ALERTA. “Ayudame por favor”

0cartel4

Nos conocimos por una banda de música, en el 2006. Íbamos a los recitales. A la semana lo tenía comiendo con mi familia. Cualquiera.
Romina me pidió permiso para contar su historia. Para decir su nombre. Para pedir ayuda.
ESTOY ACA se volvió un mantra.
Romina tiene una hijita.
Me separé hace dos años. Mi infierno con el padre de mi hija empezó ahí.
Romina llama infierno a todo lo que este señor le hizo a la nena.
Ejercía violencia psicológica y apenas me puso una mano en el cuello denuncié. Fue un gran desgaste con la nena muy chiquita y no llevábamos tanto tiempo de relación. En principio nos separamos por celos y amenazas. En el medio de todo ese proceso me entero de que estaba embarazada y decidimos volver. La beba nació prematura, de 35 semanas.
Me humillaba. Marcaba los precios de los productos que consumía y los paquetes de pañales de la nena.
Como si no fuera su hija.
La noche que me agarró del cuello me fui. Hice la denuncia. Me dieron exclusión, perimetral y alimentos. En esa época, en la comisaría de la mujer no trataban muy bien a las denunciantes. Ahora no sé.
Al poco tiempo del régimen de visitas con el padre, Romina comenzó a ver comportamientos extraños en su hija.
Se masturbaba antes de dormir y lloraba. Insistía en que yo la toque.
A LOS TRES AÑOS.
Yo le hacía cosquillas en la planta de los pies para calmarla. A veces hasta las tres o cuatro de la mañana. No había caso. Consulté con mi psicóloga y empezó tratamiento.
El día que escuché de boca de un profesional lo que tenía para decirme casi me muero.
POSIBLE ABUSO.
Romina empezó a preguntarse por parte de quién. En casa era imposible, estaba siempre con ella. El jardín, menos: acababa de empezar.
Denuncié en la comisaría de la mujer de San Isidro y como las pericias físicas dieron negativo me mandaron a mi casa.
“Tiene un honguito.”
Más de ocho horas declarando para nada.
La orden perimetral de cuando el papá casi me rompe todo el frente de mi casa tuve que solicitarla otra vez pero no pude pedir restricción para la nena. Es el padre y no había pruebas.
La nena tenía una fijación tremenda con la higiene y con tocarse. Llegaba de las visitas y lloraba.
Mi hermana estaba bañando a su bebé de tres meses, hace unos días y ella le tocó el pito. Le dijimos que no tiene que tocarlo. Que nadie debe hacerlo. Ni a ella ni al bebé.
“Mi papá me toca la pochola y le encanta.”
Pero no hay pruebas.
Pero tiene un honguito.
Pero es el padre, señora. No comprometa a la institución, piense en su hija, dijeron en el jardín.
La jueza María Silvia Villaverde, en su resolución, o como mierda se diga, dice textualmente que la comunicación entre J (la nena) y su progenitor debe continuar.
La parte que más me enfureció, es la siguiente, no sólo por venir de una jueza de la nación.
Jueza y mujer, agrega:
“La señora habla de la necesidad de empoderarse por haber padecido violencia en la pareja, confundiendo la actitud de empoderamiento con una actitud querellante, teniendo en cuenta la cantidad de las denuncias realizadas.”
La señora, se cansó de golpear puertas.
La señora se cansó de denunciar.
La señora tiene pánico porque la semana próxima es fundamental. Habrá nuevas pericias que a lo mejor tampoco sean suficientes.
Estamos hablando de un señor que masturba a su hija de tres años. Que en el medio del patio de comidas de un shopping le sacó las zapatillas para cortarle las uñas de los pies “porque la nena estaba sucia.”
La nena se siente sucia cuando vuelve de tu casa hijo de puta.
La nena, para la justicia argentina, todavía hoy, tiene un honguito.
Tiene una madre que está loca.
Que denuncia demasiado.
Que confunde las cosas.
Que me dijo desesperada “Poné mi nombre, que se sepa.”
“Ya no se a quien recurrir, no puedo más.”
Que tiene que entregar cada semana, a su hija, con un nudo en la garganta.
Porque la nena llora, pero no hay pruebas.
Porque no duerme de noche, pero no hay pruebas.
Porque me toca ahí abajo, pero no hay pruebas.
Porque es el padre, señora, piense en su hija.
Romina Alejandra Naguila, empoderada, va por todo.
Y nosotros con ella.

Zuleika Esnal

cropped-logo.jpg

Anuncios

One response to “ALERTA. “Ayudame por favor”

  1. Ya que estamos voy a hablar como abuela y al revés en mi caso es su mamá quien ejerce violencia psicológica probada x psicólogas forenses,quien tiene secuestrado a mi nieto de 6 años,quién hace denuncia tras denuncia todas caídas por falaces y hoy mi hijo en juzgado penal para poder parar esto,hay un acuerdo homologado q la señora incumple desde el 29 de Diciembre y la respuesta de la jueza Galatti del juzgado 1 de familia de Moreno es “ esto es una situación de adultos q uds deben resolver “ y nosotros seguimos sin ver a Olí,sin saber cómo está,mi hijo efectúa los aportes económicos como corresponde y más y ???? Los juzgados de menores dan vergüenza y generan impotencia y bronca para los dos lados, no es cuestión de género,es cuestión q como nadie controla no hacen nada…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s