Testimonio de abusos y violencias ejercidas por Tato Toledo. #YaNoNosCallamosMas

Este tipo es Tato Toledo, y él me violó.
La noche del sábado 24 de septiembre del 2016, en Lincoln, provincia de Buenos Aires, una amiga (14) y yo (16) salimos, nos emborrachamos demasiado y decidimos ir a lo de otra amiga a dormir, pero nunca llegamos.
En el camino nos caímos, porque estábamos ebrias, y pararon dos motos, en una, quién luego supe que era Tato Toledo, y en la otra un amigo suyo, nosotras no queríamos que nos lleven, nos negamos muchas veces y quisimos irnos, pero cargaron a mi amiga en la otra moto y quedo inconsciente, no la podía dejar, yo también estaba muy borracha, y tuve que subir con Tato.
Les pedí que nos lleven a la casa de mi amiga, pero nos llevaron a su casa, en él barrio La Rural, entró primero él, otro pibe con mi amiga a upa, y de nuevo, no podía dejarla, y me tuve que dejar llevar por Tato hasta adentro, nos acostaron en una cama de dos plazas y se fueron, nos dormimos.
Cuando me desperté Tato Toledo estaba acostado atrás mío, me tocaba, la saque la mano y empezó a tocar a mi amiga, yo no podía permitir que a ella, siendo mas chica y estando en peor estado que yo, le pase algo.
Le corrí la mano para que la deje y cuando me volvió a tocar no dije nada, lloraba en silencio, me dio vuelta para sacarme la ropa y traté de resistirme, pero me amenazó diciendo “¿No querés? Tranquila, no llores, no te voy a hacer nada que no quieras, no importa, yo se que tu amiga no me va a decir que no” entonces llorando le dije que no, que me haga lo que sea, pero por favor no la toque.
Mientras Tato Toledo me violaba, yo mordía una almohada para no quejarme por él dolor, y lloraba sin hacer ruido, no quería que mi amiga se de cuenta, ella me hablaba y yo le decía que estaba todo bien, que siga durmiendo y no mire para ahí.
Cuando terminó Tato Toledo salió de la pieza, con mi amiga nos abrazamos y empezamos a llorar y temblar, teníamos miedo, frío, a mí me dolía el cuerpo, a las dos nos dolía el alma, tratábamos de ver como irnos pero no íbamos a poder porque estaba él, la cosa es que nos escuchó y entró gritando, retándonos y obligándonos a parar de llorar, repetía “acá no pasó nada, vos quisiste coger, nadie le hizo nada a nadie sin autorización” le pedimos que se fuera de la pieza, se fue.
Lloramos bajito y hablamos en susurros un rato, pero él volvió, se acostó atrás mío y me tocaba, con mi amiga nos mirábamos a los ojos, llorábamos en silencio, yo le apretaba los brazos y ella me secaba las lágrimas.
Me volvió a violar, ahora estando despierta mi amiga, mientras él me violaba nosotras nos dábamos fuerte la mano, ella le pedía por favor que nos deje ir, él me seguía diciendo que podía seguir con ella y entonces yo volvía a decir que no, que por favor no la toque.
Después de violarme por segunda vez se acostó atrás mío, nosotras solo nos miramos en silencio hasta que lo escuchamos roncar, y salimos tratando de no hacer ruido.
La puerta estaba trabada con una pala y él se despertó, así que salió a recordarnos que “nadie le hizo a nadie nada que no quiera” y nosotras corrimos hasta la ruta del acceso.

18555967_309641176126051_6186481987982285274_n.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s