ALERTA. “Ayudame por favor”

0cartel4

Nos conocimos por una banda de música, en el 2006. Íbamos a los recitales. A la semana lo tenía comiendo con mi familia. Cualquiera.
Romina me pidió permiso para contar su historia. Para decir su nombre. Para pedir ayuda.
ESTOY ACA se volvió un mantra.
Romina tiene una hijita.
Me separé hace dos años. Mi infierno con el padre de mi hija empezó ahí.
Romina llama infierno a todo lo que este señor le hizo a la nena.
Ejercía violencia psicológica y apenas me puso una mano en el cuello denuncié. Fue un gran desgaste con la nena muy chiquita y no llevábamos tanto tiempo de relación. En principio nos separamos por celos y amenazas. En el medio de todo ese proceso me entero de que estaba embarazada y decidimos volver. La beba nació prematura, de 35 semanas.
Me humillaba. Marcaba los precios de los productos que consumía y los paquetes de pañales de la nena.
Como si no fuera su hija.
La noche que me agarró del cuello me fui. Hice la denuncia. Me dieron exclusión, perimetral y alimentos. En esa época, en la comisaría de la mujer no trataban muy bien a las denunciantes. Ahora no sé.
Al poco tiempo del régimen de visitas con el padre, Romina comenzó a ver comportamientos extraños en su hija.
Se masturbaba antes de dormir y lloraba. Insistía en que yo la toque.
A LOS TRES AÑOS.
Yo le hacía cosquillas en la planta de los pies para calmarla. A veces hasta las tres o cuatro de la mañana. No había caso. Consulté con mi psicóloga y empezó tratamiento.
El día que escuché de boca de un profesional lo que tenía para decirme casi me muero.
POSIBLE ABUSO.
Romina empezó a preguntarse por parte de quién. En casa era imposible, estaba siempre con ella. El jardín, menos: acababa de empezar.
Denuncié en la comisaría de la mujer de San Isidro y como las pericias físicas dieron negativo me mandaron a mi casa.
“Tiene un honguito.”
Más de ocho horas declarando para nada.
La orden perimetral de cuando el papá casi me rompe todo el frente de mi casa tuve que solicitarla otra vez pero no pude pedir restricción para la nena. Es el padre y no había pruebas.
La nena tenía una fijación tremenda con la higiene y con tocarse. Llegaba de las visitas y lloraba.
Mi hermana estaba bañando a su bebé de tres meses, hace unos días y ella le tocó el pito. Le dijimos que no tiene que tocarlo. Que nadie debe hacerlo. Ni a ella ni al bebé.
“Mi papá me toca la pochola y le encanta.”
Pero no hay pruebas.
Pero tiene un honguito.
Pero es el padre, señora. No comprometa a la institución, piense en su hija, dijeron en el jardín.
La jueza María Silvia Villaverde, en su resolución, o como mierda se diga, dice textualmente que la comunicación entre J (la nena) y su progenitor debe continuar.
La parte que más me enfureció, es la siguiente, no sólo por venir de una jueza de la nación.
Jueza y mujer, agrega:
“La señora habla de la necesidad de empoderarse por haber padecido violencia en la pareja, confundiendo la actitud de empoderamiento con una actitud querellante, teniendo en cuenta la cantidad de las denuncias realizadas.”
La señora, se cansó de golpear puertas.
La señora se cansó de denunciar.
La señora tiene pánico porque la semana próxima es fundamental. Habrá nuevas pericias que a lo mejor tampoco sean suficientes.
Estamos hablando de un señor que masturba a su hija de tres años. Que en el medio del patio de comidas de un shopping le sacó las zapatillas para cortarle las uñas de los pies “porque la nena estaba sucia.”
La nena se siente sucia cuando vuelve de tu casa hijo de puta.
La nena, para la justicia argentina, todavía hoy, tiene un honguito.
Tiene una madre que está loca.
Que denuncia demasiado.
Que confunde las cosas.
Que me dijo desesperada “Poné mi nombre, que se sepa.”
“Ya no se a quien recurrir, no puedo más.”
Que tiene que entregar cada semana, a su hija, con un nudo en la garganta.
Porque la nena llora, pero no hay pruebas.
Porque no duerme de noche, pero no hay pruebas.
Porque me toca ahí abajo, pero no hay pruebas.
Porque es el padre, señora, piense en su hija.
Romina Alejandra Naguila, empoderada, va por todo.
Y nosotros con ella.

Zuleika Esnal

cropped-logo.jpg

#Yanonoscallamosmas-Nuevo Testimonio sobre abusos y violencias ejercidas por Cristian Aldana.

0cartel4

Yo soy de la generación de los adolescentes alternos, de valores poco claros, angustia, rebeldía y esperanza en el infinito.

Era super fan del otro yo y hacía parte del foro de la página oficial de la banda donde conocí a gente que es amiga hasta hoy y también por donde entré en contacto con Cristian Aldana.

Un dia salí de la escuela y fui al cyber, yo había mandado una nota de sentimientos al foro y recibí un mensaje lindo por privado de Cristian al respecto. No lo podía creer.

Volví saltando a la escuela a contarle a mis amigas, era lo mejor que me podía pasar en la etapa turbulenta que estaba viviendo, que mi ídolo me escribiera y me pidiera mi messenger para chatear.

Me fui a vivir al cyber prácticamente y empezamos a conversar.

Me preguntó algunas cosas y si quería que nos encontremos. Me preguntó si era virgen y le dije que sí, me pidió  mi teléfono para encontrarnos cuando viniera a mi ciudad .

Al poco tiempo después, me llamó e invitó al hotel donde se encontraba.

Estaba feliz que iba a conocer a mi ídolo que tantas cosas me hacía sentir con su música.

Sabía el precio que iba a tener que pagar.

Tenía 16 años, el sexo era algo que yo todavía no consideraba, no existía un deseo sexual real, ni era mi verdadero interés, pero sí era el de él y estaba sobreentendido.

Me acuerdo de todo, de la ropa que me puse, el sol de ese día.

Llegué con dos amigas al hotel, era la habitación 505,  nerviosa subí con ellas el ascensor y las dejé en el pasillo, fui hasta el cuarto toqué la puerta y entré.

La situación no fue forzada, pero no fue agradable.

Me sacó la ropa  em 5 minutos después de conocernos.

No sentí nada lindo pero me imaginaba que podía ser así perder la virginidad.

Me puso el pene en la cara para que se la chupe y yo NO quería y le mordí la pierna y se enojó pero quedo ahí; él quería sexo de nuevo pero le dije que no y “lo respetó”.

Yo era una adolescente depresiva, y él , el hombre a quien admiraba.

Sentirme reconocida y especial entre muchas otras, me hizo sentir mejor. En mi casa mi mamá estaba sola cuidando de mi hermano pequeño, mi papá desaparecido y yo tenía una libertad total de decisión porque nadie me controlaba.

Esa noche ellos tocaban en un festival y yo fui. Al otro día me llamó por teléfono para decirme que me había visto entre la gente y que era linda, etc.

 Hablábamos por chat y nos mandábamos mails, me decía cosas del amor, de ser libres, de no pertenecer, de ser incondicionales, de conocerse de otras vidas.

Yo nunca me enamoré de él pero le creía y sentía que lo que él estaba planteando me iba a hacer especial, me iba a ayudar a tener un punto de vista del amor, según alguien que parecía tener experiencia y una manifestación artística que me causaba fascinación.

Me encontraba con él en hoteles de mi ciudad y en otras, viajaba a escondidas para ir a verlo.

Fui a Buenos Aires a su casa con 17 años, siempre acompañada de amigas, que obvio él quería sumar a todo, pero yo no lo permitía.

Se formó un vinculo de supuesta confianza, fui descubriendo mi sexualidad dentro de nuestros encuentros, él siempre quería ultrapasar niveles en el sexo pero yo no quería y trataba de ser firme. Me decía que yo era una puta y a mí me causaba gracia esa forma que tenía de excitarse porque no me identificaba. Le decía que no, que yo era una princesa, y entonces él fue llevando el juego dentro de la forma que vió que podía manipularme.

Siempre quería estar con mas chicas,  solo una vez consiguió que estemos con una amiga mía que lo conocía de una historia aparte. No me daban ganas de hacer nada, ella le hacía sexo oral y yo lo besaba, la situación me pareció decadente y no se repitió aunque él siempre pedía que estemos con otras chicas.

Yo hacía mi vida, empecé a salir y a enamorarme.

A todos mis novios les mentía y los engañaba con Cristian Aldana, que me decía que nuestro amor era para siempre independientemente de cualquier otra persona, que había que experimentar con todos, etc.

Fui muy influenciada, no me causa gracia haber tenido que mentir un montón de veces y  después darme cuenta que la mentira nos hace mal a todos. Eso aprendí después de sentir muchísimo dolor.

Con esto quiero decir  que me hago responsable de mis actos.

A veces aparecían mensajes de otras otroyoianas amantes diciéndome cosas, a veces de sus novias oficiales, otras se acusaban entre ellas, fotos y piñas en el pogo del show de eoy.

Mentiras,  mensajes, la vida continuando y la búsqueda de un amor sin dolor, incierta.

¿Cómo el amor puede causar dolor a muchas y pretender que a través de la mentira el dolor  cese?

Cada vez tenía menos sentido su propuesta, pero seguía encontrándome con él.

Pensaba que estaba sobre entendido que las novias de Cristian pensaban igual respecto al amor, pertenencia, libertad, etc. Pero no sé por qué entonces había que mentir para encubrir ciertas situaciones.

Realmente no era consciente de la violencia más explícita que ejercía en otros casos. Si sabía que él estaba con muchas muchas muchas chicas, adolescentes y mujeres, pero creía que  teníamos una amistad interesante .

Mi relación con Cristian Aldana duró ocho años.

Algunas personas de mi entorno personal lo sabían, otras no… porque yo también intentaba establecer relaciones tradicionales en las que esto podía estar mal visto, por lo cual no lo comentaba a cualquiera.

Los últimos años que vi a Cristian Aldana yo vivía entre Argentina y otro país. Viajaba periódicamente.

Conocí cosas del mundo que me hicieron pensar en qué era lo verdadero y aumentar un poco la percepción de la vida.

En agosto del 2012 me encontré con él en Río Cuarto, estaba estable con su pareja actual y tenían una hija dentro de esa relación.

El manager,  la hermana y otros  me conocían, aunque sea de cara, porque hacía años que cuando la banda estaba en Córdoba él me invitaba a las comidas, hoteles, shows, etc.

Ese día fuimos a un hotel diferente del de la banda y todo el paseo fue a escondidas, la situación era extraña.

Lo que sucedía era que al otro día se iban a Villa María y su mujer iba a viajar para encontrarse con ellos y festejar su cumpleaños, él no quería poner en una situación incómoda a todos sus cómplices un día antes de tener que festejar juntos el cumpleaños de su mujer, aunque todos sabían que estaba en otro hotel con alguien.

Al día siguiente me despedí y viajé a la casa de mi abuela y estuve llorando dos días sin parar, sin entender que me pasaba.

Le dije que me había hecho mal el encuentro, que sentía que si su mujer supiese no iba a estar de acuerdo y que estaba entendiendo que me causaba sufrimiento que otra persona pueda ser mal afectada por esa relación que manteníamos. ¿Por qué había que mentir y exponerme de esa forma, si él pregonaba el “Amor Libre”?

Y ahí el empezó un jueguito para que podamos estar los tres juntos y así ella iba a poder entender que estaba todo bien, pero claro, tenía que seguir mintiendo, no podía decirle a su mujer que nos conocíamos de hace tanto tiempo ni mencionar absolutamente nada de toda nuestra historia.

Poco tiempo después, fui a Buenos Aires por cosas personales y nos encontramos con Cristian, fuimos a un hotel en Once.

Fue muy triste porque  me penetró por detrás, algo que YO NO QUERÍA y ni me preguntó.

Estaba super contento y orgulloso de que había sido el primero por los dos lados, como si fuera un objeto.

 Me dijo que era  lo que tenía que hacer para poder hablar con su mujer, Guillermina, y que nos encontráramos los tres.

Así que le escribí a ella, diciéndole que era amiga de Cristian, que justo estaba de viaje  en BsAs y que si quería que nos conozcamos.

Empecé a hablar con ella  por chat y por la otra ventana Cristian Aldana me iba diciendo lo que tenía que decir y lo que no.

Pero pasó algo muy inesperado, al final no nos encontramos y yo viajé, seguí en contacto con ella y comencé a sentir mas afinidad que con él.

Teníamos muchas cosas en común y a mí no me interesaba el encuentro, lo iba a hacer por Cristian y porque ella me parecía muy linda.

En fin, conversaba con ella de vez en cuando y un día me preguntó sobre una foto que encontró en el celular, yo no sabía de su existencia. Era una haciéndole sexo oral y según lo que me dijo había una colección de fotos de muchas chicas.

Y Cristian Aldana, por el otro lado, diciéndome que lo ayude a disfrazar las fechas, incitándome a seguir mintiendo…

Ella me hizo un cuestionario de mil preguntas, ahí me dí cuenta que el acuerdo de “amor libre e infidelidad” no era tan de común acuerdo, como él me decía.

Me sentí muy mal, le pedí perdón por haberle mentido y seguimos hablando en términos amistosos.

Un día dio la casualidad que descubrí que mi novio me estaba engañando con varias chicas y terminamos, estaba sensible, enojada y al mismo tiempo con los cuestionamientos de si yo me lo merecía porque siempre lo había hecho.

Era Mayo… me acuerdo porque era el cumpleaños de Cristian Aldana, ahí aparece él y Guillermina en mis mensajes.

Ella me contaba que lo había encontrado a Cristian Aldana en su casa teniendo sexo con la niñera de la hija que tienen, que justamente era la mujer del primo de él y que estaba muy mal , que quería separarse…

Por el otro lado del chat, estaba Cristian pidiéndome que hable con ella y lo ayude a que lo perdone.

Le dije que era demasiado, yo estaba sintiendo lo que ella estaba pasando, y era MUCHO DOLOR.

No podía hacer más nada, ese día entendí que estaba enfermo, que es un perverso y no puede controlarlo, que es un monstruo egoísta.

Yo no quería ser parte de eso, no quería contribuir en el dolor de nadie, ¡no quería mentir más!

Me dí cuenta que estaba siendo una bosta igual que  él, sin elegirlo.

Decidí cortar todo tipo de comunicación, lo eliminé, lo bloqueé, y desaparecí.

Nunca me despedí, nunca más fui a ver a El otro yo.

Esto fue en mayo del 2013, nunca más hablé con Cristian Aldana.

Empecé a cerrarme en mi misma, a no querer estar con nadie, a sentirme una mentirosa, me cuestionaba mi sufrimiento cuando mis novios me engañaban, si yo los engañaba también.

Hoy no consigo tener confianza en un hombre,  aún no me siento segura, no quiero reincidir en todo eso, prefiero estar sola.

Siento que todo lo que pasó, empezando por la sexualidad y siguiendo por los hábitos de relacionamiento inculcados para su total conveniencia, haciendo abuso de su poder como músico y artista, en todo momento, tuvo consecuencias en mi vida que hoy padezco.

Por actos presenciados en diferentes ocasiones, creo que los testimonios de todas las chicas que se presentaron son verídicos.

Cuando mis amigos de Argentina me empezaron a contar lo que estaba pasando me pasaron el facebook de Víctimas de Cristian Aldana. Ver el mismo modus operandi en una y otra fan, me hizo pensar que todo ese pasado esta infectado de ambición, de la energía oscura que ese hombre tiene, aprovechándose y consumiendo la inocencia de las personas, trabajando fielmente a la manipulación. UN VAMPIRO.

Su hermana, la banda, el manager, compañeros de la Umi y los fans  saben que esto es verdad y lo encubren, siempre lo hicieron, lo normalizaron. Todos saben que él es así.

No estoy aca para juzgar, creo que no me llevo la peor parte… demoró en caer la ficha pero un día sucedió  y me salí de la historia simplemente por empatía a la mujer de él que sentí como si fuese mi hermana. Fue lo que me despertó del letargo.

Acredito que fue una lección para ver y sentir como algunas personas pueden ser realmente muy egoístas y perversas.

Pasa todo el tiempo.

Está normalizado.

No nos hace bien.

No nos da paz.

Y Cristian…  el Don musical que te fue dado… aquel al cual le dediqué todas mis palabras de admiración, era para tu Misión dentro de la humanidad y vos lo aprovechaste para un beneficio enfermo y tuyo.

Espero que un día aprendamos a cuidar con respeto, el amor purísimo que está en el corazón de cada una de las personas que aparecen en nuestras vidas.

Elegí ir al hotel, pero no para esto. Mentí mucho, aún no asimilo si eso fue una elección o una gran manipulación.

Una cabeza adolescente con admiración puede ser fácilmente manipulada y esto lo puedo pensar ahora, luego de 10 años…

Todo podría haber sido diferente para mí si no hubiese sido inducida en el juego de un adulto que sabía lo que hacía.

Nunca usó preservativo.

Una vez fui a la escuela toda moretoneada de chupones en la cara y el cuello.

Nunca fuí agredida con golpes.

Él manifestó tener conciencia de que podia ir preso por mi edad.

Hubo sexo anal sin consentimiento.

Hubo fotos sin consentimiento.

Eso es violencia.

Leo las declaraciones de él y afirmo que cada palabra es falsa, es una mentira de persona.

Pido justicia en nombre de lo más valioso, el tesoro que al fin descubro… LA VERDAD.

 cropped-logo.jpg

Nuevo testimonio anónimo sobre abusos y violencias de Cristian Aldana- #Yanonoscallamosmas

0cartel4

MARTES 24 DE ENERO DEL 2017 | 15:42

Creé esta cuenta falsa por 2 motivos:

1) Porque quiero aportar con mis pruebas y testimonio para así ayudar a la causa contra ALDANA, HUMBERTO CRISTIAN.
2) Porque quiero mantener oculta mi identidad.

En Junio del 2012 a la edad de 17 años me había ido a encontrar con un amigo y al no poder encontrarme con él pasé muchos minutos dando vueltas en las calles de Av. Pueyrredón y Av. Córdoba.
A eso de las 22 de la noche paso por la puerta del restaurante “Pertutti” y lo veo a Cristian Aldana con su mujer en el mostrador como si estuvieran por pagar.
En ese mismo momento me emocioné, me puse contenta y no lo podía creer, no podía creer que él estuviera ahí adentro… Entonces voy hacia la otra puerta de salida pero me quedo al lado para esperarlo mientras escuchaba sus canciones desde mi mp3, me quería sacar una foto, que me filmara un autógrafo, ¡algo!

Cuando noto que pasan como 5 minutos y no salía, me asomo a ver y ya no estaba.
Recuerdo que entré y pedí para pasar al baño con la intención de cruzarlo en el 2do piso pero tampoco estaba.
Entonces me voy decepcionada, me subo al 118 y le mando un mensaje al Facebook personal para contarle que lo había visto, y demás cosas que se pueden ver en los mensajes.

Me respondió y yo lo leí después de casi 20 días (en ese interín fue la firma de autógrafos en Kanishka Bond Street) entonces no podía creer que me estuviera diciendo para juntarnos. Cuando él me llama por teléfono yo estaba en mi cuarto con un amigo y hablaba muy poco, pausado.. tímida (Hay un vídeo de eso porque antes de que me llame estaba filmando con mi amigo un vídeo cantando los dos y al llamarme Cristian en vez de poner stop lo minimizó). Hablamos un rato, me hacía preguntas sobre a que me dedicaba… ya no recuerdo bien pero me acuerdo que me preguntó la edad y cuando le dije 17 me dijo “ah sos chica, pensé que eras más grande”. Me dijo que me iba a tocar una canción con la guitarra, entre otras cosas más.

Finaliza la llamada y me quedo hablando con mi amigo super feliz de lo que pasó, yo creía que tambien iba a estar María, también pensaba que era una sorpresa a una fan y que iba a caer con EOYTV, y también pensé en un encuentro sexual pero justo estaba en mis últimos días del periodo menstrual por lo que me iba a negar. Total verlo, charlar, que me toque la canción o que esté María, o que fuera la sorpresa que flashé era demasiado.
Bueno, pasan las 2 horas y mi amigo junto a otra amiga que es mucho mas precavida que yo, vinieron para anotar la patente por si me hacia algo malo, o por si no era él en realidad. Su patente era “HXI 204”.
Cristian arranca y estaciona en Saenz Peña y Venezuela, mis manos sudaban y yo miraba al frente… no podía ni mirarlo, entonces me hace un masaje en el cuello. Me insistía en que le contara una fantasía sexual y a mi no me salía decirle nada, era muy raro y loco que estuviera preguntándome eso, después me abraza y me besa.
Era una experiencia rara, única, creía que era afortunada porque era “mi cantante favorito” así que entonces arranca de nuevo el auto y estaciona en las calles Chile y Pichincha, y ahí me dice para ir al asiento de atrás. Fuimos y ahí empezó parte de lo que ya se imaginan…
Entonces a lo canchero me dice “Ya fuee vamos a un teelo” Y yo muda, tímida le digo que estaba en mi último día del período y me dice que no importaba blabla. Fuimos a un hotel de once, entro con el auto… me abrió la puerta y entramos de la mano.
Si bien no me golpeó, hacia lo que quería con mi cuerpo, me sacaba fotos y filmaba, TENÍA EL FLASH EN LA CARA.
No se por qué no reaccioné, no se por qué no me molestó, y no sé por qué no me puse seria ante eso.
Al terminar, me abraza y se duerme… al rato termina la hora y me lleva con el auto hasta Independencia y Sarandí. Al bajarme me dice que me quiere y que no le dijera a nadie (Yo pensaba que lo decía por su mujer).

En fin, antes de los recitales también hubo dos encuentros, y habían mas chicas que yo en uno estaba con mi amiga y él nos pedía que nos besáramos pero le decíamos que no por el hecho de ser amigas a lo que el responde que justamente por eso, así “sellábamos nuestra amistad”.
De ahí, no lo quise ver más.

ESTO VA A TODA LA GENTE QUE SIGUE CONFIANDO EN CRISTIAN ALDANA, MI INTENCIÓN NO ES MENTIR, NO ME INTERESA HACERLO. ME INTERESA AYUDAR CON ESTAS CAPTURAS A LAS DEMÁS CHICAS QUE LUCHAN PARA QUE ESTE TIPO VAYA PRESO DE UNA VEZ.
No puedo mirar para el costado.

Yo nunca me imaginé que esto sucedería con la banda que tanto amaba, lloré mucho y me costó mucho entender que también caí en la misma trampa.

ASI QUE HUMBERTO ¡QUEDATE DONDE ESTÁS PARA SIEMPRE!

Fin del comunicado.


logo

En línea con lo postulado por el MPF, la Cámara del Crimen confirmó el procesamiento de Cristian Aldana

En línea con lo postulado por el Ministerio Público Fiscal, la Cámara del Crimen porteña confirmó ayer el procesamiento del cantante y guitarrista de la banda de rock “El Otro Yo”, Cristian Aldana, en el marco de la causa en la que se lo investiga por abuso sexual y corrupción de menores en perjuicio de al menos siete mujeres. El fallo fue firmado por los jueces Mariano González Palazzo, Rodolfo Pociello Argerich y Mariano A. Scotto, tras celebrarse la audiencia en la que el fiscal general Mauricio Viera y Verónica Fernández de Cuevas representaron al MPF.

Durante su intervención, el fiscal general “Viera propició y fundamentó la homologación del procesamiento de Aldana. Además, indicó que la intimación fue clara y precisa, y que la comprendió, en la medida que negó los hechos. Consideró razonable la calificación legal impuesta y en ese sentido señaló que la Sala de Feria A al confirmar la denegatoria de su excarcelación valoró esa subsunción como base de la decisión tomada en esa oportunidad”, señalaron los camaristas en la resolución. El fiscal sostuvo, además, que las diferencias de apreciación expuestas por la defensa del músico “podrán ser objeto de prueba y discusión en la próxima etapa”, es decir, en el juicio oral y público.

Informe completo, aquí

 

logo

Página 12/ Las esclavas se escaparon

Un agradecimiento muy especial a Luciana Peker, comprometida periodista por esta nota, a Costancia Niscovolos por la foto y a Página 12.

 

El procesamiento del cantante de El Otro Yo, Cristian Aldana, por abuso sexual agravado y gravemente ultrajante y corrupción de menores es un signo de cómo se modificó la escucha de la voz de las víctimas y cuánto aire les da a ellas para poder terminar con la culpa y el secreto de lo que padecieron. Sin embargo, las tensiones no dejan de existir, la voz de Aldana sigue haciéndose escuchar en los medios y no faltaron otros defensores –como Gustavo Cordera– que derraparon mostrándose a sí mismos como presas de insaciables jovencitas a las que no llegan a preguntarles la edad porque no les dan tiempo antes de abrir las piernas. O como víctimas de policías del deseo y la moral –puede leerse a Alfredo Leuco en las redes– que les cierran los ojos frente a la belleza. Las chicas que acusan a Aldana, en cambio, denunciaron para sobrevivir y reivindican el placer y la curiosidad adolescente. Pero frente al abuso insisten: “No nos callamos más”.

Nota completa aquí

 

logo

Orilla Sur/ Denunciantes le responden a Aldana: “Infierno es lo que vivimos nosotras”

Decidimos dar la voz a través de este medio colaborativo, donde respetuosamente Lule Oke se acerco a preguntarnos si queríamos decir algo al respecto.
Lo que dejamos en claro es que absolutamente todas las denunciantes, judiciales, penales o de la forma que fuera, merecemos respeto.
Son nuestras historias las que estamos exponiendo.
Con el fin de darnos fuerzas colectivas y de parar la mano cuando se nos revictimiza.

Muchas gracias Lule Oke, Orilla Sur y Matria por vuestro respeto y compromiso.

#Yanonoscallamosmas


—Cuando hablé con Ariel a la mañana le pregunté qué era lo que más le molestaba de todo esto: “Primero el sujeto vuelve a negar que conoce a las demás denunciantes, cuando hay pruebas de todo tipo, de hecho por ello está preso, en el fallo el juez Ponce lo deja detalladamente expreso. Por otro lado dice que mis “padres” estaban de acuerdo. Primero quiero decir, que no tengo padre, luego aclarar que mi madre al enterarse jamás estuvo de acuerdo. Pero más allá de eso y de saber en la situación de vulnerabilidad que me encontraba, la cuestión no es esa, intenta correr la atención nuevamente. Aquí el violador, golpeador, abusador de menores, perverso, manipulador, psicópata, sádico y corruptor de menores es él, Cristian Aldana, actuando siempre junto a un entorno de encubridores y co-actores. Toda la artimaña que utiliza denota una vez más lo mentiroso y enfermo que está. La cárcel es el lugar donde tiene que quedarse y este mensaje lo demuestra. Teniendo en cuenta esto, el periodismo, que tiene una gran tarea en esto, que es visibilizar, tiene que hacerlo siempre responsable y empáticamente. Estamos denunciando hechos muy graves, este sujeto es peligroso y su entorno también. Podrían haberme llamado y no exponerme a tener que merendarme la noticia de que el medio al cual le confié una nota junto a cinco víctimas más, le de espacio y encima le pregunté ¿qué piensa hacer cuando salga libre? Yo cuando leí esa pregunta, me imaginé que pensó: matarla. Se me expone a la incitación al odio, se nos revictimiza y se toma un caso serio y grave con un nivel muy bajo de profesionalismo y respeto. Son historias que sufrimos, que pasaron por nosotras, merecen todo el respeto del mundo. Les pido a los medios, que tengan en cuenta este tipo de cosas a la hora de hacer su trabajo”.

Puedes acceder a la nota completa aquí

 

matria

portadaweb2

Nota radial a Ariell Carolina Luján en “Lo Menos Pensado”.

Es el juego que se da entre lo público y lo privado. Una no está ajena a la posibilidad de “cruzarse con un loquito” y que le pase algo. Pero la mayoría de estos casos de violencia vienen de nuestro entorno más cercano. Vienen, como vos nos decías, de la niñez, de formar una pareja. Es esta mixtura de lo público y lo privado que se tiene que desvanecer en este sentido.

Es un proceso, también es ir allanando el terreno. Porque yo estoy pudiendo decir esto gracias a que mi generación anterior hizo otras cosas, y la anterior otras cosas, y la que sigue hará otras cosas.

También les quería compartir que la persona que abusó de mí cuando tenía cuatro años, que se llama Maximiliano Espina, hoy está preso en la preventiva. Y ayer me enteré de que está preso en Marcos Paz también, con Cristian Aldana. Así que para mí personalmente eso también es todo un suceso revolucionario. Estoy muy agradecida a las personas que lo denunciaron, quienes lamentablemente fueron víctimas también de esta persona. Les costó mucho romper el silencio. Y con esto quiero desmantelar todo esto que sucede dentro de la sociedad familia, que también es otro estado que hay que transformar definitivamente, por la importancia de lo que sucede detrás de la puerta. La importancia de hablar, de expresar, porque estamos abriéndoles puertas a muchas personas para sacarse eso de encima.

Yo no soy víctima hoy.

No somos más víctimas de estas personas. Fuimos víctimas.

Hoy somos personas empoderadas que estamos dispuestas a cambiar eso que nos oprimió, para poder liberar el camino a nosotras primordialmente, y así a todos y todas colectivamente.

Expresar realmente resignifica, sana, cambia. Y realmente es revolucionario hoy en día tomar la palabra sin miedo, sin vergüenza, y sabiendo que hay un montón de personas que te van a estar apoyando. La cultura de la revictimización la estamos combatiendo día a día con nuestra palabra, con nuestra fuerza. Y cada vez más gente abre los ojos; ahora con el video, con el fallo y con Aldana preso esperando el juicio. Es impresionante la cantidad de ex fans que me han escrito pidiéndonos disculpas, diciéndonos lo cegados que habían estado.

Es un proceso, yo realmente no los culpo, pero llamo a la reflexión y a que abramos los ojos. Porque cerrar los ojos se cobra vidas, cerrar los ojos mata a gente.

¡Nota completa aquí!