ocurrió en su oficina, cuando me llevó a un cuarto apartado, a oscuras, y sin verbalizar nada o pedir consentimiento, me obligó a realizarle sexo oral.

Me dio tanta vergüenza y culpa, ya que sentía que había sido cómplice o provocado sus abusos, que lo reprimí en el fondo de mi cerebro y nunca lo pude charlar con nadie, ni con mi familia ni mis amistades, pero enseguida después de ese episodio yo dejé de trabajar para él.
Estaba terminando el colegio e intenté enfocarme en eso, y en seguir mi carrera a pesar de esta experiencia.

Comencé a tener ataques de pánico regulares, abandoné muchos de mis planes, me sentía sucia y rota, adopté una conducta autodestructiva, acompañada de ansiedad y depresión.

Biffi me preguntaba con mucha naturalidad porque no iba más a trabajar, intentaba explicarle, desde la inocencia total, que me había hecho daño, aún envuelta en su manipulación, y él seguía insistiendo con el “enamoramiento” que tenía por mí, esto se volvió tan abrumante que decidí finalmente borrarlo de mis redes e intentar evitarlo.

Seguí haciendo stand up y al año siguiente, me lo crucé cuando fuimos a actuar con mi grupo a un bar que manejaba él, La Pasiva.

Nuevamente quiso hablarme como si nada hubiera pasado, en shock intenté de nuevo hablar con él, explicarle que yo estaba muy mal, incapaz de mandarlo a la mierda o de ser agresiva o antipática, y aunque en ese momento pareció entender, a los quince minutos me mandó un mensaje de texto diciendo “¿Cuando nos encontramos a darnos unos besos?”.

Un tiempo después decidí dejar de hacer stand up, en parte para no correr riesgos de cruzarlo, y también por una relación emocionalmente violenta y abusiva que tuve con otra persona del ambiente del stand-up, que me hizo tocar fondo y comenzar terapia, lo cual fue clave para todo este proceso.

Me dediqué a hacer canciones y a mediados de 2014 comencé a ganar popularidad en las redes sociales.
En esa época Biffi me escribió a mi fan page de Facebook para insistir, de manera amenazante, que lo acepte en mi perfil, del cual estaba eliminado.

Yo, que todavía no podía salir de ese pánico y esa dinámica manipuladora que él había generado conmigo, traté una vez más de pedirle que no me escriba, de decirle de una forma “correcta” que me deje de contactar, a lo que él DOS AÑOS DESPUÉS seguía insistiendo con su enamoramiento, nuestra “historia de amor” y sus ganas de verme para “tomar un café”. Por primera vez reaccioné, me enojé y dejé de contestarle.

A partir de ahí hice un click y empecé a fortalecerme.
Gracias al feminismo, terapia, arte, al cambio social y cultural que comenzó a visibilizar casos de abusos sexuales, violaciones y violencias, comencé a comprender lo que me había pasado, por qué había reaccionado así, y aún con mucha vergüenza y culpa comencé a sanar y resignificar lo vivido.

De a poco lo fui hablando con gente y cada une me ayudó a empoderarme, a entender que no estaba loca, que no fue mi culpa, que no soy una “boluda” por no poder defenderme en ese momento, que no tenía que sufrir por siempre en silencio y sola.

Este año me encontró hablando cada vez más, contándolo de a partes en mi blog o en charlas, y honestamente hasta hace unos meses pensaba que nunca me iba a animar a hacerlo público ni mucho menos a nombrarlo, pero este año él volvió a escribirme (esta vez a Instagram) y volví a cruzarlo en público, por lo cual siento que es necesario poner en palabras todo lo que viví para terminar de cortar ese lazo perverso que él construyó conmigo hace más de cinco años.

Esto no va a parar sólo.
No va a desaparecer porque yo no lo nombre o porque no lo vea.
El infierno que pasé no deja de haber existido porque lo haya superado o pasado el tiempo.

La realidad es que a mí me destruyó el autoestima, me dejó secuelas que aún hoy laten y pesadillas recurrentes que no se van.
Hago esto público porque es mi historia y me pertenece, porque de toda esta mierda se sale y porque yo necesito, para sanar, que esto se sepa.

Hablar resignifica y ES autodefensa.
Hablar es romper el miedo y la culpa que nos inculcaron cuando fuimos víctimas.
Con todos los casos de abuso mucha gente elige dudar de la víctima, seguir promoviendo el silencio, que de estas cosas “mejor no hablar” porque son “íntimas”.

Esa es la cultura de la violación, la cultura superficial que nos enseña a estar calladas y sumisas.
La cantidad de casos que conocí en este tiempo parecidos al mío me hacen pensar que esto trasciende la vida personal o el fuero íntimo, esto es un patrón y se rompe hablando.

LO PERSONAL ES POLÍTICO!

Expongo esto, me expongo, para contribuir a que hablemos de estas cosas, el silencio encubre y asfixia y a mí me quemó la cabeza por casi seis años.

Me hizo un daño profundo que a través de la expresión, a mis 22 años, comienzo a reparar.

La abogada Nvard Nazaryan, en el 2do Fanzine de #YaNoNosCallamosMas, aclara que “La denuncia es un derecho que tiene la víctima y de ninguna manera una obligación. La visibilización es un derecho y una herramienta que tenemos las víctimas para hacernos escuchar dentro de un sistema patriarcal y perverso que no nos protege (…) Desde el momento que una víctima hace uso de su derecho a la palabra, su victimario deja de ser impune”. Y también nos aclara que “en el artículo 119 con la reforma del 17 de mayo del 2017 se deja en claro que cualquier acto SIN CONSENTIMIENTO, como el típico “Le robé un beso”, pueden constituir un abuso sexual simple.”

Por lo cual elijo que mi denuncia sea por este medio, las redes sociales, con el fin de compartir mi historia y que sirva a todxs aquellxs que han vivido situaciones similares para hablar y repararnos personal y colectivamente.

No Estamos Solxs!

 

Captura de pantalla 2017-12-06 a la(s) 22.42.49

 

 

Geremias Orfino Violador, Abusador Psicológico, Violento. #YaNoNosCallamosMas!

El siguiente testimonio es de mi amiga Agustina de Tobillas (la de mi foto de perfil) que a luz de los hechos sucedidos durante su noviazgo con Geremias Orfino, vemos necesario y con urgencia demostrar la violencia ejercida por parte de el:

Fui humillada, avergonzada, acosada, perseguida, manipulada y violada por Geremias, mi ex, empezó desde la violencia psicológica hasta llegar a la física, culpabilizándome de todo lo sucedido, y a pesar de que el tenga una posición socio-económica importante ya no me interesa, porque viví muchos días de dolor, hasta el día de hoy.
El me culpabilizaba de su condición de precoz, al igual que su impotencia en periodos, es decir, por toda problemática de lo sexual, era la culpable.
Una vez estábamos teniendo relaciones y un momento escucho “pipipi” y era el sonido de una cámara que nos estaba filmando sin mi consentimiento, no le intereso que opinaba ni se disculpó, paso el video a la notebook, que luego se la robaron.
En las vacaciones fuimos a la playa, y me quede encerrada en el cuarto, hablamos con Geremias desde la ventana, y discutimos, acto seguido me escupió.

Llamaron a un cerrajero, pude salir, y por toda la angustia quería irme a leer tranquila a la playa, la familia ya se había ido con él, entonces salgo y me lo cruzó en el camino, él se manifiesta de forma violenta, me insultó y utilizó la toalla como si fuera un látigo, y me pegó en la cara.

Otra situación violenta fue cuando caminábamos con su familia (madre y hermana) y se encontraba de mal humor, cuando intente hablar con el preguntándole que le pasaba, el reacciona agarrándome con todas sus fuerzas de mi brazo lastimándome, dejándome hematomas.

Recuerdo también que, en otra discusión, me empujó hacia un costado de la cama (madera) que también me genero heridas, al igual que otra vez, que me ahorcó.
Otra noche fuimos a la casa de la madre, y nos quedamos durmiendo en el living que daba a la habitación de la madre y su hermanita (10 años), donde padecí una violación sexual.

Geremias quería tener relaciones, yo no me sentía cómoda, e insistió reiteradas veces aunque no quería hacerlo, de esa forma me penetro sabiendo que yo NO quería.

Pasaron aproximadamente cinco minutos, me salgo y le dije “vos te diste cuenta lo que me hiciste, me violaste” y a partir de ahí se puso en rol de víctima, me acorralo en una esquina diciéndome “¡Porque me haces esto? ¿No ves que estoy mal?.

Le da un ataque, despierta a la madre y le dice “Agus dijo que la violé” y ella me contesta ¿Por que te quedas a dormir con una persona si después no queres tener relaciones?

Sucedido esto me obligan a irme, me llaman un remis y me retiro.

Por mucho tiempo no fui consciente de lo que pasó y me culpabilicé, me costó hablar.

Me llegó a llamar hasta 20 veces por celular, tuve que cambiar el chip, pero siempre lograba hablarme desde otros medios, vía Instagram controlaba todo lo que hacía.

Hay que destacar que iba a un psicólogo que le decía que los problemas que tenía a la hora de tener relaciones sexuales se debían a mi culpa, por haber sufrido un abuso en mi infancia, supuestamente yo transportaba la imagen del que me abuso en él.

Me pasaron un millón de cosas más… Espero que no le suceda a ninguna persona más lo que padecí, temo por las chicas que andan con él, de las cuales creo que hay involucradas menores.

Por favor compartan y  hablen! No tengan miedo!

facebook: https://www.facebook.com/idiotas.jes

 

La imagen puede contener: una persona, exterior y naturaleza

Nicolás Valdez, ex guitarrista de Andrómeda y Planctons Violador, Abusador. #YaNoNosCallamosMas!

Testimonio anónimo sobre las violencias ejercidas por Nico Valdez, ex guitarrista de Andrómeda y de Planctons.

Nos empezamos a hablar en junio de 2015, recuerdo que me había agregado y chateábamos de vez en cuando, era super dulce todo el tiempo, me había escrito una canción y me decía que no paraba de pensar en mi, siempre hablábamos de juntarnos hasta que hubo una fecha en la que Planctons tocaba en Flores, quedamos en vernos ese día y nos conocimos.

Volvimos a vernos una vuelta en la que tocaba en el muni; habiamos arreglado en que me pasaba a buscar y de ahi ibamos para el lugar; tenia muchas ganas de verlo esa vez pero lo unico que pasó fue que me pedia a cada rato que me pagara unas birras y nada mas; en una un chico se me acercó y empezamos a hablar; cuando me vió con él desde ese momento no me habló en toda la noche; queria irme a la mierda sinceramente; al terminar me pidió que lo perdonara que estaba muy en pedo y me dijo que me convenia quedarme a dormir en su casa a lo cual accedí ya que estaba muy lejos como para volverme.

Fuimos, nos empezamos a besar, tuvimos relaciones y en una medio jugando a calentarnos se saca el preservativo y me empieza a penetrar a la fuerza y sin mi consentimiento.

Me habia asustado tanto que le pedi llorando que por favor parara porque me estaba doliendo y no queria hacerlo sin forro.

Forcejeamos hasta que me vió asi y paró, “bueno no es para tanto, pensé que estabamos jugando”.

Desde ese entonces no hablamos tan seguido, cada tanto me mandaba msjs preguntandome qué onda a lo que le contestaba desinteresada, como notó que no le daba bola me empezó a hacer reproches de que lo estaba dejando por otro chico.

Pasó un tiempo mas hasta que volvia a pedir perdón una vez mas.

Nos vimos un par de veces mas pero ya no era la misma buena onda que antes hasta que en una me pidió de hacer un trio con una piba a lo cual me negué, llegó un momento en el que no queria verlo más, me sentia muy boludeada asi que dejé de hablarle y verlo, con el tiempo me volvia a mandar msjs pidiendome de vernos; hasta que me cansé y le pedi que no me escribiera más, que me sentia muy boludeada y usada, lo bloqueé y desde ese entonces nunca mas volvimos a hablar.

Si fuiste víctima de Nicolás Valdez, por favor, habla, no tengas miedo, tenemos que alertarnos entre todxs sobre estos violadores!

NO ES NO! MI CUERPO, MI DESICION!

24824232_379902882438279_1143343469_n

¡ALERTA! John Anchante Castañeda VIOLADOR SUELTO en Jagüel y Mar del Plata #YaNoNosCallamosMas

DIFUNDIR POR FAVOR!
Acá estamos otra vez, las pibas movilizándonos para que se haga justicia. John Anchante Castañeda Se mudó a Jagüel, sigue trabajando en la biblioteca de 47 4 y 5 desde las 9 hasta las 13hs. Pidió el traslado a Mar Del Plata. Estamos cansadas de que nadie haga nada, sigue haciendo su vida como siempre y en el trabajo lo defienden.
JOHN, LAS PIBAS NO NOS VAMOS A CALLAR NUNCA!!!

24785207_921627227999575_3352902634183351666_o.jpg