Javier Mollo Director de Cine, Director de BUDAFILMS, Trabajador en UADE depto de Publicidad Violento, Acosador, Manipulador. #YaNoNosCallamosMas!

Soy actriz, en el duro y largo proceso de buscar trabajo de lo que había estudiado me encontré con un grupo de actores manejados por un director y una asistente que trabajaban en una escuela de actuación frente a cámara llamado “Actor’s Proyect” en el que, mediante el pago de la cuota mensual de clases se financiaba el ambicioso proyecto de hacer un largometraje con los alumnos del nivel más avanzado.

El guión era escrito por el director y profesor del curso: Javier Mollo.

La primera parte del proceso de selección era encontrarse con él, en la que después me enteré que era su casa, supuestamente para ver si uno estaba apto o no para participar en el proyecto.

Pasé su casting y empecé a ir a las clases.

Era el nivel “inicial” y aparentemente, cuando hicimos una prueba de cámara, él determinó que tenía más experiencia que el resto, por lo tanto, decidió subirme  al curso avanzado, con un grupo de gente que se conocía hacía un par de años y que ya habían hecho un cortometraje que incluso, había llegado a varios festivales.

Al tiempo, entendí que todos tenían una relación de  pseudo-amistad y de mucha pleitesía hacia el director, particularmente los hombres.

Una vez elegido el guión de la película que se iba a filmar, Mollo me dice, después de una clase, que me tenía que preguntar algo que le daba “mucho miedo y vergüenza”: estaba terminando el guión de la peli que tenía planeado hacer en el fin de ese año pensando en mí. Q

uería que  yo la protagonizara, pero no sabía si yo “ME LA IBA A BANCAR”.

Le dije, muy sinceramente, que no lo sabía pero que iba a dar lo mejor de mí.

Unos días más tarde, me citaron él y Victoria, (su asistente) para asegurarse de mi compromiso con el proyecto, porque no me conocían tanto como a los otros.

Empezamos con los ensayos.

Mollo hacía una entrada en calor y una larga relajación a ojos cerrados que finalizaba con él haciéndole masajes SIEMPRE a mujeres.

Empezamos a grabar.

Me tiñeron el pelo más oscuro, y este director empezó, de a poco a invadir mi vida: a mandarme mensajes a cualquier hora, primero con referencias sobre tal o cual escena de una película y después diciendo que era muy talentosa, la joya de un grupo con pocas luces (algo que lejos de hacerme sentir bien me deprimía mucho) y que la película básicamente existiría en plena forma sólo por mi aporte.

Se puso intenso.

Me dijo que yo tenía que estar 100% para la película, que tenía que llegar antes e irme después que cualquiera, y más aún por ser la “nueva” que él había elegido, porque el resto venía remando hacía tres años por un protagónico.

“Esta película es nuestro tesoro, y nosotros somos como una secta que guarda el secreto y la protege frente a todo y a todos”.

Hoy entiendo que Mollo quería provocarme, enloquecerme o llevarme a estados emocionales complejos que seguramente necesitaba para el personaje trastornado que diseñó para mí.

En resumen, Mollo se enteró que no estaba sola y de movida me dijo que mi novio iba a ser un problema porque “sus celos” (sin conocerlo) podrían ser un problema para todos.

Había días en los que me pedía que vaya a su casa a cualquier hora con imperativos “venite ya para mi casa” y tanteaba mi terreno con preguntas del tipo “Vos estás re enamorada, ¿No? No lo cagás ni en pedo a tu novio…

Me decía que teníamos una conexión especial, maravillosa, que no podía ni hablar de eso porque se volvía loco…Que si fuera soltero me diría de irnos a vivir a otro lado.

Yo contestaba con “jajaja” porque era el director de mi película, y sentía que sería desubicado mandarlo a cagar de una.

En un momento, orquestó un ensayo privado en la terraza del lugar en donde siguen ensayando actualmente, en el que él,  actuaba de un ex novio fantasma de mi personaje y me besó forzosamente en la terraza del lugar en donde ensayábamos.

Yo no pude continuar con esa supuesta escena que estábamos haciendo, y lo empuje riéndome y diciéndole que era raro.

Me dijo que “estaba complicando todo” porque claramente no cooperé y dimos por terminada la escena.

Hoy entiendo que Victoria sabía muy bien lo que Mollo hacía y lo ayudaba a manipular actrices.

Un día me contó que su novia estaba loca, que tenía ataques de locura e histeria, que se encerraba a llorar en el baño y se lastimaba. Me dijo que no daba más de la depresión, que se quería separar pero que tenía miedo que ella hiciera una locura.

Yo había visto a la chica un par de veces, no parecía coincidir con sus descripciones, en sus chats me contaba sobre lo triste que lo tenía el tema, que la dejaría, que “se guardaba de decirme ciertas cosas porque si no, dejaba todo”. Yo nunca respondí a nada de eso. Creo que lo volvió aún más loco.

En el medio del rodaje “agregó” una escena sexual que no estaba en guión, y junto con la complicidad de mi co-protagonista y su asistente Victoria, me presionaron al extremo para que la haga porque si no, la película ENTERA carecería de sentido.

La escena fue incómoda, no solo porque me habían presionado y teníamos que estar desnudos, si no porque por problemas técnicos tuvimos que hacerla tantas veces que me largué a llorar ante la apatía de los presentes.

Él estaba agresivo, nervioso, y se olvidaba de los micrófonos.

Estuvimos muchas horas con eso, él ni siquiera se encargó de que hubiera comida para los que estábamos trabajando, (le sacó galletitas de la alacena al dueño de casa).

Era un domingo de votación en Buenos Aires, estábamos en el departamento de uno de los actores (que no estaba en el lugar) y teníamos los celulares en silencio para no interrumpir la escena.

Yo le había dicho a mi novio que me pasara a buscar tipo 12.00, y al no poder chequear los teléfonos, alrededor de las 2.00 AM él tocó timbre (con obvia preocupación) y eso dio lugar a la culminación total de su personalidad psicópata y violenta.

Mollo explotó en ira, estaba rojo, me gritó que ubicara a mi novio para que no tocara timbre ni una vez más o él mismo iba a bajar a decírselo.

Me decía que le pusiera límites a sus celos enfermos, que para qué venía a controlar lo que hacíamos.

Yo le dije que era tarde, que tocaba timbre porque hace horas que me esperaba, le pedí que por favor lo dejara subir.

Me dijo que no.

Me gritó delante de mis compañeros y ninguno me defendió, Victoria decía que bajara la voz por los vecinos y porque la casa no era nuestra.

Yo, afortunadamente, exploté de la misma forma: le grité de la misma manera, le dije que era una desubicado y un enfermo que lo único que había hecho era presionarme durante todo este tiempo, que me había mandado mensajes desubicados y a cualquier hora y me había querido enfermar de todas formas.

Al sentirse descubierto, me pidió casi llorando que fuéramos al cuarto y me dio un abrazo mientras me pedía que lo perdone.

Me acuerdo que yo temblaba, que no lo abracé y que por fin pude ver al monstruo.

Me dolió confirmar que estaba en el baile con un psicópata, en el medio de un rodaje que involucraba a cada uno de los actores, incluso económicamente.

Por esto, al otro día decidí hablar con las chicas, contarles lo que había pasado, para confirmar que a todas ellas Mollo les mandaba mensajes insinuantes o incluso muy directos, y como gustaba porque era “lindo”, había llegado a tener algo con alguna.

Una de ellas me contó que él alardeaba de ser profesor en una institución y amenazar a alumnas con no aprobarlas si no hacían tal o cual cosa con él.

A los días un compañero que era terapeuta, me preguntó cómo estaba porque no me veía bien.

Yo le conté todo, y él me confesó que Mollo había tenido problemas de este tipo con otras actrices que estaban en el grupo desde hacía años, pero que se habían ido por esa razón.

Le conté de las otras chicas del elenco, de lo del rodaje, de mi angustia y por fin me sentí contenida por uno de los chicos, con el poder de haber expuesto al director.

Al poco tiempo, Mollo se puso muy nervioso.

Me llamó por teléfono y me dijo que me quería ver para hablar conmigo en su casa, que yo no estaba dando lo mejor de mí y la película se caía (con un tomo sumamente amenazante).

Anteriormente había hecho lo mismo, y me dijo que consideró sacarme de la peli, porque tenía una “fila de actrices que harían cualquier cosa por un protagónico”.

Le dije que no, que no iba a ir a su casa bajo ningún aspecto.

Me dijo que fuera al Starbucks que le quedaba cerca, que él y “la negra” Victoria querían hablar conmigo.

Nuevamente me negué.

Me dijo que se había enterado que estuve hablando con Luis y le había dicho un par de boludeces que eran graves y estaba equivocada.

Yo le dije que era un cínico, un manipulador y psicópata, que sabía muy bien lo que hacía con otras mujeres y que no me iba a callar ni le tenía miedo.

Le aseguré que todas las chicas estábamos en contacto, conectadas, y que solamente terminaba la película por mis compañeros que ya habían financiado el proyecto: si me iba, no había peli porque lamentablemente era la protagonista.

Me dijo que cuando terminara el rodaje, yo no lo iba a ver nunca más.

Me causo gracia que lo hiciera sonar como una amenaza.

Le dije que me parecía bárbaro, que yo tampoco veía la hora de terminar el rodaje.Me dijo  que jamás creyó tener un problema así con una actriz. Yo, le dije muy suelta de cuerpo que seguramente jamás creyó que yo iba a tener los ovarios tan puestos como para darme el lujo de no dejarme someter por él, y encima, decirle todo lo que le estaba diciendo en la cara y contárselo a terceros.

A partir de ahí, no hablamos más.

Tampoco me hablaban mis compañeros varones, y se burlaban con ironía a mis espaldas, yo me daba cuenta, pero no me importaba: Mollo los tenía obnubilados de una forma sectaria, tribal, entre chistes misóginos y una complicidad muy fiel, machismo puro.

Había un claro clima conspiratorio en mi contra: “la actriz que se volvió loca y lo pone nervioso al director”. Por suerte estuve muy apoyada por mis compañeras.

A pesar del clima del horror, terminé con la película porque las órdenes me las daba Victoria y él solamente filmaba y no me hablaba. Borró a las chicas que nos habíamos “despertado” del grupo de Facebook que teníamos en ese momento.

Una vez terminados sus roles, ellas también lo borraron de sus redes. Terminó la película, y nadie me avisó del estreno, ni del hecho de que la peli quedó finalista en tres festivales. Me llegaron fotogramas photoshopeados de la peli, en donde me había borrado, como si yo no existiera, aún siendo la protagonista.

Cuando filmamos la última escena, cumplió con su palabra.

Me bloqueó de (en ese momento) Facebook y desapareció de mi vida, gracias a Dios. Un par de veces lo ví en la calle, desde lejos.

Escribo esta historia, porque es una persona psicópata y peligrosa, que se aprovecha de la ilusión de un montón de chicas que creen que ser parte de una película es dejarse humillar, gritar, aceptar insinuaciones, y posiblemente acceder a un tipo muy oscuro, que obliga a escenas que aparecen de la nada mediante la manipulación y complicidad de su asistente, y todo esto sin contar lo misógino, retorcido, y enfermo de ciertas escenas de su autoría.

Basta con ver sus trabajos anteriores.

Es un personaje nefasto, que sigue teniendo esta escuela, dando clases, pagando con el dinero de aspirantes a actores sus proyectos personales.

Hoy, cuando entré a su web, ví que estoy en la foto principal de la página, en una escena de la película en la que también actuaba Victoria.

Me alegra tener un espacio para poder prevenir a quien sea: No hay que hacer cualquier cosa por actuar, aparecer en una peli, ES MENTIRA que hay una fila de personas esperando para eso, que todos lo harían y callados.

Obligar a alguien a hacer una escena (encima sexual) que no estaba pactada es un abuso, amenazarlo, gritarle, meterse con su vida personal, estigmatizarlo son manejos de un psicópata manipulador.

Disculpen lo largo que se hizo, pero me hizo muy bien poder contarlo y espero poder servir de ayuda ante quien esté en una situación parecida, que lo conozca, haya vivido esto con él, en fin.

No me da miedo Mollo ni su grupo, me parece que es justo exponerlo. Gracias!

24131795_317479745402742_8463773294609551494_o

Anuncios

13 respuestas a “Javier Mollo Director de Cine, Director de BUDAFILMS, Trabajador en UADE depto de Publicidad Violento, Acosador, Manipulador. #YaNoNosCallamosMas!

  1. Aca, una de las compañeras a quien le toco escuchar y tratar de contener no solo a quien escribe, sino también a tres chicas más con diferentes historias, misma temática, acoso y angustia de la mano de este “director”. Doy fe de la veracidad de este relato incluso haciéndome responsable de no haberlo escrachado yo en su momento… mis disculpas. Ojalá llegue a muchas/os para evitarlo, denunciarlo, o frenarlo a tiempo. A quienes nos toco/toque como confesores de semejante abuso, nos digo: no nos quedemos callados tampoco

    Me gusta

    1. Buenas, quiero aportar a esta denuncia. Yo también fui compañera de ella y viví sus manejos turbios durante las clases y los post también. También recibía mensajes a cualquier hora.
      El siempre se encargo de mantenernos a todas alejadas. Su modus operandi era hacerte sentir la mejor actriz del planeta tierra, con todas las cosas necesarias para “llegar”, y además hablarte mal de las otras compañeras, decirte que las otras actrices decían que una no era buena, y comentarios de ese estilo. Realmente todo muy perverso.
      Cuando todas comenzamos a hablar del tema, era increíble ver como se lo había realizado a la mayoría, y todas lo habíamos callado, porque eso es lo que lograba este enfermo, hacer su manipulación, y quedar inmune.
      Pienso en todo lo que paso, y en el apoyo masculino de los compañeros, y me indigna. Ninguno decía nada, y todos lo notaban. Es más, puedo hasta decir que algunos estaban de acuerdo con esto, y lo veían a el como un “ganador”.
      Este ambiente es muy complicado, y lamentablemente está lleno de personas que quieren aprovecharse del sueño y de la pasión de los actores. Por eso tenemos que tener mucho cuidado y estar atentas entre nosotras. Un gran aporte esta web.
      No nos callemos más! Que estos lacras dejen de laburar. Que no nos caguen más la existencia!

      Me gusta

  2. No dudo de la veracidad de la denuncia. Contacte hace un tiempo a Mollo para tomar un curso con él que luego no pude concretar ,pero a partir de ahí comenzó a seducirme instantaneamente. Nos mensajeamos un tiempo ,no lo conocí personalmente pero pude darme cuenta que es un narcisista y tomè distancia. Lamentablemente conozco lo devastadores que pueden ser las personas con dicho petfil. Admiro la fortaleza de la compañera que realizó la denuncia. Y me parecé excelente este espacio virtual de denuncias de estos abusadores.

    Me gusta

  3. Me parece necesario y urgente, acabo de terminar de leer tu relato y con pena y con una enorme angustia en el pecho te escribo, soy Victoria, la asistente de dirección que mencionas en tu relato. Te respondo como mujer, como compañera en una causa tan fundamental como ésta que hoy, por fortuna pero con dolor, nos convoca, el repudio.
    Recuerdo exactamente las situaciones que describís, la vorágine de filmar una película a veces te vuelve ciego, todo se ve eclipsado por cumplir con los tiempos y con los proyectos que uno promete, por mi parte sólo puedo pedirte disculpas por no haber cumplido mi rol, por no estar mas cercana a las situaciones personales y emocionales particulares, por no haber estado más lúcida para poder ver que “algo” estaba pasando, y que era “algo” de una magnitud que yo siquiera imaginaba, y por no haber tenido la templanza ni los medios para poder acercarme a vos en privado y realmente conocer qué estaba sucediendo.
    Siento una enorme pena. Enorme. Porque te recuerdo, porque no entendía con exactitud qué es lo que estaba pasando, pero sabía que habían conflictos evidentes, porque estaba del otro lado, “cumpliendo” con el trabajo por el cual me pagaban y atravesando situaciones personales que no me lo permitían. Debo decirte que te equivocas en decir que yo actuaba de manera cómplice, me parece una locura y me da una enorme tristeza. Pero entiendo, leyendo todo tu relato, que puedas llegar a pensar algo así.
    Admiro tu valentía, decido tomar una postura frente a esto.
    Quizás, algún día pueda yo tener un mínimo de tu coraje para poder exponer las circunstancias personales que me han tocado transitar a lo largo de estos años. Te abrazo, con la esperanza de encontrarnos algún día y poder hacerlo personalmente.

    Me gusta

  4. Increíble… Lo conozco hace tiempo, también caí en sus redes, a tal punto que hubiera dejado todo por seguirlo. Es escalofriante leer un relato con las mismas palabras que usó para enredarme. Me siento abusada, triste, enojada, confundida… Dejarlo se sintió como arrancarme la piel.
    Hoy más que nunca agradezco haber leído esto… Gracias por compartirlo.

    Me gusta

  5. que bueno, esperaba esto. es un asco ese tipo. es el más violento y psicópata que conocí. Lo mío fue hace muchos años, más de diez, no tenía esa escuela pedorra (en Buenos Aires, la ciudad del teatro, hay millones de opciones antes de esta), ni siquiera filmaba películas. No se realmente quien es, porque además de todo lo que indican es un mentiroso compulsivo. Se había hecho una biografía en wikipedia lleno de mentiras, decía que era escritor, que ganaba premios. De hecho, también mentía con sus películas. hacía afiches con premios que no existían. Un monstruo. Yo era compañera de laburo, en esa institución que creo que no está más. Me acababa de separar de una relación muy larga, cuando entró en mi vida, y a la semana ya se hacía el novio. todos los días quería venir a casa, a veces venía tocaba el timbre, se iba y después me decía que yo lo había dejado en la calle. Hablaba de su ex novia, o novia, en términos de loca también. A los 15 días gracias a sus manejos se instaló en mi casa, no sé como a la semana después de una de sus violentadas, pude echarlo. Después volvió, intentó tener sexo, logré zafar. Lo más terrible es que es muy fuerte físicamente, tuve malas experiencias sexuales donde terminé llorando de dolor, claro. EN la institución donde trabajaba, forzaba a las alumnas, era sabido. Te felicito por tu testimonio, yo soy más vieja. de otra generación. donde contar este tipo de cosas, da más vergüenza por lo idiota que una puede ser que otra cosa. Me alegro, a pesar de que es espantoso todo, que suceda. ABrazos para todas!

    Me gusta

  6. Encuentro este blog y aún sin conocerlas puedo entender lo que detallan.
    Un ser completamente trastornado, oscuro y mentiroso; Una era la Mejor Actriz, claro que no gratuitamente. Claro que hoy a mis 30 y largos, no tendría la vulnerabilidad de mis 22.
    Ojalá que ninguna otra joven se cruce en el camino de este tipo; Aún quedan directores serios y respetuosos en este miserable ambiente.
    Les deseo la mejor d las suerte a todas!.

    Me gusta

  7. Estamos buscando testimonios de chicas abusadas por Mollo (especialmente siendo profesor de la UADE) por favor, si alguien puede aportar cualquier testimonio, dato, o pueda contactarse con alguna chica abusada, por favor que me escriba un comentario y nos contactamos por mail!

    Me gusta

  8. Hola Carolina, lamento mucho tu vivencia con esta persona y me alegra mucho que te haya servido de aprendizaje, creo que en el fondo es el gran valor de las experiencias más traumáticas, de todos modos te agradecería que me pases el dato de alguna alumna que recuerdes te haya contactado por este tema, ya que es gravísimo lo que hacía, abusó a muchas chicas muy chicas, entre ellas a una amiga, por lo tanto, mientras más relatos tengamos, más peso tendrá la denuncia. Podés escribirme por privado? Generamos un mail que es abusosenuade@gmail.com

    Gracias

    Me gusta

    1. Hola León,
      Asumo que me hablas a mi y sino será otra Caro tmb en estas respuestas, donde lamentable nos vinimos a encontrar.
      A este tipo, no lo conocí en el ámbito de la Uade, al igual que parece ser varias del resto de las Mujeres presentes, fue en un curro llamado Actors Project que se puede encontrar Online.
      Sin realizar acusaciones públicas, quizá podría haber repetido algunos episodios extraños con alguna que otra participante de sus “películas”.
      En lo personal, me escapé a tiempo y corté contacto con este oscuro ser, pero el “modus operandi” me lo comí de lleno…pienso lo cerca que estuve de algo más q me dejara traumada para toda la vida, ojalá las Mujeres continúen leyendo este blog y aunque lamentable el motivo, sumando más voces para que no haya otra que pase cerca de este enfermo.

      Me gusta

      1. Caro, en realidad era una pregunta para otra chica, ella publicó un comentario muy largo pero al final, lo borró porque no quería que quede su nombre publicado. En su relato ella cuenta que “podría haber ido a Uade a hablar y hacer que Javier pierda su trabajo pero no tuvo fuerzas” es por eso que intenté contactarme con ella. De todos modos, es entendible y lógico. Te mando un abrazo!

        Me gusta

  9. Hola, ojalá pudiera ponerte un nombre, me quedo con las ganas de que todas las que llegamos a esta denuncia podamos contactarnos.
    Soy ex novia de Javier. Ex alumna UADE de él también.
    Nuestra historia comenzó en mi último año de cursada, nos veíamos en su departamento de día, mientras su novia trabajaba. Recuerdo sus historias de padre golpeador y niño prodigio y adolescente alcohólico en rehabilitación. Sabía que eran mentiras, pero tenía el don de contar historias, eso es innegable. Siempre fue bruto íntimamente, yo estaba recién separada de mi primer novio, era super inocente y no sabía bien como plantarme.
    Fuimos amantes muchos años, incluso cuando me fui a vivir a NY y él se fue con su novia a Miami y venía de visita. Me hablaba como si fuese una reina. Se preocupaba por mi todo el tiempo. Me desafiaba a ser mejor.
    Me inspiraba y lo reconozco. Hizo que me cuestionase muchos paradigmas y me animó a dedicarme a lo que quería. Mi diablo guardián.
    Al volver a vivir a Argentina, me dijo que había dejado a su novia por mi. Y comenzamos una relación.
    Instantáneamente comenzó a engañarme, lo supe luego. No solamente con otras mujeres, a engañarme a mí. A plantar una semilla que no me di cuenta hasta que empecé a verla crecer adentro mio.
    Todo lo que me había aportado, ahora se lo había apropiado. De pronto yo era lo que era solo gracias a él. De la manera más sutil y a la vez cruel, criticaba todo lo que hacía.
    Me alejo de mis amigos, hablaba mal de ellos, con una inteligencia tan superior que no me daba cuenta de lo que hacía.
    Javier es, probablemente, la persona más inteligente que haya conocido.
    Un día se despertó y dijo quiero hacer un curso de actores y filmar películas. Lo llamamos Actors Project, y fue un éxito. Las clases tenían muchos alumnos, yo las dictaba y luego el escribía y dirigia las pelis.
    Durante el primer curso se acostaba con una de las alumnas. Durante el segundo se armó el lío. Empezaron las denuncias. La protagonista abandonó la peli. Javier estaba violento, trataba mal a los alumnos y yo, ya separandome, intenté sostener todo con profesionalismo por el resto de la gente que había pagado sus cuotas, pero llegó un punto en el que no pude más y abandoné el barco.
    Fue un camino muy dificil, es muy duro ver a tu novio subiendo al coche de una alumna y que luego te lo desmienta llorando. Te hace dudar hasta de lo que ven tus ojos.
    Javier es un tipo triste. No es que sea solitario, es que está solo. Es que hiere tan profundo que la gente se aleja y prefiere ni hablar de él.
    Javier es un mal recuerdo.
    Podría haber hablado en UADE y obviamente hubiera perdido su trabajo, pero no tuve la fuerza. Y una vez dejado atrás, tuve miedo de hacer algo que reviva al monstruo.
    Dejo mi declaración para denunciar que efectivamente es se trata de un psicópata, misógino, mitómano y violento.
    La dejo también porque siempre fui una mujer fuerte, independiente, inteligente y saludable y – aún así- caí. Me dejé.
    Cuando solté a Javier, me empezaron a contactar chicas. Alumnas UADE principalmente, contándome historias sobre él. Diciéndome que notaban algo raro.
    Solo pude recomendarles que se alejen.
    Hoy ya no siento verguenza de mi pasado. Entendí que cada persona es un maestro. Y lo más importante que me enseñó Javier fue a valorarme y a cuidarme. Después de haberme manipulado, engañado, robado, acosado, extorsionado y maltratado.
    Costó pero lo aprendí. Nunca más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s