Testimonio de acoso y abuso en INIDEP #YaNoNosCallamosMas

Desde el 2008 al 2014 fui observadora de pesca en el Inidep. Tuve que subirme a barcos donde nunca se habían embarcado mujeres. Tuve que estar 2 meses en alta mar con 90 hombres, siendo la única mujer a bordo. Pasé por situaciones que no me fueron nada fáciles de afrontar.

Hoy soy consciente de que desde que subí al primer barco hasta que pedí a gritos el desembarco en el último, fui víctima de muchísimos acosos en situaciones muy extremas.

Como quien dice, sin dejar que eso me afecte, seguí embarcándome y las situaciones de abuso y acoso por parte de capitanes, oficiales y marineros nunca pararon. Como quién dice, sin dejar que esto me afecte… pero la realidad es que me afectó mucho y acumulé muchas broncas.

Estos abusos son tan normales que se pasan por alto o minimizan. No quisiera que esto siga pasando en la sociedad.

Para quién nunca se embarcó es muy difícil llegar a entender que arriba de un barco se vive al límite.

También es cierto que muchas empresas no quieren contratar mujeres a bordo, justamente para ahorrarse todos estos problemas de violencia de género.

Nada distinto de lo que pasa en tierra. Tanto arriba como abajo de los barcos hay muchos hombres que se piensan con derecho a estos abusos. Se manejan con total impunidad.

Mi historia en los barcos terminó mal por no hablar a tiempo de estos abusos que tan sutiles parecen a veces.

Lo único que hice público en uno de mis informes como observadora de pesca fue el nombre y apellido de un capitán, pero no di detalles. Todo quedó en una queja mía por el mal desempeño que tuvo este señor para con toda la tripulación durante la marea.
No dije nunca hasta hoy, que el señor Jorge Zanier tuvo que ser contenido por el primer oficial y solo por eso no se atrevió a proponerme tener relaciones sexuales con él. Agradezco que había un primer oficial mucho mas profesional que el capitán que supo manejar la situación. Ese mismo capitán, cargaba con un arma de fuego escondida en una bolsa los últimos días de marea como protección porque tenía miedo de que su tripulación se amotine por, entre otras cosas, querer extender la marea solo porque a él le resultaba económicamente beneficioso.
Jorge Zanier era un peligro para su tripulación, y al mismo tiempo el responsable de la seguridad a bordo. Solo por eso lo denuncié en mi informe. Hasta donde sé, tres años después seguía navegando para la misma empresa.

Esto que cuento fue anecdótico para mí. Es normal vivir situaciones así a bordo.

Quiero dar testimonio también de algo ocurrido en mi última marea, en el 2014. El problema puntual lo tuve con el enfermero del barco (no recuerdo el nombre, le decían “bruja”). A este otro señor se le había metido en su cabeza que yo le recordaba a su esposa y por eso tuve que soportar, producto de su psicosis, un cuestionamiento totalmente fuera de lugar sobre porque yo había llegado tarde a almorzar un día, sin contar torturas psicológicas como por ejemplo decirme que no trabaje tanto ya que me estaba obsesionando con mi trabajo y que mi cara tenia un aspecto muy amarillo. Nunca trabaje de más, solo cumplía con el protocolo, y en muchos casos y ya a esas alturas de la marea, ni llegaba a cumplirlo. Pero este señor estaba obsesionado conmigo. Esa misma noche durante la cena él y el primer oficial hablaron entre risas de que la comida estaba envenenada. Se reían. Si eso fue un chiste o no, no lo voy a saber nunca. Esa misma noche fui a hablar con el capitán respecto de lo acosada que me sentía por el enfermero. Sobre el episodio de la cena no dije nada. También recuerdo luego de eso haber tenido una charla con el jefe de máquinas, en la cual me alertó de que me cuide del enfermero porque era una persona jodida. No pude dormir y me sentí muy mal esa noche. Sudaba mucho y tenia palpitaciones. Estaba descompuesta y tuve sangrado vaginal. Tuve miedo, mucho miedo de que me estuvieran envenenando y violando.
Al dia siguiente fui a hablar con el capitán para pedir mi desembarque. Me pidió explicaciones que no pude darle. Ya había llegado a mi límite y solo me quería bajar. Discutimos y en mi impotencia tuve un arrebato de ira y lo agarré del cuello. Aun así me dijo que la secretaria de pesca no autorizaba mi desembarco. Tenía que esperar 4 días para hacer un trasbordo a otro barco que me llevase a puerto. Yo no me sentía en condiciones de esperar. Seguí gritando y rompí algunas cosas en el puente. El enfermero subió y le dijo al capitán que no se animaba a darme un sedante. Era consciente, de a ratos, de a ratos la voz que me salía ni siquiera sentía que fuese mía. El capitán me dijo que el no podía hacer nada para acelerar mi desembarco y que intentara llamar por mi cuenta. Logré comunicarme con una administrativa del Inidep que entendió que la situación era grave y enviaron al barco a puerto.

Al día antes de llegar a rada y un poco mas tranquila recuerdo haberle preguntado al enfermero si tenía algo que decirme a lo que respondió: “si hablo voy preso”. Ese día me desembarqué y no quise saber mas nada con el Inidep. No conté nada ni a la empresa ni al Inidep. Bajé muy desequilibrada del barco y decidí que no quería saber que había pasado. No me hice estudios médicos ni de sangre. No podía dormir. Gritaba y tenía mucha bronca. No me acuerdo de todo. Tengo algunos baches. Me acuerdo que a los pocos días fui al Inidep a entregar el informe. Me acuerdo que me sentía excitada y mi mente no paraba. Me acuerdo que en un momento dejé que quienes me acompañaban esos días me llevaran a ver un psiquiatra que me medicó y me dormía a cada rato. Me acuerdo poco de esa semana. Se que viajé con mi mamá a Buenos Aires pero no me acuerdo cómo. Se que a los pocos días me sentí mejor y decidí que ya esta bien y que me podía volver sola a Mar del Plata. Pero seguía mal de a ratos y una noche tomé una sobredosis de la medicación esperando despertarme en otra realidad. Pero no fue así. Después de eso corté por mi cuenta con el tratamiento psiquiátrico. Esto fue por noviembre de 2014.

Al día siguiente, una amiga me propuso que hagamos el curso de guardavidas, viajé a Buenos Aires a reponerme y decidí que era un buen plan para empezar de cero. A principios de Diciembre volví a Mar del Plata acompañada por mi prima y en marzo comencé el curso de guardavidas en la Escuela A.R.A. de Mar Chiquita, con sede en el club Kimberley de Mar del Plata.

Al final me encontré con compañeras en la misma situación de abuso y acoso que yo. Algunas llegaban de otras escuelas de guardavidas porque tenían los mismos problemas en los otros establecimientos. Pocas se animan a hacerlo público hasta hoy.

El 31 de marzo de 2016, día del examen final de trabas y zafaduras, ninguna de las mujeres fuimos aprobadas.
El 28 de abril de 2016, día de la segunda fecha para el examen de trabas y zafaduras, Horacio Martin, uno de los directores de la escuela, me avisa telefónicamente que por el fallecimiento del padre de uno de los profesores, el examen quedaba postergado hasta nuevo aviso. Sí justifico la situación esa como razón válida para postergar el examen, lo que no puedo justificar después de todo lo vivido es la respuesta fuera de lugar por parte del sr. Horacio Martin cuando le expliqué que ya no podía esperar para rendir (tenía un viaje programado). Su respuesta fue: “pasate por casa jua”.

Como mi reacción fue negativa, me dijo que era broma. Y ese es el punto. NO ES BROMA. Una respuesta así dada por un directivo de un establecimiento NO es ninguna broma. Es una provocación que genera mucha bronca y es un ACOSO mas.
Antes de volverme a Buenos Aires pedí por favor un certificado con las materias aprobadas hasta el momento y días después me llegó a mi domicilio el título de guardavidas. Declarando que el 31 de marzo de 2016 yo había aprobado trabas y zafaduras. Firmado por Horacio Martin, Fernando Soto, y certificado al dorso por Nestor Nardone. No sé por qué me dieron ese título sin haber aprobado nunca el examen final. Supongo que Horacio me apreciaba y sintió que me estaría haciendo un favor. No lo sé, pero prefiero no callarme mas nada.

Florencia Maccarini, 06/06/2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s