Lucas Lautaro Helou “Kodigo” Violento Golpeador tocará en Lollapalooza. Exigimos que se baje! #YaNoNosCallamosmas

Lucas Lautaro Helou, el rapero argentino de 22 años conocido como Kodigo, fue denunciado ante la Justicia por hechos de violencia física contra su ex mujer, su ex suegra y su hija de 3 años.

Ann, de 25 años, conoció al cantante en 2013 y fue su pareja hasta 2014, poco después de dar a luz a Oriana, la hija que tuvieron juntos.

“Siempre me pegaba. Una vez volvió drogado de bailar, me empujó con toda su fuerza y me hizo perder un embarazo de un mes y medio”, dice Ann.

Lo denunció en varias oportunidades en la Comisaría 23°, consiguiendo una orden de restricción que el rapero incumplió sistemáticamente.

Aún no hay noticias de juicio.

Nota Completa Aquí !

 

Anuncios

“Renacer Luchadora” Entrevista a Ariell Carolina Luján por Dee Sadowski para Revista Alta Trama. #YaNoNosCallamosMas!

Bajá la música y amplificá el micrófono, así se escucha bien fuerte que nosotras Ya no nos callamos más.

Ariell Carolina Luján habló con Revista Alta Trama sobre su renacer, su lucha y la proclama que alza junto a otras denunciantes de los abusadores ligados a la música nacional.

Por Dee Sadowski

En abril de 2011 hizo tres denuncias penales contra el vocalista de la banda El Otro Yo, Cristian Aldana, que desde el 22 de diciembre de 2016 se encuentra bajo prisión preventiva, procesado por los delitos de “abuso sexual agravado por mediar acceso carnal, gravemente ultrajante en concurso con corrupción de menores”, en 7 casos reconocidos por la justicia, entre ellos el de Ariell.

Ya no nos callamos más es la proclama que creó, junto a otras denunciantes, para visibilizar la violencia sexual en el mundo de la música, que hasta hace poco era una problemática silenciada y naturalizada. Para Ariell, que lucha desde el amor propio, la concientización y el compañerismo, expresarse es la forma de reparar, y por eso esta entrevista, esta semilla.

¿Cómo fue el proceso en el que te reconociste víctima de violencia de género?

Primero me di cuenta que formaba parte de algo que nadie me preguntó si quería. Que era víctima y que en consecuencia había un victimario. Segundo, empecé a tenerme un poco más de compasión y comencé mi relación de amor propio, que era algo que yo no conocía.

Resignificar la historia de mi adolescencia, que incluye a la persona que denuncio, es importante para mí como forma de trascender la violencia. Mi experiencia con Cristian fue el extremo más extremo de violencia que he vivido. Hoy asumo que estuve en situaciones de esclavitud, por ejemplo. Mi fuerza surgió de poder ver las situaciones a las que fui sometida y repararlas a través de la expresión.

En aquella etapa me hallaba inmersa en una rueda, que es como la de los hamsters, persiguiendo una sanación sin encontrarla. Pude salirme cuando corté con esa relación y me fui de viaje, que fue un gran esfuerzo. Hice muchas cosas para poder lograrlo, tuve apoyos psicológicos que fueron indispensables, sola no se puede. Hay que apoyarse y elegir bien dónde: dónde puedo ser vulnerable y abrirme.

Tener espacios donde encontrarnos con les pares me parece fundamental. Está buenísimo que nos interpelemos, que charlemos, son necesarios esos encuentros con intimidad y autonomía, porque son sanos y son el gran apoyo para poder reparar historias terribles. Podés expresarte en todos lados, pero sabés que en algunos te van a bardear, vas a recibir palos, por eso es importante generar un lugar de contención.

¿Por eso surge el nombre de la proclama Ya no nos callamos más?

Sí, es una proclama autoconvocada, independiente y apartidaria, que creamos luego de hacer una pancarta escrachando a Cristian Aldana en el recital que dieron en San Martín de los Andes, en la Patagonia Argentina. En esa pancarta escribí: “Cristian Aldana abusador de menores, golpeador y psicópata. Las mujeres no nos callamos más”. La imagen se difundió, hubo chicas que lo vieron y decidieron hacer un blog contando sus historias, también con Cristian Aldana, de violencia y de todas las cosas que denunciamos.  Para seguir el curso de lo que ya se había viralizado de mi pancarta, decidieron utilizar el mismo lema, agregándole el “ya”.

La proclama se utilizó para expresar nuestras historias y para hermanarnos. A través de esa expresión, de ese soltar, de esa reparación y de esa transformación que significa hablar, contar nuestra historia y romper el lugar de víctima. Porque al fin y al cabo hablar produce eso, dejar de darles impunidad, cuando una habla, automáticamente el violento deja de ser impune.

Claro, aparece la condena social… ¿a la par se realiza la denuncia penal?

Sí. Yo no denuncio porque esté bien o esté mal, denuncio porque es la herramienta que tengo en este sistema para que suceda algo frente a una situación riesgosa.

Hemos creado “como sociedad” situaciones y personas muy peligrosas. Ahora hay una crítica al sistema judicial enorme, al sistema carcelario, al sistema represivo. Denunciar no es estar a favor del sistema judicial. Hay pibas que están decidiendo denunciar judicialmente pese a que saben, sabemos, cómo funciona. De todas formas dentro del sistema se están tratando cosas que nunca se habían tratado. Están habiendo fallos ejemplares.

Dentro del sistema judicial se están moviendo muchas aristas, el fallo que mete a Cristian Aldana preso es ejemplar, es para todas y puede leerse en la página oficial del Centro de Información Judicial. Cada vez son más los casos que surgen, desde José Miguel del Pópolo, que fue el caso que visibilizó esta lucha, hasta Lucas Carrasco, Dante Palma, los músicos de Salta la Banca y el periodista de Antena Negra, Nicolás Ottoboni. Ojalá no se detenga esta ola de empoderamiento porque nos alerta, es otra forma de crear herramientas de cuidado que nos sirvan para protegernos del patriarcado.

¿Cómo percibís el desarrollo de esta lucha?

Yo creo que primero siempre es para adentro. Sino es pregoneo y partidarismo. Es la misma pedorreada, el mismo cuentito de siempre. El perro que se muerde la cola. Me parece que estamos frente a algo nuevo. No puedo explicarlo, pero sé, intuyo, que expresar, por ejemplo, es un buen camino.

No puede haber un cambio colectivo si no se respeta la individualidad, por eso el partidismo me parece de las peores pestes.

Lo político es personal.

Tenemos que concentrarnos en los puntos de encuentro, no en los de desencuentro. Tiene que haber un compromiso desde la acción.

Con un niñe de la calle vos tenés un gesto amoroso, y eso puede ser el detonador de otra posibilidad, de algo distinto, porque ya tiene un ejemplo, porque ya está viviendo otra cosa. Yo creo que es importante tener esa conciencia. Puede que no brote esa semilla, pero puede que sí, y estarías salvando muchas vidas. A mí eso me salvó, los amiguitos y las amiguitas del barrio, la tierra, las tardes, los cuentos, la lectura, la música. Mi mamá trabajaba todo el día, me crió mi hermana cuando tenía 14 años, era un contexto delicado. Tuve como gran semilla a mis amiguitos y amiguitas de la vereda, si bien mi mamá estaba laburando y yo estaba sola, quizás no estaba tan sola.

¿Qué le dirías a una mujer que no puede salir de una situación violenta?

Creo que si está leyendo esta nota ya va por buen camino. Es importante que haya espacios en los que las pibas se puedan sentir apoyadas. Y esos espacios los generan las grupas feministas independientes y apartidarias, fundamentalmente. Hay que poner en la mesa cosas que generan miedo, vergüenza, culpa.

¿Por qué tengo que tener vergüenza de que me hayan violado sistemáticamente desde mis 14 a mis 21 años? ¿Por qué tengo que tener vergüenza de que me hayan abusado a los 4 y 9 años? ¿Por qué tengo que tener vergüenza de haber sufrido la pobreza, el hambre, la ausencia de mi madre porque tenía que trabajar todo el día? Si no vemos dónde estamos, no podemos salir. Si no soy consciente del rol que ocupo, cómo voy a reconocer eso que me oprime.

Espacios que queremos multiplicados en todo lados son: la Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas (DOVIC), la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM), y las Agencias Territoriales de Acceso a la Justicia (ATAJO) y la Cámara Correccional en lo Criminal. En este sentido, hacerle saber a todas las personas que lean esto que pueden hacer una denuncia directamente en la Cámara Correccional, y así se evitan la comisaría. Si podemos evitar las comisarías es lo mejor, porque es un horror. Es recomendable ir a una agencia ATAJO, así la denuncia entra directo en la fiscalía. Por otro lado UFEM, es un lugar especial para violencia de género, y DOVIC, un espacio donde hay abogadas, psicólogas y asistentes sociales gratuitas, que te dan un turno, te orientan y acompañan a hacer la respectiva denuncia.

Si bien los logros son poquitos en cuanto a lo concreto, me parece que los más importantes son los colectivos y todo lo que se está gestando desde y para nosotras.

Cada vez hay más espacios de debate, de construcción y visibilización.

Llamo a que se multipliquen porque ahí hay un gran puntapié para un verdadero cambio de paradigma. La proclama está para eso, para juntarnos, debatir y crear encuentros, ya no nos callamos más.

Nota Completa !

No a la Reforma! Sí al protocolo! #YaNoNosCallamosMas!

¡No a la reforma!
¡SÍ AL PROTOCOLO!

10 puntos para trabajar el Protocolo contra la violencia de género y discriminación sexual en las escuelas

1.El Protocolo tiene que contemplar a funcionarios/as, docentes y no docentes cualquiera sea su condición laboral, estudiantes cualquiera sea su situación académica y terceros que presten servicios no académicos permanentes o temporales en las escuelas.

2.Este procedimiento debe incluir todas las situaciones y casos de violencia de género y discriminación sexual que tengan por objeto o por resultado atentar contra los derechos de cualquier mujer, lesbiana, trans o travesti de la comunidad educativa y contra su consentimiento. Entendemos que puede haber tres tipos de casos con distintos niveles de urgencia:
a- Donde víctima y victimario sean ambos parte de la institución.
b- Donde solo la víctima sea parte de la institución.
c- Donde solo el victimario sea parte de la institución.

3.El Protocolo debe aplicarse en casos de violencia de género o discriminación sexual que tengan lugar tanto en las inmediaciones de la escuela como fuera de ella.

4. En todo momento debe preservarse la integridad de la víctima, garantizando que se la escuche, contenga, asesore y no revictimice. La información que brinde la persona denunciante será confidencial y nadie puede hacer uso de su testimonio sin su autorización. También debe acatarse estrictamente la voluntad de la persona en cuanto a las acciones que quiera realizar.

5. En cada escuela debe funcionar un equipo capacitado para acompañar a la/s víctima/s en todo el proceso. La comunidad educativa debe poner a disposición asesoramiento gratuito legal y psicológico para la/s víctima/s y para todas las personas que deseen consultar.

6. Este equipo tiene que garantizar que toda la comunidad educativa tenga acceso a campañas de formación y capacitación para tratar las problemáticas de género dentro de la escuela y erradicar las conductas machistas. Para ello la aplicación real de la ESI es fundamental.

7. La aplicación del Protocolo debe continuar su curso independientemente de si hay o no una denuncia penal realizada o cualquier otro procedimiento. La justicia es patriarcal y para terminar con el machismo no podemos guiarnos por sus sentencias ni por sus tiempos.

8. En el caso de que tanto víctima como victimario tengan contacto dentro de la escuela se debe actuar con inmediatez para separarlos del mismo ámbito.

9. Si se trata de dos o más estudiantes y se resuelve que la separación de la/s víctima/s y el/los victimario/s debe ser permanente por poner en riesgo la integridad física, psíquica o moral de la/s víctima/s, la escuela tiene que garantizar que ambas partes continúen con sus estudios poniendo a disposición del victimario otras modalidades de cursada.

10. La comunidad educativa debe fomentar y propiciar el armado de Comisiones de género dentro de todas las escuelas que tengan articulación con otros sectores destinados a la defensa de los derechos de las mujeres, lesbianas, trans y travestis.

Encuentros de Feminismo Popular y estudiantes secundarios de La Simón Bolívar

no refor

Rockerito, las pibas que violaste están volviendo. #Yanonoscallamosmas

Compartimos esta interesante nota del medio salteño Somos Buufo.

Nota Completa !

Cada vez más chicas se animan a denunciar que fueron abusadas por personajes del rock a quienes, como el sistema les enseñó, consideraban sus ídolos. La multitud se sorprende, nosotras no. Aquellas que hemos transitado los espacios del rock y el indie a esto, si no lo vivimos en carne propia -o lo vivimos pero no sabíamos cómo ponerle nombre-, lo venimos intuyendo.

Por Macarena Diosque

En el último tiempo salieron a la luz vía Twitter denuncias a Santiago Aysine, cantante y líder de Salta La Banca, banda conocida, además de por su música, por levantar banderas de luchas sociales –al parecer los pibes de Salta La Banca empatizan con todas las luchas menos con la del feminismo-. A las denuncias, él responde en una entrevista con un medio de Córdoba:

“Me parece que hay tanta saña porque en esa primera acusación se hablaba de que yo en principio quise robar un beso que es algo que no he hecho casi nunca en mi vida, salvo con alguien que sí conocía y tenía un vínculo. En segundo lugar, tocar a alguien… una pavada gigante también y por otra parte el hecho de que o sea se me trata como un idiota por creer que yo podría hacer una cosa así en público. Me parece que es algo ridículo desde cualquier punto de vista, sería un tarado.”

Luego procede a decir que es un momento en el que las mujeres quieren decir cosas y “cayó en la volteada” y que “hay al margen de eso un sensacionalismo”.

Hagamos un pequeño análisis de las palabras de este campeón del rock: intenta desmentir ser un abusador diciendo que no sería tan tarado de hacerlo en público. A los abusadores, siempre se les escapa una declaración abierta porque están en realidad orgullosos de lo que hicieron y hacen. Primero, plantea cómo lo haría si fuese a hacerlo -digo, jamás dice que sería incapaz de hacerlo- y segundo, usa una clásica estrategia de abusador: “¿Cómo voy a haber abusado de alguien en público? Si esto hubiese ocurrido alguien que lo haya presenciado lo hubiese denunciado/lo denunciaría en este momento”. Ahí está: como todos los machines alrededor de él en ese momento permitieron aquel abuso y son, por lo tanto, cómplices, no van a afirmar que lo declarado por estas pibas es cierto.

Por si queda alguna duda, previo a las denuncias, Aysine dice en tweets con un periodista de la revista Soy Rock:

A ambos les gusta(ría) abusar de menores de edad y está dicho abiertamente por ellos mismos.

Por otra parte, la banda sacó un comunicado oficial en su página de Facebook:

“(…)Creemos que es central que todos los casos vinculados a la problemática de género sean visibilizados, escuchados y atendidos. Comprendemos y adherimos sin el menor reparo a la posición consistente en atender a los testimonios que refieran a problemáticas relacionadas con las reivindicaciones de género y sus derechos ante la falta de respuestas del principal responsable, el Estado. Eso es más importante que cualquier proyecto musical, individual o colectivo y, por eso, debe estar al frente de las prioridades.

No se hablará en estas líneas de pruebas, las haya o no, sobre las cuales puedan versar nuestras defensas. No es el momento. El objeto de lo que aquí suscribimos es el de afirmar categóricamente la falsedad de las acusaciones de abuso o falta de consenso vertidas en redes sociales. Asimismo aseveramos la inexistencia tanto de circunstancias, como de actitudes y manifestaciones que jamás han ocurrido, o se muestran tergiversadas y descontextualizadas.(…)”

Los chiquillos de Salta La Banca adhieren a la visibilización de las problemáticas de género que son mayores que cualquier proyecto musical, dicen, pero claro siempre y cuando no tengan que ver con el cantante de su propia banda o el propio proyecto musical. Las próximas fechas de estos abusadores y cómplices siguen en pie, cuando paguen la entrada recuerden que están auspiciándoles los abusos.

Hagamos un recorrido por otras declaraciones de violines del rock, que en otras ocasiones nos han deleitado con el nivel de impunidad para decir lo que realmente piensan: no valemos nada y merecemos ser abusadas y violadas.

Mi favorito es Cordera, un ser despreciable por donde lo mires, que sinceramente no me sorprendió para nada cuando dijo que pensaba que “hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo”. Esto es, por lo menos, una declaración que promueve y legitima la cultura de la violación.

Dice el capo del rock argentino en uno de sus grandes éxitos:

cuando no hay sexo, hay muerte

y es también para vos mi amor

estarás al menos tranquila y en paz

tendrás tu merecido descanso

de mi energía fatal

(…)

me cortaré los huevos

y llegará la paz

Claro que sí, para Cordera tener huevos es ser varón y ser varón es ser un violento violador.

 

Otro campeón del rock Ciro Pertusi, integrante actual de la banda Jauría y cantante de la banda Ataque 77, que también levantaba algunas banderas de luchas sociales, en una entrevista con la revista Inrockuptibles en el año 1997 declara: “A tipos como yo les gustan las nenitas: me hago cargo, no tengo drama (…) He vivido experiencias con nenas de 7 años (…) Me hago cargo de mi gusto y de mi vicio. Me da un poco de bronca tener que andar cuidándome: te pueden meter en cana. Pero me di cuenta de que las chicas no tienen drama.”

A Ciro le gustaba, aparte de declararse zurdo, declararse abiertamente abusador y pedófilo.

 

Volviendo al caso de Santiago Aysine, uno de los cuestionamientos que se hace a aquellas víctimas de abuso que decidieron hablar es porqué eligen las redes sociales denunciar y no lo hacen solamente por medios legales. A esos coloridos comentaristas que siempre quieren encontrar alguna manera de invalidar la palabra de las pibas les digo: la justicia patriarcal encajona denuncias por años. Y puedo ponerles un ejemplo concreto de cómo sí funciona hacerlas circular por redes: el caso de Cristian Aldana, cantante de la banda El Otro Yo. Este nefasto machito del under musical, tenía desde el año 2010 denuncias por haber abusado de menores de edad -10 denuncias para ser exacta- y la prisión preventiva sólo se dio cuando las declaraciones de tres de las abusadas en el vídeo “No nos callamos más” difundido a través de la página “Matria” apareció en internet. La denuncia en las redes sociales nos sirve tanto para para empoderar a otras chicas y que se animen a hablar como para visibilizar y ejercer presión pública porque a los medios hegemónicos de comunicación no les resulta, al parecer, de interés público este tipo de casos hasta que no se hacen virales. Les dejo un pequeño pasaje de Cristian Aldana, en su canción “No me importa morir”:

cuando no te acuerdes de nada

serás mía.

Y estas bajo mi control

sólo yo puedo tocarte

y puedo ahogarte

en el vértigo del sadismo.

Si no es esta tampoco una declaración abierta de todo lo que las pibas denuncian en “No nos callamos más” no sé qué lo es.

Aldana, como dije, se encuentra en prisión preventiva y hace un tiempo su brother Corvata Corbalán, integrante de la banda Carajo, contó a los medios que le pidió que lo visitara y declaró: “Estaba muy solo y me pidió ahí que lo pueda visitar y, bueno, voy a charlar con él, lo voy a visitar. No me puedo negar, no me puedo poner yo en juez a juzgar lo que hizo.” Con esto Corvata y su voz sumamente masculina, lo que nos dicen es que lo que su amigo hizo no es juzgable, no está mal y se convierte, por lo tanto, en cómplice.

 

Otro ejemplo de pibas que consiguieron ser escuchadas sólo a través de las redes es de las que fueron violadas por José Miguel del Pópolo, cantante de La Ola Que Quería Ser Chau.

El año pasado Mailén Frías posteó un vídeo en YouTube donde detallaba todo el abuso sufrido por parte de Del Pópolo, la denuncia penal estaba realizada y el examen médico ginecológico confirmaba que había sido violada. Después de eso se produjo un empoderamiento de todas aquellas que habían sido abusadas por este ejemplar del indie y se animaron a denunciar. El pibito progre se encuentra en libertad pero siendo procesado.

 

Todos estos actos consumados de violencia sexual ejercida sobre los cuerpos de pibas dentro del ambiente del rock y el indie tienen como base una serie de accionares que dejamos pasar constantemente. Uno de estos accionares son las letras de las canciones, como fui ejemplificando a lo largo de esta nota, son un reflejo de la cultura machista en la que vivimos y ayudan a naturalizar y promover los discursos violentos, misóginos y heteropatriarcales a través de melodías que se nos pegan y coreamos a los gritos.

Otro, como son tratadas las pibas dentro de las bandas. Podría remitirme a anécdotas de famosas músicas argentinas pero puedo, en cambio, mirar hacia al costado y preguntarle a la chabona con la que me tomé una birra el sábado. Dice Valen Taina, música salteña, entre numerosas anécdotas, que en una ocasión la invitaron a participar de una banda y cuando comenzó a dar opiniones activas sobre la composición musical le contestaron que a ella la habían invitado para que fuese la imagen femenina, entre líneas o ni tanto, a que se ponga un vestido y sonría en el escenario pero no participe en nada más. Le pidieron inmediatamente que abandonase el proyecto.

Puedo también remitirme a mi tránsito por recitales y contarles que en el año 2004 fui a ver Green Day y quise meterme como cualquier otro al pogo y los varones me empujaron fuera cada vez que entré. O que en el 2007 cuando Casandra, banda local de pibas, tocaba caían chabones a tirarles botellas vacías. O que en el año 2010 fui a ver Massacre y un amigo me sacó del pogo diciéndome “este pogo no es para mujeres”. O que el año pasado fui a ver La Banda De Tu Hermana, banda indie local que sigo mucho, y si no recuerdo mal el cantante contó al micrófono que el barman del lugar le había dicho que deje de hacer subir a sus amigos a bailar y cantar los temas y que en cambio suba minitas.

Estas pequeñas anécdotas ilustran un poco cómo están en funcionamiento dispositivos constantemente para decirnos cuál es nuestro lugar en el rock. Sin embargo, hay pibas que con gran valentía se paran en un escenario, frente al público hostil del patriarcado y dicen NOSOTRAS TAMBIÉN SOMOS AUTORAS EN LA CREACIÓN. A ellas las aplaudo al igual que a aquellas que transitan como espectadoras y se animaron y animan a denunciar y decirles a esos rockeritos hijos sanos del patriarcado: LAS PIBAS QUE VIOLASTE ESTÁN VOLVIENDO.

Basta de violencia machista en los partidos! #Yanonoscallamosmas !

Desde #Yanonoscallamosmas adherimos a la visibilización  y debate sobre las violencias que ejercen los partidos e instituciones.

Invitamos a compartir y visitar su wordpress 

Comunicado Completo

 

‘Ante una reiteración de denuncias de abuso sexual, violaciones y violencia de género al interior del Partido Obrero y que involucran a varias compañeras, hemos decidido escribir este comunicado. Como militantes de izquierda y feministas, consideramos imprescindible que todxs lxs compañerxs tomen conocimiento no sólo de estos casos, sino también de la revictimización sistemática hacia las compañeras por parte de dicha organización.

Hablamos de revictimización porque el encubrimento perpetúa y facilita las prácticas machistas de los varones violentos. No hacer públicos los casos, ni siquiera al interior del propio partido, avala la impunidad con la que se manejan quienes ejercen la violencia de género en varias de sus formas, a la vez que pone en riesgo a otras militantes y mujeres que comparten ámbitos con los abusadores y violentos. Creemos que la estructura partidaria sirve de sostén a la violencia patriarcal porque la dirección del Partido se niega sistemáticamente a revisar las prácticas militantes, revisión que permitiría erradicar y prevenir el machismo en sus filas. Asimismo, las resoluciones de la organización por las que se han expulsado violentos de género son parte de una trama encubridora en tanto esa misma organización se niega a poner estos casos de violencia de género bajo la luz pública.

No denunciar es encubrir

Si la organización “investigó” y decidió separar a estas personas, es su responsabilidad exponerlos para proteger a las demás compañeras, evitar en lo posible que haya nuevas víctimas y no revictimizar a las denunciantes ni cargarlas con el peso de hacer públicas sus denuncias. El partido debe acompañar a las víctimas en sus denuncias, brindar contención, escucha y asesoría legal y separar inmediatamente al victimario mientras transcurre la indagación (con vistas a su expulsión), con el fin de preservar a las compañeras. También se debe proceder al escrache público: el abuso es un comportamiento sistemático y reincidente que pone en peligro al conjunto de las mujeres. En oposición a esta perspectiva, la dirección del Partido Obrero sostiene una política de “contención de daños”, cuyo resultado es el desamparo de la víctima y el beneficio del abusador.

Creemos que estas actitudes del Partido son incompatibles con la militancia revolucionaria y ponen en jaque todo el proyecto socialista.

Ningún partido revolucionario debería albergar a personas cuyas prácticas sean contrarias al compromiso con la construcción de una sociedad feminista y socialista. Este horizonte revolucionario requiere de un proyecto político y de organización de la vida acorde a la sociedad por la que luchamos. No nos engañamos con idealismos y es desde una perspectiva marxista que sostenemos que ningunx de nosotrxs se encuentra al margen de las relaciones sociales capitalistas y heteropatriarcales en las que nacimos. Son relaciones que no elegimos, sino que nos han sido heredadas del pasado. Por eso, volcamos nuestros esfuerzos a desarrollar una crítica y una práctica que nos permitan autoeducarnos concientemente, revisando y cuestionando dichos mandatos y privilegios, algo que debería ser prioridad en todas las organizaciones de izquierda. Si no nos damos a nosotrxs mismxs prácticas y mecanismos específicos que apunten a identificar y desmantelar las opresiones de género, y forjar organizaciones que no repliquen aquello que el sistema hizo de nosotrxs, ¿cómo reinvidicamos una militancia para cambiarlo de raíz? ¿Cómo luchar por el socialismo sin combatir al patriarcado?

El abuso, las violaciones y todo tipo de violencia hacia las mujeres son incompatibles con un proyecto revolucionario

En los últimos años, las mujeres tomamos las calles y los espacios que habitamos para poner en cuestión, denunciar y combatir las violencias patriarcales que sufrimos en todos los ámbitos. Las denuncias se multiplican porque ya no estamos dispuestas a callar ni a otorgar silencios cómplices ante esta realidad. Las organizaciones que se consideran revolucionarias deben estar a la altura de estas circunstancias históricas respondiendo ante cada emergente de violencia machista y dándose los métodos para evitar su perpetuación.

Las mujeres no nos callamos más.

Seguiremos avanzando y denunciando.

Como medida de protección para todas las mujeres, hacemos públicos los nombres y los casos de violentos que fueron expulsados:

Alejandro Socol, expulsado por violación y violencia de género.

Federico Correa “el Podri”, por reiteradas denuncias de violencia física, psicológica y sexual. 

Pablo Rabey, por múltiples denuncias de abuso sexual y violación.

Diego Aysine, por golpeador y violento.

Martin de Aspiazu, por violento de género.

Ignacio Smith, por denuncias de acoso a menores.

Maximiliano Laplagne, por violento de género.

Juan Manuel “el Yeti”, golpeador, sigue en la organización.

Conocemos, además, una decena de otros casos en el radio de la Ciudad de Buenos Aires y alrededores, algunos de ellos encubiertos por la organización, otros que aún no han sido denunciados o abordados internamente. Nos estamos poniendo en contacto con las víctimas de estos casos.

Llamamos a toda la izquierda a replicar estas denuncias. Llamamos a las  compañeras que hayan sufrido violencia de género dentro de sus organizaciones a contactarnos y autoorganizarse para acompañarnos entre todas en la tarea de erradicar la violencia machista en todas sus formas.

Que el miedo cambie de lado. Sin feminismo no hay socialismo.

porunaizquierdaantipatriarcal@riseup.net ‘ 

Aclaración Pública en Radio -La Retaguardia- Herramientas frente a intimidaciones y amenazas- Violencia Institucional y en las Organizaciones #Yanonoscallamosmas!

Se acabó la impunidad. Expresa, debate, de contruye!

->El sistema que revictimiza:

“En mi relato incluyo a Diego Boris pero también a otras personas. Una de las cosas que hablé con Nvard es que si yo me retracto, primero, estaría diciendo que miento y no es así y segundo, estaría abriendo la puerta para que las otras personas que iré nombrando a lo largo de este tiempo me puedan pedir también que me retracte. Yo hice una declaración muy extensa en la que no hablo solamente de hechos en los cuales estuvo presente el señor Diego Boris. Nombro a muchas otras personas, como por ejemplo CARAJO (otra banda de rock), también tuvimos una conversación con la manager hace menos de quince días.
Tuvieron una actitud completamente revictimizadora, encubridora.
También subimos eso al wordpress porque no tengo nada para esconder con respecto a esta causa”, aclaró Luján. “Por el simple hecho de que la vergüenza y el miedo tienen que cambiar de bando. No tengo por qué tener vergüenza de las aberraciones que sufrí a manos de un pedófilo violento. La denuncia no es algo que hago porque está bien o mal, es porque es la herramienta que tengo dentro de este sistema para que algo se haga. Si yo me hubiera podido defender con mis propias manos estaría presa, como le pasó a HIGUI que está esperando su absolución.
Esta es la forma que tengo para que algo suceda con una persona peligrosa”, consideró. “El sistema judicial no pone ninguna facilidad para que denunciemos, es más, siempre pone trabas. Cuando denuncié las primeras veces, eso se cajoneó porque me boludearon mucho desde la comisaría de la ‘antimujer’ de Morón, la de Lavalle. Una de las razones por las cuales hoy Cristian está preso, una de las tantas, es porque aparecieron esas denuncias.
Lo que afirman demuestra que no es un perseguimiento político, que es lo que él alega porque formó parte de la Unión de Músicos Independientes (Union de Musicos Independientes (UMI), iba a ser diputado del Frente para la Victoria con la fórmula de Filmus en la que también estaba Diego Boris, que hoy es el representante del INAMU” (INAMU – Instituto Nacional de la Música), detalló, en referencia al cargo de presidente de la institución que existe tras la sanción de la Ley de la música. “No es cualquier persona la que me está revictimizando y me quiere denunciar y callar y dice que miento: es el presidente del Instituto Nacional de la Música. Son estos personajes que se creen todavía impunes y creen que pueden seguir revictimizándonos, violentándonos, callándonos. Algunas de las personas del entorno de Cristian no participaron de los golpes, de Diego Boris no recibí ese tipo de violencia, pero hay muchas otras que actuaron en los hechos”, advirtió.

-> Sobre la dimensión social de los hechos, Luján expresó:

“Hay una deconstrucción, un debate, una conversación, una transformación. Cuando vos exponés una historia y reconfigurás lo que viviste trayéndolo a la palabra, a una visibilización, una denuncia, empezás a ver un montón de cosas que hicieron que esa situación se dé como se dio. No eran solamente el victimario y la víctima, no eran solamente Cristian Aldana y Ariell Carolina. No éramos solamente nosotros. Por algo hay tantas denuncias también. Hay más de sesenta testimonios. Obviamente, los violentos actúan en un contexto. La víctima llega a serlo en un contexto y todo eso se revé. Para mí es terrible la Unión de Músicos Independientes, planteó.
“Como pregunté la última vez, ¿no les da asco ocupar esas bancas? Para mí no hay logro posible arriba del sufrimiento de alguien. La Unión de Músicos Independientes tuvo una seguidilla de revictimizaciones y violencias muy grandes contra nosotras. No dando un comunicado urgente, sosteniendo a Cristian hasta las elecciones con ocho denuncias, cuando él ya se había presentado en el Obelisco vestido de monja a basurearnos, a querer reírse de nosotras. Es muy grave, porque es una institución que está representando a los músicos y músicas independientes del país”, insistió Luján.
Para la denunciante, “es muy grave que el señor Diego Boris, cuando cuento algo que lo incluye, me quiera callar y me mande una carta documento, y me dice que miento. Dice que miento cuando digo que fue coactor, cómplice en la acción violenta de Cristian Aldana, pero no transcribe el hecho y no dice que miento en ese relato, dice que miento en la cáratula que le dí. Si yo me retractara, me estaría retractando de ese hecho”, definió.

Nazaryan continuó dando contexto jurídico a la conversación: “Nosotros podemos en este programa decir muchos términos jurídicos, pero sobre eso se expide un juez. De ninguna manera esos dichos pueden ser calumnias o injurias.
Hay que tratar de interpretar el juego en el que nos quieren hacer entrar. Pensemos que tenemos un Código Penal pensado, escrito y promulgado mayormente por y para hombres. No está pensado para mujeres. Los delitos que nos importan a las mujeres, de hecho, están en las escalas menores. Robar una vaca tiene más pena que abusar sexualmente de una chica. Estamos hablando en ese contexto”, señaló. “Para evitar mezclar y no confundir cualquier cosa con una violencia, tendríamos que pensar en un nuevo Código Penal. Hay nuevos hechos que pueden llegar a configurar una violencia que no está en este momento en el Código, como la violencia psicológica o económica”, enumeró Nazaryan.

->”A todas las chicas que puedan encontrarse en esta situación con los violentos que hacen lluvia de cartas documento tratando de intimidar y de callar, de asustar y meter miedo, que no se dejen llevar por esos sentimientos que mencioné. Las penas de estos delitos ni siquiera son privativas de libertad y hasta ahora no hay ninguna condena a ninguna chica, todo lo contrario, todas las denuncias terminan archivadas, así que no se dejen llevar por una intimidación”, recomendó Nazaryan. “Hay muchas herramientas legales y hay que aprovechar esto para empoderarse y seguir organizándose”, insistió.

-> Que se vayan ellos

Luego, la joven se refirió al rol de Diego Boris hoy: “Esta persona está ocupando hoy un cargo importante. Yo soy música y artista y para mí es terrible que él nos esté representando. Invito al INAMU a que saque un comunicado posicionándose ante esta situación, que elija otro presidente. Que se imaginen otras formas de organización. Es muy revictimizante para nosotras tener que salirnos de nuestros espacios, irnos y siempre estar nosotras corriéndonos porque a los violentos se les sigue cuidando absolutamente todo. Por eso la revictimización, la violencia institucional, la violencia en las agrupaciones. Siempre somos nosotras las que tenemos que irnos, las que quedamos solas y desamparadas. No sólo de un sistema judicial y un Estado ausente sino también de todas las personas que sostienen y avalan la violencia de los violentos”, denunció.

“Es muy injusto y estamos muy cansadas. Por eso es que el INAMU se tiene que posicionar ante esta situación. La UMI , bueno, la verdad, no tengo mucho que decir de ese espacio para mí nefasto que no me representa como música independiente para nada.
Que me parece violento que sigan utilizando el mismo nombre que le puso Cristian Aldana. No sé cómo les da la cara, cómo no les da asco, no les mueve algo”, insistió. “Porque a nosotras nos movió la vida entera y nos costó muchos años reparar esas historias. Esta es mi postura. Hablo en mi nombre y pienso que la Unión de Músicos Independientes debería dejar de existir. Hagan otra cosa, otro espacio nuevo. Dijeron que iban a cambiar todos los directivos. Es mentira, hay gente de la comisión anterior que sigue trabajando ahí y es gente que nos violentó y revictimizó mucho. Gente que sabía lo que sucedía. Gente que actuó con Cristian Aldana, me refiero a gente que violó con Cristian Aldana. Lo mismo pasa en el INAMU. Gente que violó, que abusó. Era una red. La carátula de la denuncia, además de violación, golpes, contagio de enfermedad sexual, es por corrupción de menores. Tiene que tener un círculo que avale esa corrupción”, definió. “Son temas que no se naturalizan más, son temas que estamos exponiendo, debatiendo, deconstruyendo.
Me parece importante que al ser artistas que supuestamente se proclaman a favor de las personas que denunciamos, cámbienle el nombre al espacio, hagan una nueva comisión de verdad, proclámense de verdad, no con un comunicado tibio que salió como seis meses después, sin una disculpa por el manejo que hicieron. Nosotras seguimos bancando”, declaró.

Ya no nos callamos más

Luján llevó el primer fanzine realizado por el grupo de denunciantes: “Lo hicimos con colaboraciones el año pasado. Hay una guía para denunciar de Natalia Saralegui, una abogada muy piola que nos apoyó todo el año pasado. Hay un glosario con palabras que muchas personas desconocen, está nuestro reclamo al Estado, al sistema judicial. Todas las direcciones y consejos de dónde ir, dónde no ir, dónde ir acompañadas. Aconsejamos ir a la UFEM y a Atajo Fiscal. Dentro de poquito va a salir el segundo fanzine. El primero es sobre cómo denunciar, el segundo va a ser sobre lo que sucede después de que denunciamos. La violencia de las cartas documentos. Esa guía la lleva Nvard Nazaryan. Hay un espacio donde chicas nos mandaron textitos sobre lo que para ellas significa ‘ya no callar más’ que son hermosos. Hay un resumen de lo que fue el caso Higui y la autodefensa por Lucía Font, denunciante de Lucas Carrasco, otra persona todavía impune y libre. QUEREMOS LA CÁRCEL PARA LUCAS CARRASCO. También hay un manifiesto que escribí yo sobre Ya No Nos Callamos Más y otro por Carolina Charlín que es la abogada que me ayuda a hacer el wordpress de Ya No Nos Callamos Más. En este también invitamos a que puedan denunciar en Viamonte 1153, que es un trámite mucho más rápido y no tan revictimizante como hacer la denuncia en una comisaría. Está disponible para bajar en http://www.yanonoscallamosmas.wordpress.com”, concluyó.

 

Nota Completa !

Ariell Luján y Nvard Nazaryan en Radio la Retaguardia Aclarando ante la intimación de Diego Boris actual presidente de la INAMU. #YaNoNosCallamosMas

¡Muchas gracias a La Retaguardia, Fernando Tebele, Eugenia y Natacha por el espacio, la contención y el compromiso!


Ariell Carolina Luján vuelve a Radio la Retaguardia a aclarar algunas cosas luego del intento de intimidación y solicitud de retractación por carta documento por parte de Diego Boris a raíz de la entrevista anterior. 

En dicha carta documento el señor Boris acusa a Ariell de haberlo calumniado, injuriado y dado testimonio falso. Vale aclarar que las declaraciones judiciales en un proceso no son calumnias ni injurias. Nvard Nazaryan pone en contexto en esta entrevista el marco teórico sobre el cual se delimita el término “injuria” y “calumnia” para las acusaciones de Boris. Por otro lado, en la carta documento, el señor Boris nunca desconoce el hecho, solo solicita que se le quiten las “etiquetas”.

¿”Retractarse”? Retractarse es decir que Ariell Carolina Luján está mintiendo, por ello lejos de esto subimos la noticia (tal como lo pidió en su intimación) para ACLARAR y seguir dando herramientas al colectivo en lucha ante estas violencias.

Pedido que se entiende al comienzo de la entrevista cuando Ariell hace un racconto de la manera en la cual la UMI manejó la situación de Cristian Aldana, contándose entre ellas esto: “ellos dijeron a periodistas que el problema de Aldana era un problema de cama con una ex”. Cuando nunca fue un problema solo de Cristian Aldana y Ariell Luján. Sino que el violento tiene todo un sistema que le permitió y permite actuar de esta manera. 

En esta entrevista Ariell profundiza un poco más sobre los hechos expuestos en su declaración judicial, la participación de Diego Boris y la gravedad de los hechos realizados por Cristian Aldana, la coautoría por omisión y la complicidad de su entorno para encubrirlo. Además de los medios intimidatorios del violento y su entorno para desmotivar a las víctimas a realizar denuncias y hablar.

Porque siempre el objetivo es que las sobrevivientes se callen la boca (como también lo intentaron hacer en el caso Tenembaum y otros tantos).

Es importante que la UMI e INAMU limpien sus espacios, se proclamen públicamente, pidan disculpas y dejen de encubrir ya que es un espacio que representa a un sector de la sociedad , lxs musicxs independientes.

Escuchá la entrevista completa aquí:

 

cropped-logo