Lucas Lautaro Helou “Kodigo” Violento Golpeador tocará en Lollapalooza. Exigimos que se baje! #YaNoNosCallamosmas

Lucas Lautaro Helou, el rapero argentino de 22 años conocido como Kodigo, fue denunciado ante la Justicia por hechos de violencia física contra su ex mujer, su ex suegra y su hija de 3 años.

Ann, de 25 años, conoció al cantante en 2013 y fue su pareja hasta 2014, poco después de dar a luz a Oriana, la hija que tuvieron juntos.

“Siempre me pegaba. Una vez volvió drogado de bailar, me empujó con toda su fuerza y me hizo perder un embarazo de un mes y medio”, dice Ann.

Lo denunció en varias oportunidades en la Comisaría 23°, consiguiendo una orden de restricción que el rapero incumplió sistemáticamente.

Aún no hay noticias de juicio.

Nota Completa Aquí !

 

Anuncios

Matías Caccavo Violador Impune en la Facultad de Derecho. #YaNoNosCallamosMas !

Matías Caccavo de Megafón – Peronismo militanteestá está procesado por haber violado y abusado sexualmente de dos mujeres y se encuentra cursando en la facultad de derecho con total impunidad y encubrimiento de la organización.

22491753_10212132986152631_4317547654775040335_n

Escribo esto desde lo más hondo de mi ser.

Estoy con miedo, pero no puedo dejar pasar más el tiempo.

Yo entré en el año 2012 al CBC, recién salida del secundario, ilusionada como todos los que emprendemos algo nuevo y lamentablemente ese sueño se vio empañado y mi vida destruida, literalmente.

Esto porque sufrí mucha violencia psicológica por parte de un compañero de cursada, que primero se mostró amable y que se hizo cercano a mí para luego de un tiempo empezar a rebajarme como mujer, hostigarme constantemente, perguirme por toda la sede de Montes de Oca, diciéndome que me iba a arrepentir de ignorarlo, diciéndome cosas que me hacían incomodar.

Es complejo porque nadie que no haya mantenido contacto con un psicópata puede entender en carne propia cómo te bajan la autoestima al piso, lo mal que te hacen sentir y el temor que generan y cómo te manipulan.
Lo peor llegó cuando entré a la carrera.

Este “compañero” abusó de mí sexualmente.

Y mi única reacción fue ir a mi casa a llorar totalmente shockeada y encerrarme en mi cuarto durante toda una semana. Recuerdo que ese día, llamé a una compañera de militancia de él y mía, le comenté lo que me había pasado, buscando consuelo, apoyo, algo al menos.

Y me contestó que no iban a hacer nada con este pibe, que dejara eso en el pasado, que es normal que tenga deseo sexual porque es hombre y que sea buena compañera con él y convivamos de la mejor forma.

En la organización MEGAFON PERONISMO MILITANTE, se enteraron pero me dijeron que me calle por el bien de todos (ellos). Y el, Matías Caccavo, abusador violador me amenazó a los gritos diciéndome que casi le arruino la carrera política al contar lo que había hecho y que yo iba a terminar muy mal.

Cursé ese cuatrimestre con terror y angustia.

Hice el trabajo práctico final de una de las materias entre lágrimas y después al año siguiente volví pero dejé cursadas que compartía con él. Luego me derrumbé del todo y no pude seguir más.

Pesadillas, ataques de pánico y hasta querer morirme son secuelas de todo esto.
Este 21 de marzo pienso volver a la facultad, donde este monstruo estudia y milita, y no puedo evitar contar desde el dolor todo lo que viví.

Ojalá nunca le pase a nadie, ojalá nadie tenga que vivir lo que viví yo, de corazón.
Yo iba a estudiar, como todos, quería hacer mi carrera en paz.

Y no pude. Y no puedo todavía.
Agradezco a las chicas de sociales que saben lo que me pasó y estuvieron bancándome en el peor momento de mi vida.

Gracias a cada una, por ofrecerse a acompañarme y no dejarme sola en los pasillos, por no hacer oídos sordos, por solidarizarse conmigo y darme su contención.
Si lo cuento es porque tiene que ver con sociales, con todos nosotros, y no quiero que ninguna mujer más padezca la tortura que padecí yo.

Sentí que ya no podía seguir callada por más miedo que tenga, No puedo seguir “presa” en mi propia facultad.

Por mí, por mi futuro y por todas las chicas de Sociales que me demostraron que no estamos solas BASTA DE ENCUBRIMIENTO!

Grave denuncia enviada al Ministerio de Seguridad, de Justicia, DDHH y a la secretaría privada del Jefe de Gabinete Marcos Peña. #YaNoNosCallamosMas!

GRAVE DENUNCIA
POR FAVOR DIFUNDIR
A PARTIR DE AQUI HAGO RESPONSABLE AL MINISTERIO DE SEGURIDAD DE TODO LO QUE ME PASE A MI Y A MIS ALLEGADOS.

Adjunto denuncia enviada al Ministerio de Seguridad, de Justicia y DDHH y a la secretaría privada del Jefe de Gabinete Marcos Peña.

Buenas tardes, me dirijo a uds. con el fin de denunciar los hechos sucedidos en el día de la fecha. En mi poder, tengo todas las conversaciones que mantuve desde que nos conocimos con el Sr. Daniel Barberis. Soy víctima de abuso sexual y la persona que cometió el aberrante delito se llama Tito Franklin Escobar Ayllon y al día de hoy, está prófugo. El daño que esta persona me causó yo trato de superarlo día a día y por supuesto, como es de público conocimiento, también lucho, junto a mi madre, Adriana Ponz, día a día por esta causa.
Daniel Barberis, Director de esta dependencia, se comprometió conmigo y mi mamá a ayudarnos y colaborar para hacernos más liviana la carga que venimos cargando desde aquel día. Este año, a su vez, la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich me recibió en su despacho para ver de que manera se podía encarar la situación.
Se comprometió conmigo a:
– Reforzar las búsquedas
– Brindarme un informe mensual de las tareas
– Volver a reunirse pronto conmigo y con el juez.
Bueno, curiosamente, la primera no me consta, la segunda nunca sucedió (recibí uno solo) y la tercera, bueno, no creo que haga falta aclararlo, porque a las pruebas me remito, que ni siquiera fue citada por el juzgado para la audiencia del día 1/11/2017.
Daniel Barberis, me acaba de llamar, después de haberme tratado de comunicar días y días con él, para decirme que mi mamá y yo “nos estamos pasando de la raya”, “somos unas irrespetuosas” y no se cuántas mentiras y barbaridades en un tono totalmente fuera de lugar me acaba de decir telefónicamente.
Todo, porque yo le pregunté por un texto que le mandó a mi madre via whatsapp que decía “sra, no puedo atender, estoy en pna campana, disculpe”.
Le pregunté, entonces, si esto significaba “plena campaña”, lo que me parece lógico, ya que estamos a días de las elecciones. Entonces, en lugar de insultarme y tratarme de irrespetuosa, simplemente debería haberlo aclarado.
También me dijo, en un tono violento, que él no es nuestro sirviente, que él es funcionario público y lo tenemos que respetar como tal.
Bueno, primero, el respeto en este mundo, como todo lo demás, se gana. Y una persona que se compromete y se deshace de sus compromisos, no merece el respeto de nadie. Pedirle que no me haga las cosas más burocráticas a casi 3 AÑOS de haber sido violada, tampoco me parece una falta de respeto. Pero si él lo ve así, si es tan poco profesional y tan poco ético de sentir esto como personal, pido por este medio que esta persona, que me ha maltratado, me ha gritado por teléfono y me ha mandado un texto larguisimo en el que insinuaba que mi madre y yo, con todo lo que hemos sufrido, hacíamos política con esto, sea apartado de mi caso. Por mi seguridad y mi integridad emocional.
Pido, también, a través de esta nota, que se me brinde asistencia psicológica, y garantías de que no se tomará represalias en mi contra o en contra de cualquier miembro de mi familia.
Este ministerio no ha cumplido con ninguna de las cosas que prometió, que, más que una promesa, es un compromiso y que según lo dice la Patria, si, ustedes les sirven a los ciudadanos, porque para eso se les paga. Ustedes están al servicio de la comunidad toda, incluyéndonos a mí y a mi madre. No obstante, tampoco nos han tratado como corresponde. Nadie, ni en el Ministerio de Seguridad, ni en el juzgado donde está mi causa, ha sabido tratarnos como lo que somos: víctimas. Sólo me tratan como una víctima cuando se ponen burocráticos y protocolares, en el resto de los casos, sólo he recibido destrato, maltrato emocional y psicológico, emails de esta dependencia diciendo que si yo no bajaba el perfil no podían encontrar a mi violador, culpándome a mi, a la víctima, de la inoperancia estatal con la que se viene actuando hace ya tiempo.
E-mails donde me dicen que la estrategia es hacerle creer a mi violador que no lo están buscando, para que baje la guardia, como si esa fuera en sí una estrategia, real, posible. Hace casi 3 años que esta persona está prófuga de la justicia, debe imaginar que no lo están buscando.
No me dan acceso a la información, ni ellos, ni el CUFRE, ni el juzgado.
Exijo, como ciudadana y víctima a la que el Estado ha abandonado, que se tomen medidas, reparaciones morales, que se me haga partícipe de la causa y por supuesto, que aparten a Daniel Barberis del caso, por tratarme mal, faltarme el respeto y jugar con mi estabilidad mental-emocional y la de mi madre.
Exijo al Ministerio de Justicia que me acompañe a denunciar tal mounstrosidad, tal aberración en el órgano competente.
Y por supuesto, a la Jefatura de gabinete de ministros que admita su responsabilidad ejecutiva de instruir a los entes que se ocupan de mi caso para que aprendan a tratar a las víctimas y familiares como tales y hagan todos cursos sobre violencia de género y violencia institucional, que les va a venir muy bien.
El daño psicológico que este hombre y su equipo, junto con el Ministerio y el juzgado me están haciendo no tiene retorno. Al punto de que vivo aterrorizada porque el Estado en lugar de defenderme y acompañarme, me ataca.
Un funcionario público no puede decirme que “me estoy pasando de la raya” porque yo le exijo respuestas.
La prueba fehaciente de que no están haciendo bien su trabajo es que el prófugo sigue sin aparecer. Sin más, denuncio todas estas atrocidades y espero una respuesta inmediata, después de tanto dolor.
Manuela Ponz.

Información presentada al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos -Argentina el 12/10/2017 07:33:14 –
Numero de registro: 88897
Presentante: Ponz, Manuela
Tipo Documento: DNI

Nro Documento: 38995296

Telefono: 1149458989 Email: manuelaponz@gmail.com
Tipo Requerimiento: Denuncia

Mensaje: QUIERO DENUNCIAR AL MINISTERIO DE SEGU

“Renacer Luchadora” Entrevista a Ariell Carolina Luján por Dee Sadowski para Revista Alta Trama. #YaNoNosCallamosMas!

Bajá la música y amplificá el micrófono, así se escucha bien fuerte que nosotras Ya no nos callamos más.

Ariell Carolina Luján habló con Revista Alta Trama sobre su renacer, su lucha y la proclama que alza junto a otras denunciantes de los abusadores ligados a la música nacional.

Por Dee Sadowski

En abril de 2011 hizo tres denuncias penales contra el vocalista de la banda El Otro Yo, Cristian Aldana, que desde el 22 de diciembre de 2016 se encuentra bajo prisión preventiva, procesado por los delitos de “abuso sexual agravado por mediar acceso carnal, gravemente ultrajante en concurso con corrupción de menores”, en 7 casos reconocidos por la justicia, entre ellos el de Ariell.

Ya no nos callamos más es la proclama que creó, junto a otras denunciantes, para visibilizar la violencia sexual en el mundo de la música, que hasta hace poco era una problemática silenciada y naturalizada. Para Ariell, que lucha desde el amor propio, la concientización y el compañerismo, expresarse es la forma de reparar, y por eso esta entrevista, esta semilla.

¿Cómo fue el proceso en el que te reconociste víctima de violencia de género?

Primero me di cuenta que formaba parte de algo que nadie me preguntó si quería. Que era víctima y que en consecuencia había un victimario. Segundo, empecé a tenerme un poco más de compasión y comencé mi relación de amor propio, que era algo que yo no conocía.

Resignificar la historia de mi adolescencia, que incluye a la persona que denuncio, es importante para mí como forma de trascender la violencia. Mi experiencia con Cristian fue el extremo más extremo de violencia que he vivido. Hoy asumo que estuve en situaciones de esclavitud, por ejemplo. Mi fuerza surgió de poder ver las situaciones a las que fui sometida y repararlas a través de la expresión.

En aquella etapa me hallaba inmersa en una rueda, que es como la de los hamsters, persiguiendo una sanación sin encontrarla. Pude salirme cuando corté con esa relación y me fui de viaje, que fue un gran esfuerzo. Hice muchas cosas para poder lograrlo, tuve apoyos psicológicos que fueron indispensables, sola no se puede. Hay que apoyarse y elegir bien dónde: dónde puedo ser vulnerable y abrirme.

Tener espacios donde encontrarnos con les pares me parece fundamental. Está buenísimo que nos interpelemos, que charlemos, son necesarios esos encuentros con intimidad y autonomía, porque son sanos y son el gran apoyo para poder reparar historias terribles. Podés expresarte en todos lados, pero sabés que en algunos te van a bardear, vas a recibir palos, por eso es importante generar un lugar de contención.

¿Por eso surge el nombre de la proclama Ya no nos callamos más?

Sí, es una proclama autoconvocada, independiente y apartidaria, que creamos luego de hacer una pancarta escrachando a Cristian Aldana en el recital que dieron en San Martín de los Andes, en la Patagonia Argentina. En esa pancarta escribí: “Cristian Aldana abusador de menores, golpeador y psicópata. Las mujeres no nos callamos más”. La imagen se difundió, hubo chicas que lo vieron y decidieron hacer un blog contando sus historias, también con Cristian Aldana, de violencia y de todas las cosas que denunciamos.  Para seguir el curso de lo que ya se había viralizado de mi pancarta, decidieron utilizar el mismo lema, agregándole el “ya”.

La proclama se utilizó para expresar nuestras historias y para hermanarnos. A través de esa expresión, de ese soltar, de esa reparación y de esa transformación que significa hablar, contar nuestra historia y romper el lugar de víctima. Porque al fin y al cabo hablar produce eso, dejar de darles impunidad, cuando una habla, automáticamente el violento deja de ser impune.

Claro, aparece la condena social… ¿a la par se realiza la denuncia penal?

Sí. Yo no denuncio porque esté bien o esté mal, denuncio porque es la herramienta que tengo en este sistema para que suceda algo frente a una situación riesgosa.

Hemos creado “como sociedad” situaciones y personas muy peligrosas. Ahora hay una crítica al sistema judicial enorme, al sistema carcelario, al sistema represivo. Denunciar no es estar a favor del sistema judicial. Hay pibas que están decidiendo denunciar judicialmente pese a que saben, sabemos, cómo funciona. De todas formas dentro del sistema se están tratando cosas que nunca se habían tratado. Están habiendo fallos ejemplares.

Dentro del sistema judicial se están moviendo muchas aristas, el fallo que mete a Cristian Aldana preso es ejemplar, es para todas y puede leerse en la página oficial del Centro de Información Judicial. Cada vez son más los casos que surgen, desde José Miguel del Pópolo, que fue el caso que visibilizó esta lucha, hasta Lucas Carrasco, Dante Palma, los músicos de Salta la Banca y el periodista de Antena Negra, Nicolás Ottoboni. Ojalá no se detenga esta ola de empoderamiento porque nos alerta, es otra forma de crear herramientas de cuidado que nos sirvan para protegernos del patriarcado.

¿Cómo percibís el desarrollo de esta lucha?

Yo creo que primero siempre es para adentro. Sino es pregoneo y partidarismo. Es la misma pedorreada, el mismo cuentito de siempre. El perro que se muerde la cola. Me parece que estamos frente a algo nuevo. No puedo explicarlo, pero sé, intuyo, que expresar, por ejemplo, es un buen camino.

No puede haber un cambio colectivo si no se respeta la individualidad, por eso el partidismo me parece de las peores pestes.

Lo político es personal.

Tenemos que concentrarnos en los puntos de encuentro, no en los de desencuentro. Tiene que haber un compromiso desde la acción.

Con un niñe de la calle vos tenés un gesto amoroso, y eso puede ser el detonador de otra posibilidad, de algo distinto, porque ya tiene un ejemplo, porque ya está viviendo otra cosa. Yo creo que es importante tener esa conciencia. Puede que no brote esa semilla, pero puede que sí, y estarías salvando muchas vidas. A mí eso me salvó, los amiguitos y las amiguitas del barrio, la tierra, las tardes, los cuentos, la lectura, la música. Mi mamá trabajaba todo el día, me crió mi hermana cuando tenía 14 años, era un contexto delicado. Tuve como gran semilla a mis amiguitos y amiguitas de la vereda, si bien mi mamá estaba laburando y yo estaba sola, quizás no estaba tan sola.

¿Qué le dirías a una mujer que no puede salir de una situación violenta?

Creo que si está leyendo esta nota ya va por buen camino. Es importante que haya espacios en los que las pibas se puedan sentir apoyadas. Y esos espacios los generan las grupas feministas independientes y apartidarias, fundamentalmente. Hay que poner en la mesa cosas que generan miedo, vergüenza, culpa.

¿Por qué tengo que tener vergüenza de que me hayan violado sistemáticamente desde mis 14 a mis 21 años? ¿Por qué tengo que tener vergüenza de que me hayan abusado a los 4 y 9 años? ¿Por qué tengo que tener vergüenza de haber sufrido la pobreza, el hambre, la ausencia de mi madre porque tenía que trabajar todo el día? Si no vemos dónde estamos, no podemos salir. Si no soy consciente del rol que ocupo, cómo voy a reconocer eso que me oprime.

Espacios que queremos multiplicados en todo lados son: la Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas (DOVIC), la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM), y las Agencias Territoriales de Acceso a la Justicia (ATAJO) y la Cámara Correccional en lo Criminal. En este sentido, hacerle saber a todas las personas que lean esto que pueden hacer una denuncia directamente en la Cámara Correccional, y así se evitan la comisaría. Si podemos evitar las comisarías es lo mejor, porque es un horror. Es recomendable ir a una agencia ATAJO, así la denuncia entra directo en la fiscalía. Por otro lado UFEM, es un lugar especial para violencia de género, y DOVIC, un espacio donde hay abogadas, psicólogas y asistentes sociales gratuitas, que te dan un turno, te orientan y acompañan a hacer la respectiva denuncia.

Si bien los logros son poquitos en cuanto a lo concreto, me parece que los más importantes son los colectivos y todo lo que se está gestando desde y para nosotras.

Cada vez hay más espacios de debate, de construcción y visibilización.

Llamo a que se multipliquen porque ahí hay un gran puntapié para un verdadero cambio de paradigma. La proclama está para eso, para juntarnos, debatir y crear encuentros, ya no nos callamos más.

Nota Completa !

Denuncia a Cristian Martín Cetera por intento de homicidio, hostigamiento e inacción policial y judicial. #YaNoNosCallamosMas

ATENCIÓN TODES. SE NECESITA MÁXIMA DIFUSIÓN. Zona SAN MARTIN

CRISTIAN MARTIN CETERA

El 27 de octubre del 2016 intentó matarme y lo metieron preso, salió y no dejó de hostigarme. El martes pasado volvió a intentar matarme y me dieron un dispositivo de rastreo que suena todo el.tiempo xq se acerca todo el tiempo.
Me encuentro nuevamente en el juzgado ya que mi ex marido que ya intentó matarme dos veces, estaba esperándome en la puerta del jardín donde llevo a mis hijos. Accioné el botón Antipánico, y no pude comunicarme con el centro de monitoreo (me atendía el típico mensaje de Telecom informa que la característica solicitada es inexistente). Ante el miedo de tener a mi agresor a 30mts, me encerré en el jardín y llame a la policía. Estoy en el juzgado… Deséenme suerte que por favor lo detengan de una vez antes de que me mate. Y si me mata, griten fuerte por favor.

———–
Ella ahora está custodiada, porque están pagando un custodio personal.
La justicia tiene que actuar ya, y todes tenemos que estar alertas.
¡Que sea él quién no pueda caminar tranquilo por las calles!

No a la Reforma! Sí al protocolo! #YaNoNosCallamosMas!

¡No a la reforma!
¡SÍ AL PROTOCOLO!

10 puntos para trabajar el Protocolo contra la violencia de género y discriminación sexual en las escuelas

1.El Protocolo tiene que contemplar a funcionarios/as, docentes y no docentes cualquiera sea su condición laboral, estudiantes cualquiera sea su situación académica y terceros que presten servicios no académicos permanentes o temporales en las escuelas.

2.Este procedimiento debe incluir todas las situaciones y casos de violencia de género y discriminación sexual que tengan por objeto o por resultado atentar contra los derechos de cualquier mujer, lesbiana, trans o travesti de la comunidad educativa y contra su consentimiento. Entendemos que puede haber tres tipos de casos con distintos niveles de urgencia:
a- Donde víctima y victimario sean ambos parte de la institución.
b- Donde solo la víctima sea parte de la institución.
c- Donde solo el victimario sea parte de la institución.

3.El Protocolo debe aplicarse en casos de violencia de género o discriminación sexual que tengan lugar tanto en las inmediaciones de la escuela como fuera de ella.

4. En todo momento debe preservarse la integridad de la víctima, garantizando que se la escuche, contenga, asesore y no revictimice. La información que brinde la persona denunciante será confidencial y nadie puede hacer uso de su testimonio sin su autorización. También debe acatarse estrictamente la voluntad de la persona en cuanto a las acciones que quiera realizar.

5. En cada escuela debe funcionar un equipo capacitado para acompañar a la/s víctima/s en todo el proceso. La comunidad educativa debe poner a disposición asesoramiento gratuito legal y psicológico para la/s víctima/s y para todas las personas que deseen consultar.

6. Este equipo tiene que garantizar que toda la comunidad educativa tenga acceso a campañas de formación y capacitación para tratar las problemáticas de género dentro de la escuela y erradicar las conductas machistas. Para ello la aplicación real de la ESI es fundamental.

7. La aplicación del Protocolo debe continuar su curso independientemente de si hay o no una denuncia penal realizada o cualquier otro procedimiento. La justicia es patriarcal y para terminar con el machismo no podemos guiarnos por sus sentencias ni por sus tiempos.

8. En el caso de que tanto víctima como victimario tengan contacto dentro de la escuela se debe actuar con inmediatez para separarlos del mismo ámbito.

9. Si se trata de dos o más estudiantes y se resuelve que la separación de la/s víctima/s y el/los victimario/s debe ser permanente por poner en riesgo la integridad física, psíquica o moral de la/s víctima/s, la escuela tiene que garantizar que ambas partes continúen con sus estudios poniendo a disposición del victimario otras modalidades de cursada.

10. La comunidad educativa debe fomentar y propiciar el armado de Comisiones de género dentro de todas las escuelas que tengan articulación con otros sectores destinados a la defensa de los derechos de las mujeres, lesbianas, trans y travestis.

Encuentros de Feminismo Popular y estudiantes secundarios de La Simón Bolívar

no refor

Acosador, Abusador Impune en Barrio Matera, Merlo. #Yanonoscallamosmas

Mi nombre es Diego toledo.

Quiero que alguien nos escuche para iniciar una investigación y denuncia.

Esta persona, de la cual no sabemos su nombre ni dirección, es alguien que hace 5 años abusó sexualmente de mi mamá y desde entonces no ha dejado de molestarla con llamados, amenazas, papeles dejados en nuestra casa, ataques cuando la intercepta siempre sola.

Desde que esto sucede ella casi no sale sin compañía.

Este individuo ha empezado a amenazar también a mi hermana de 13 años.

Ni la policía de Merlo ni la fiscalía de Morón han podido darnos solución.

¿Alguien puede ayudarnos al respecto?

No sabemos nombre, apellido, dirección ni nada de este tipo asqueroso que aparece con total impunidad para hostigar a mi madre y perseguirla.

Ella debió empezar tratamientos psicológicos y psiquiátricos a causa de todo esto.

Por favor, estamos desesperados y necesitamos ayuda.

Nadie nos da una mano y no queremos que pase lo peor.

Creemos que al hacerlo público se pueda lograr algo.

Muchas Gracias !

Mi contacto es diial23@hotmail.com