Testimonio valiente de una de las tantas víctimas del denunciado 9 veces penalmente, Cristian Aldana, cantante de El otro yo.

Quiero compartir mi testimonio, como otra victima del PSICÓPATA ABUSADOR CRISTIAN HUMBERTO ALDANA.

Era 2002, invierno, una de mis amigas del momento recibe un mensaje de otra dónde nos invita (en grupo) a poder cumplir la fantasía de conocerlo. Yo tenía 16 años recién cumplidos en ese momento, era fanática de la banda y como todas las seguidoras, me gustaba Cristian Aldana. Debido a esto y a la no noción de lo que iba a suceder, accedí a concurrir junto con un total de tres chicas más, dos tenían 15 años  y una de 14 años.Nos citó en su “oficina”, Besótico Record, sobre la calle Pasco, Congreso – Caba.

Recuerdo que todas habíamos mentido a nuestros respectivos padres y madres, para esa época nadie manejaba celular, estábamos totalmente incomunicadas. Viajamos todas juntas, combinamos subtes, caminamos y llegamos a la puerta. Una puerta larga y antigua, con rejas negras trabajadas. Tocamos el timbre, nos atendió él y subimos al departamento. Recuerdo que todas estábamos nerviosas, era una mezcla de ansiedad y miedo. La puerta se abrió, nos saludo a cada una de nosotras y mientras tanto, íbamos diciendo nuestros nombres. El sólo conocía a una de las chicas, a la cual manipuló para poder concretar el “sueño” de esa noche.         Recuerdo que al entrar, había un hall con algunos asientos y cuadros con cds de “El otro yo”. Nos hizo pasar una puerta de madera y vidrio, detrás de la cual se encontraba lo que sería el living comedor (un pasillo con una mesa alargada con sillas). Nos invitó a sentarnos allí, nos ofreció Té y empezamos a hablar. Guardo también el recuerdo, de algunos elementos del lugar (Ej: Un pequeño captus sobre la mesa, que había sido regalo de una ex según comentó).

En la charla comenzó a preguntarnos nuevamente los nombres, sobre nuestra vida, para luego culmina con una pregunta clave ¿”Son vírgenes?”, respuesta que debíamos dar una por una.

Llegó mi momento y por vergüenza a ser “nena”, aunque realmente lo era, dije -No soy virgen (luego lo descubrió).

Una vez que la charla culminó, Cristian Aldana fue a la cocina y trajo una caja de fósforos. Rompe en diferente largo 4 fósforos (igual a la cantidad de niñas que estábamos), los pone en su mano mostrando el mismo porcentaje de cada una e invitándonos a sacar uno cada una. El fósforo más corto pasaba primero y bajo ese criterio, nos ordenó.

Ya teniendo el orden, Cristian Aldana ingresa a una de las puertas que daba al pasillo con la mesa (descubrimos allí que era un cuarto) y va llamando a la primer chica. Mientras entra la primer chica, las que nos quedábamos afuera hablábamos de “¿Qué estará sucediendo adentro?”, estábamos un poco más nerviosas.

Pasaron unos minutos y sale la primer chica, le preguntamos que le hizo hacer y nos dice – “me pidió que se la chupara”. Vamos pasando en orden, la historia se repite, a todas nos pide lo mismo.

Recuerdo cuando ingresé, estaba bastante nerviosa y él lo notaba. Me empezó a besar, colocó mi mano en mi vulva, yo se la saqué y me dijo “¿Tenes vergüenza que te toque la concha?” y me puso mi mano sobre su pene, el cual estaba erecto (en ese momento, estaba vestido). En un momento, me abrazó desde atrás y me hizo ver con él en el espejo de cuerpo entero que tenía en la habitación. Me acuerdo que me dijo – “Míranos” y yo tenía mucha vergüenza de verme, de la situación, además de tener el autoestima baja y sentirme fea como para verme en un espejo. Me hizo bajarle los pantalones, la ropa interior y al igual que me habían dicho las chicas que pasaron antes hacer caso a su pedido de “chupamela”.

Era la primera vez que tenía relaciones sexuales, menos tenía idea de cómo hacer sexo oral y como comportarme en esa situación, él notaba mi poca experiencia (lógica por la edad!) y me indicaba “no muerdas”, mientras me movía la cabeza a su gusto humillándome. La escena “solos” termina y me hace retirarme del cuarto. Salgo y estaban todas las chicas. Terminamos de pasar todas y él se acerca a la única que había dicho que era virgen. Vemos como se la lleva a la parte de adelante de Besótico (la entrada y la sala contigua a la misma) y nos indica que ingresemos todo el resto de las chicas a la habitación. Una vez que estábamos en la habitación, recuerdo que todas miramos las cosas que había (guitarras con sus respectivos pies), una televisión, una cámara filmadora, una mesa de luz con una foto de su madre, cds y una cama dos plazas.

Escuchamos mientras tanto que estaba teniendo relaciones con la chica de 14 años, puntualmente, estaba desvirgándola (me acuerdo los gritos de ella).

Al rato, vuelven los dos y empieza todo.

Cristian nos hace desvestir a cada una de nosotras, todas juntas en un mismo lugar, mientras él hace lo mismo (a esa altura estaba en ropa interior nada más). Hay cosas que no recuerdo bien, pasaron 14 años y no fue para nada agradable.

Era mi primera vez, tenia 16 recién cumplidos y él 30. En un momento empezó a decirnos que hacer.           -“Vos chupale la concha a ella”, “vos venís conmigo” y así daba “roles” a cada una.

Me acuerdo lo horrible y traumático que fue para mi que me diga “chupale a la concha a …” o “besala a…”, siendo una de ellas mi amiga. No siendo esa mi elección/preferencia sexual y además siendo (al igual que el resto) filmada durante toda la situación vivida ese día.

Llego el momento en que me llamó a tener relaciones sexual con él, tenía miedo por mi virginidad pero sabía que no podía hacer ya más nada.

 Me empezó a meter los dedos en la vagina, muy bruscamente, nada de delicadeza y hoy entiendo, se dio cuenta que era virgen cuando intentó meterme su miembro, estando ambos parados. En ese momento, mientras yo me tenía que estar besando con otra de las chicas (eso me había dicho que haga), se fue al baño que estaba al lado de la habitación.

Lo vi volver con una sopapa cuya parte de abajo era negra y el mando era violeta de plástico. Sentí que me metía algo de una manera muy fuerte. Me dolió, me dolió mucho.

Me acuerdo que le mordí la lengua a la chica que besaba. Me fije que tenía abajo y vi que me estaba penetrando con el mango de la sopapa, violentamente y con el objetivo de desvirgarme más fácil .

Esa escena, no la borro más de mi cabeza.

Esa escena me marco para siempre, me sentí denigrada, sentí  más que nunca que no tenía autoestima y él sabiendo mis debilidades, mi edad y mi poco amor propio, abuso sexualmente de mi y de todas las que estábamos presentes.

 Siempre dicen que la primera vez debe ser con la persona indicada, que es importante, que es con amor y mi historia fue traumáticamente diferente.

En un momento, él esta a punto de acabar y nos dice a todas que nos arrodillemos, que todas le “chupemos el pito” y nos pide abramos la boca, eyaculando en la boca a cada una de nosotras y disfrutando morbosamente.          

Todo termina y ya era medianoche, tarde. Nos dice de quedarnos a dormir en ese mismo cuarto. Una de las chicas duerme en el piso (dormir es una forma de decir, nadie podía pegar un ojo y recuerdo que hablábamos). Mientras tanto, Cristian Aldana dormía profundamente en la cama abrazado a tres de nosotras.

Me acuerdo que yo no paraba de pensar que estaría sucediendo en mi casa que no volví, además de sentirme muy rara. Me sentía mal, una rareza que no volví a experimentar nunca más. Es complejo de explicar, me sentía como si fuese un trapo de piso usado, rara porque no sentía que hubiese estado bien mentir, porque sentía que algo no era normal aunque él repetía esa noche “no digan nada, esto es normal pero nadie lo entiende.” Todavía me quedó en la mente el pedido desde el minuto uno de “no digan nada, no se puede decir porque es peligroso”.

La mañana llegÓ, un despertador sonó y nos invito a retirarnos “antes de que llegue la gente” nos dijo. Recordemos que era una oficina. Nos fuimos todas juntas, al salir por la misma puerta por la que entramos, nos despidió con un beso a cada una. Bajamos todas en el ascensor y volvimos a nuestras casas.

En mi caso, al volver me encontré con mi padre y madre desesperados, que descubrieron que había mentido y a quienes tiempo después me animé en un tratamiento por problema de alimentación a declarar lo que había sucedido. El tiempo paso (poco) y nos invitó a ir todas juntas nuevamente a ver “las filmaciones que había hecho esa noche con la situación y nosotras”. Yo no fui, dos de las chicas fueron y me comentaron como se tocaba al ver eso. Otro detalle que recuerdo es que me escribió al tiempo por ICQ diciendo que vaya. Te decía que mientas, que vayas igual sin entender cuando le decías “no puedo, estoy con mi papá al lado”.

Yo puntualmente y debido a pedidos de mi entonces psicóloga a la que comenté mi problema (estando yo en un tratamiento por bulimina), me aleje de todo ese ambiente y la gente. Este año, habiendo guardado en un cajón todo esto, la vida me llevo a contactarme nuevamente con las chicas con la que viví esto. Me junte después de 14 años de olvidarme de todo, de ponerlo abajo de la alfombra y de hacer lo mismo a nivel familiar.

Fue movilizador pero sentí mucha alegría de la vida  de volver a verlas. Esta vez con historias horribles por escuchar y compartir pero con la unión de todas bajo el pedido de JUSTICIA. No dude un segundo  en sumarme a esto.

SE QUE ES VERDAD. SE QUE ES PSICOPATA, PEDOFILO, PERVERSO (como se llamaban sus fiestas).

Esta es mi historia, hoy tengo 30 años, ya soy una mujer y hoy pido JUSTICIA. Porque se que es real cada uno de los testimonios y denuncias, porque se cuanto daño causo en cada una de nosotras (en algunos casos más por el tiempo).

LA UNIÓN, EL COMPARTIR, EL HABLAR HOY ES JUSTICIA TAMBIÉN.

Abrazo enorme y desde el corazón a cada una de las personas que vivió algún caso de abuso en su infancia/juventud.

cropped-logo.jpg

Anuncios

Nos persiguen, nos quieren callar, nosotras respondemos organizadas: #YANONOSCALLAMOSMAS!

NOS PERSIGUEN, NOS QUIEREN CALLAR, NOSOTRAS RECORDAMOS QUE #YANONOSCALLAMOSMAS !

En esta lucha del día a día contra una cultura violenta nos parece fundamental aunar fuerzas. Entre todxs tenemos que exigir el reconocimiento de nuestros derechos a un estado y a un sistema político que claramente tiene que transformarse. Porque son un estado y un sistema en decadencia. Estamos viviendo un momento muy particular de visibilización y debate. Cuestiones que siempre acontecieron —violaciones, abusos sexuales y corrupción de menores— pero que se mantenían en silencio.

Nosotras en particular nos autoconvocamos al encontrarnos denunciando a la misma persona: Cristian Aldana, cantante de El otro yo y actual presidente de la UMI.


En nuestro reclamo a la justicia solicitamos indagatoria YA y PRISIÓN PREVENTIVA URGENTE. Porque este sujeto —como tantos otros, aún libres— es un peligro inminente para la sociedad. Es una persona con llegada a menores de edad a través de su música.

Así llegamos nosotras a él.

Así nos violó, abusó y golpeó durante toda nuestra adolescencia.


También solicitaremos que se dé una respuesta INMEDIATA de parte de las instituciones —UMI— y artistas que siguen silenciando y perpetuando esta cultura de la violación.


Nosotras pedimos que LIMPIEN SUS ESPACIOS y se pronuncien en contra de los abusadores de menores que HOY existen en su ambiente de rock.


Porque sabemos que la olla que se ha destapado no solo muestra a cómplices, sino también a coautores de los hechos sufridos.


#BASTADEIMPUNIDAD !!

#YANONOSCALLAMOSMAS !!!

#Yanonoscallamosmas // ¡19 de noviembre en La Plata !

¡Seguimos organizándonos y debatiendo!

Este 19 de noviembre 3º  Encuentro // ¡Festival #YANONOSCALLAMOSMAS !

¡En LA PLATA! ¡CASA AQUELARRE !

((CALLE 37 Nº 908 Entre 13 y 14))


 

15:00 hs  –> Taller de Teatro del Oprimide -> A través de técnicas, propone desentramar nuestros mecanismos físicos e intelectuales de respuesta ante distintas opresiones.

17:00 –>Charla // Debate  -> Seguimos organizándonos y dando la palabra como herramienta de cambio, debate, contención y reflexión.

20:00 hs –> Poesía: Juli Vinci –> Música : Caro del Valle & Marlaia Floomer // Milena Plácido & Guillermina Pascua // La Kayros ( rap lesbofeminista) // Al Oeste América

Les esperamos !!

#YANONOSCALLAMOSMAS !!

la plata.jpg

 

Ya no nos callamos más

Este espacio es autoconvocado, independiente y apartidario.
Un espacio donde tejemos lazos de contención y debatimos. Hacemos política día a día armando redes de profesionales con perspectiva de género, fanzines con información real y necesaria para ir a denunciar, encuentros, festivales para expresar a través del arte y la palabra, asambleas donde visibilizamos y donde nos organizamos. Tejiendo junto a otras agrupaciones y compañerxs en sororidad.
De-construyendo este sistema y saliendo de nuestras zonas de confort para trascenderlo y crear algo nuevo.

#Yanonoscallamosmas