#Yanonoscallamosmas-Nuevo Testimonio sobre abusos y violencias ejercidas por Cristian Aldana.

0cartel4

Yo soy de la generación de los adolescentes alternos, de valores poco claros, angustia, rebeldía y esperanza en el infinito.

Era super fan del otro yo y hacía parte del foro de la página oficial de la banda donde conocí a gente que es amiga hasta hoy y también por donde entré en contacto con Cristian Aldana.

Un dia salí de la escuela y fui al cyber, yo había mandado una nota de sentimientos al foro y recibí un mensaje lindo por privado de Cristian al respecto. No lo podía creer.

Volví saltando a la escuela a contarle a mis amigas, era lo mejor que me podía pasar en la etapa turbulenta que estaba viviendo, que mi ídolo me escribiera y me pidiera mi messenger para chatear.

Me fui a vivir al cyber prácticamente y empezamos a conversar.

Me preguntó algunas cosas y si quería que nos encontremos. Me preguntó si era virgen y le dije que sí, me pidió  mi teléfono para encontrarnos cuando viniera a mi ciudad .

Al poco tiempo después, me llamó e invitó al hotel donde se encontraba.

Estaba feliz que iba a conocer a mi ídolo que tantas cosas me hacía sentir con su música.

Sabía el precio que iba a tener que pagar.

Tenía 16 años, el sexo era algo que yo todavía no consideraba, no existía un deseo sexual real, ni era mi verdadero interés, pero sí era el de él y estaba sobreentendido.

Me acuerdo de todo, de la ropa que me puse, el sol de ese día.

Llegué con dos amigas al hotel, era la habitación 505,  nerviosa subí con ellas el ascensor y las dejé en el pasillo, fui hasta el cuarto toqué la puerta y entré.

La situación no fue forzada, pero no fue agradable.

Me sacó la ropa  em 5 minutos después de conocernos.

No sentí nada lindo pero me imaginaba que podía ser así perder la virginidad.

Me puso el pene en la cara para que se la chupe y yo NO quería y le mordí la pierna y se enojó pero quedo ahí; él quería sexo de nuevo pero le dije que no y “lo respetó”.

Yo era una adolescente depresiva, y él , el hombre a quien admiraba.

Sentirme reconocida y especial entre muchas otras, me hizo sentir mejor. En mi casa mi mamá estaba sola cuidando de mi hermano pequeño, mi papá desaparecido y yo tenía una libertad total de decisión porque nadie me controlaba.

Esa noche ellos tocaban en un festival y yo fui. Al otro día me llamó por teléfono para decirme que me había visto entre la gente y que era linda, etc.

 Hablábamos por chat y nos mandábamos mails, me decía cosas del amor, de ser libres, de no pertenecer, de ser incondicionales, de conocerse de otras vidas.

Yo nunca me enamoré de él pero le creía y sentía que lo que él estaba planteando me iba a hacer especial, me iba a ayudar a tener un punto de vista del amor, según alguien que parecía tener experiencia y una manifestación artística que me causaba fascinación.

Me encontraba con él en hoteles de mi ciudad y en otras, viajaba a escondidas para ir a verlo.

Fui a Buenos Aires a su casa con 17 años, siempre acompañada de amigas, que obvio él quería sumar a todo, pero yo no lo permitía.

Se formó un vinculo de supuesta confianza, fui descubriendo mi sexualidad dentro de nuestros encuentros, él siempre quería ultrapasar niveles en el sexo pero yo no quería y trataba de ser firme. Me decía que yo era una puta y a mí me causaba gracia esa forma que tenía de excitarse porque no me identificaba. Le decía que no, que yo era una princesa, y entonces él fue llevando el juego dentro de la forma que vió que podía manipularme.

Siempre quería estar con mas chicas,  solo una vez consiguió que estemos con una amiga mía que lo conocía de una historia aparte. No me daban ganas de hacer nada, ella le hacía sexo oral y yo lo besaba, la situación me pareció decadente y no se repitió aunque él siempre pedía que estemos con otras chicas.

Yo hacía mi vida, empecé a salir y a enamorarme.

A todos mis novios les mentía y los engañaba con Cristian Aldana, que me decía que nuestro amor era para siempre independientemente de cualquier otra persona, que había que experimentar con todos, etc.

Fui muy influenciada, no me causa gracia haber tenido que mentir un montón de veces y  después darme cuenta que la mentira nos hace mal a todos. Eso aprendí después de sentir muchísimo dolor.

Con esto quiero decir  que me hago responsable de mis actos.

A veces aparecían mensajes de otras otroyoianas amantes diciéndome cosas, a veces de sus novias oficiales, otras se acusaban entre ellas, fotos y piñas en el pogo del show de eoy.

Mentiras,  mensajes, la vida continuando y la búsqueda de un amor sin dolor, incierta.

¿Cómo el amor puede causar dolor a muchas y pretender que a través de la mentira el dolor  cese?

Cada vez tenía menos sentido su propuesta, pero seguía encontrándome con él.

Pensaba que estaba sobre entendido que las novias de Cristian pensaban igual respecto al amor, pertenencia, libertad, etc. Pero no sé por qué entonces había que mentir para encubrir ciertas situaciones.

Realmente no era consciente de la violencia más explícita que ejercía en otros casos. Si sabía que él estaba con muchas muchas muchas chicas, adolescentes y mujeres, pero creía que  teníamos una amistad interesante .

Mi relación con Cristian Aldana duró ocho años.

Algunas personas de mi entorno personal lo sabían, otras no… porque yo también intentaba establecer relaciones tradicionales en las que esto podía estar mal visto, por lo cual no lo comentaba a cualquiera.

Los últimos años que vi a Cristian Aldana yo vivía entre Argentina y otro país. Viajaba periódicamente.

Conocí cosas del mundo que me hicieron pensar en qué era lo verdadero y aumentar un poco la percepción de la vida.

En agosto del 2012 me encontré con él en Río Cuarto, estaba estable con su pareja actual y tenían una hija dentro de esa relación.

El manager,  la hermana y otros  me conocían, aunque sea de cara, porque hacía años que cuando la banda estaba en Córdoba él me invitaba a las comidas, hoteles, shows, etc.

Ese día fuimos a un hotel diferente del de la banda y todo el paseo fue a escondidas, la situación era extraña.

Lo que sucedía era que al otro día se iban a Villa María y su mujer iba a viajar para encontrarse con ellos y festejar su cumpleaños, él no quería poner en una situación incómoda a todos sus cómplices un día antes de tener que festejar juntos el cumpleaños de su mujer, aunque todos sabían que estaba en otro hotel con alguien.

Al día siguiente me despedí y viajé a la casa de mi abuela y estuve llorando dos días sin parar, sin entender que me pasaba.

Le dije que me había hecho mal el encuentro, que sentía que si su mujer supiese no iba a estar de acuerdo y que estaba entendiendo que me causaba sufrimiento que otra persona pueda ser mal afectada por esa relación que manteníamos. ¿Por qué había que mentir y exponerme de esa forma, si él pregonaba el “Amor Libre”?

Y ahí el empezó un jueguito para que podamos estar los tres juntos y así ella iba a poder entender que estaba todo bien, pero claro, tenía que seguir mintiendo, no podía decirle a su mujer que nos conocíamos de hace tanto tiempo ni mencionar absolutamente nada de toda nuestra historia.

Poco tiempo después, fui a Buenos Aires por cosas personales y nos encontramos con Cristian, fuimos a un hotel en Once.

Fue muy triste porque  me penetró por detrás, algo que YO NO QUERÍA y ni me preguntó.

Estaba super contento y orgulloso de que había sido el primero por los dos lados, como si fuera un objeto.

 Me dijo que era  lo que tenía que hacer para poder hablar con su mujer, Guillermina, y que nos encontráramos los tres.

Así que le escribí a ella, diciéndole que era amiga de Cristian, que justo estaba de viaje  en BsAs y que si quería que nos conozcamos.

Empecé a hablar con ella  por chat y por la otra ventana Cristian Aldana me iba diciendo lo que tenía que decir y lo que no.

Pero pasó algo muy inesperado, al final no nos encontramos y yo viajé, seguí en contacto con ella y comencé a sentir mas afinidad que con él.

Teníamos muchas cosas en común y a mí no me interesaba el encuentro, lo iba a hacer por Cristian y porque ella me parecía muy linda.

En fin, conversaba con ella de vez en cuando y un día me preguntó sobre una foto que encontró en el celular, yo no sabía de su existencia. Era una haciéndole sexo oral y según lo que me dijo había una colección de fotos de muchas chicas.

Y Cristian Aldana, por el otro lado, diciéndome que lo ayude a disfrazar las fechas, incitándome a seguir mintiendo…

Ella me hizo un cuestionario de mil preguntas, ahí me dí cuenta que el acuerdo de “amor libre e infidelidad” no era tan de común acuerdo, como él me decía.

Me sentí muy mal, le pedí perdón por haberle mentido y seguimos hablando en términos amistosos.

Un día dio la casualidad que descubrí que mi novio me estaba engañando con varias chicas y terminamos, estaba sensible, enojada y al mismo tiempo con los cuestionamientos de si yo me lo merecía porque siempre lo había hecho.

Era Mayo… me acuerdo porque era el cumpleaños de Cristian Aldana, ahí aparece él y Guillermina en mis mensajes.

Ella me contaba que lo había encontrado a Cristian Aldana en su casa teniendo sexo con la niñera de la hija que tienen, que justamente era la mujer del primo de él y que estaba muy mal , que quería separarse…

Por el otro lado del chat, estaba Cristian pidiéndome que hable con ella y lo ayude a que lo perdone.

Le dije que era demasiado, yo estaba sintiendo lo que ella estaba pasando, y era MUCHO DOLOR.

No podía hacer más nada, ese día entendí que estaba enfermo, que es un perverso y no puede controlarlo, que es un monstruo egoísta.

Yo no quería ser parte de eso, no quería contribuir en el dolor de nadie, ¡no quería mentir más!

Me dí cuenta que estaba siendo una bosta igual que  él, sin elegirlo.

Decidí cortar todo tipo de comunicación, lo eliminé, lo bloqueé, y desaparecí.

Nunca me despedí, nunca más fui a ver a El otro yo.

Esto fue en mayo del 2013, nunca más hablé con Cristian Aldana.

Empecé a cerrarme en mi misma, a no querer estar con nadie, a sentirme una mentirosa, me cuestionaba mi sufrimiento cuando mis novios me engañaban, si yo los engañaba también.

Hoy no consigo tener confianza en un hombre,  aún no me siento segura, no quiero reincidir en todo eso, prefiero estar sola.

Siento que todo lo que pasó, empezando por la sexualidad y siguiendo por los hábitos de relacionamiento inculcados para su total conveniencia, haciendo abuso de su poder como músico y artista, en todo momento, tuvo consecuencias en mi vida que hoy padezco.

Por actos presenciados en diferentes ocasiones, creo que los testimonios de todas las chicas que se presentaron son verídicos.

Cuando mis amigos de Argentina me empezaron a contar lo que estaba pasando me pasaron el facebook de Víctimas de Cristian Aldana. Ver el mismo modus operandi en una y otra fan, me hizo pensar que todo ese pasado esta infectado de ambición, de la energía oscura que ese hombre tiene, aprovechándose y consumiendo la inocencia de las personas, trabajando fielmente a la manipulación. UN VAMPIRO.

Su hermana, la banda, el manager, compañeros de la Umi y los fans  saben que esto es verdad y lo encubren, siempre lo hicieron, lo normalizaron. Todos saben que él es así.

No estoy aca para juzgar, creo que no me llevo la peor parte… demoró en caer la ficha pero un día sucedió  y me salí de la historia simplemente por empatía a la mujer de él que sentí como si fuese mi hermana. Fue lo que me despertó del letargo.

Acredito que fue una lección para ver y sentir como algunas personas pueden ser realmente muy egoístas y perversas.

Pasa todo el tiempo.

Está normalizado.

No nos hace bien.

No nos da paz.

Y Cristian…  el Don musical que te fue dado… aquel al cual le dediqué todas mis palabras de admiración, era para tu Misión dentro de la humanidad y vos lo aprovechaste para un beneficio enfermo y tuyo.

Espero que un día aprendamos a cuidar con respeto, el amor purísimo que está en el corazón de cada una de las personas que aparecen en nuestras vidas.

Elegí ir al hotel, pero no para esto. Mentí mucho, aún no asimilo si eso fue una elección o una gran manipulación.

Una cabeza adolescente con admiración puede ser fácilmente manipulada y esto lo puedo pensar ahora, luego de 10 años…

Todo podría haber sido diferente para mí si no hubiese sido inducida en el juego de un adulto que sabía lo que hacía.

Nunca usó preservativo.

Una vez fui a la escuela toda moretoneada de chupones en la cara y el cuello.

Nunca fuí agredida con golpes.

Él manifestó tener conciencia de que podia ir preso por mi edad.

Hubo sexo anal sin consentimiento.

Hubo fotos sin consentimiento.

Eso es violencia.

Leo las declaraciones de él y afirmo que cada palabra es falsa, es una mentira de persona.

Pido justicia en nombre de lo más valioso, el tesoro que al fin descubro… LA VERDAD.

 cropped-logo.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s