Grave denuncia enviada al Ministerio de Seguridad, de Justicia, DDHH y a la secretaría privada del Jefe de Gabinete Marcos Peña. #YaNoNosCallamosMas!

GRAVE DENUNCIA
POR FAVOR DIFUNDIR
A PARTIR DE AQUI HAGO RESPONSABLE AL MINISTERIO DE SEGURIDAD DE TODO LO QUE ME PASE A MI Y A MIS ALLEGADOS.

Adjunto denuncia enviada al Ministerio de Seguridad, de Justicia y DDHH y a la secretaría privada del Jefe de Gabinete Marcos Peña.

Buenas tardes, me dirijo a uds. con el fin de denunciar los hechos sucedidos en el día de la fecha. En mi poder, tengo todas las conversaciones que mantuve desde que nos conocimos con el Sr. Daniel Barberis. Soy víctima de abuso sexual y la persona que cometió el aberrante delito se llama Tito Franklin Escobar Ayllon y al día de hoy, está prófugo. El daño que esta persona me causó yo trato de superarlo día a día y por supuesto, como es de público conocimiento, también lucho, junto a mi madre, Adriana Ponz, día a día por esta causa.
Daniel Barberis, Director de esta dependencia, se comprometió conmigo y mi mamá a ayudarnos y colaborar para hacernos más liviana la carga que venimos cargando desde aquel día. Este año, a su vez, la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich me recibió en su despacho para ver de que manera se podía encarar la situación.
Se comprometió conmigo a:
– Reforzar las búsquedas
– Brindarme un informe mensual de las tareas
– Volver a reunirse pronto conmigo y con el juez.
Bueno, curiosamente, la primera no me consta, la segunda nunca sucedió (recibí uno solo) y la tercera, bueno, no creo que haga falta aclararlo, porque a las pruebas me remito, que ni siquiera fue citada por el juzgado para la audiencia del día 1/11/2017.
Daniel Barberis, me acaba de llamar, después de haberme tratado de comunicar días y días con él, para decirme que mi mamá y yo “nos estamos pasando de la raya”, “somos unas irrespetuosas” y no se cuántas mentiras y barbaridades en un tono totalmente fuera de lugar me acaba de decir telefónicamente.
Todo, porque yo le pregunté por un texto que le mandó a mi madre via whatsapp que decía “sra, no puedo atender, estoy en pna campana, disculpe”.
Le pregunté, entonces, si esto significaba “plena campaña”, lo que me parece lógico, ya que estamos a días de las elecciones. Entonces, en lugar de insultarme y tratarme de irrespetuosa, simplemente debería haberlo aclarado.
También me dijo, en un tono violento, que él no es nuestro sirviente, que él es funcionario público y lo tenemos que respetar como tal.
Bueno, primero, el respeto en este mundo, como todo lo demás, se gana. Y una persona que se compromete y se deshace de sus compromisos, no merece el respeto de nadie. Pedirle que no me haga las cosas más burocráticas a casi 3 AÑOS de haber sido violada, tampoco me parece una falta de respeto. Pero si él lo ve así, si es tan poco profesional y tan poco ético de sentir esto como personal, pido por este medio que esta persona, que me ha maltratado, me ha gritado por teléfono y me ha mandado un texto larguisimo en el que insinuaba que mi madre y yo, con todo lo que hemos sufrido, hacíamos política con esto, sea apartado de mi caso. Por mi seguridad y mi integridad emocional.
Pido, también, a través de esta nota, que se me brinde asistencia psicológica, y garantías de que no se tomará represalias en mi contra o en contra de cualquier miembro de mi familia.
Este ministerio no ha cumplido con ninguna de las cosas que prometió, que, más que una promesa, es un compromiso y que según lo dice la Patria, si, ustedes les sirven a los ciudadanos, porque para eso se les paga. Ustedes están al servicio de la comunidad toda, incluyéndonos a mí y a mi madre. No obstante, tampoco nos han tratado como corresponde. Nadie, ni en el Ministerio de Seguridad, ni en el juzgado donde está mi causa, ha sabido tratarnos como lo que somos: víctimas. Sólo me tratan como una víctima cuando se ponen burocráticos y protocolares, en el resto de los casos, sólo he recibido destrato, maltrato emocional y psicológico, emails de esta dependencia diciendo que si yo no bajaba el perfil no podían encontrar a mi violador, culpándome a mi, a la víctima, de la inoperancia estatal con la que se viene actuando hace ya tiempo.
E-mails donde me dicen que la estrategia es hacerle creer a mi violador que no lo están buscando, para que baje la guardia, como si esa fuera en sí una estrategia, real, posible. Hace casi 3 años que esta persona está prófuga de la justicia, debe imaginar que no lo están buscando.
No me dan acceso a la información, ni ellos, ni el CUFRE, ni el juzgado.
Exijo, como ciudadana y víctima a la que el Estado ha abandonado, que se tomen medidas, reparaciones morales, que se me haga partícipe de la causa y por supuesto, que aparten a Daniel Barberis del caso, por tratarme mal, faltarme el respeto y jugar con mi estabilidad mental-emocional y la de mi madre.
Exijo al Ministerio de Justicia que me acompañe a denunciar tal mounstrosidad, tal aberración en el órgano competente.
Y por supuesto, a la Jefatura de gabinete de ministros que admita su responsabilidad ejecutiva de instruir a los entes que se ocupan de mi caso para que aprendan a tratar a las víctimas y familiares como tales y hagan todos cursos sobre violencia de género y violencia institucional, que les va a venir muy bien.
El daño psicológico que este hombre y su equipo, junto con el Ministerio y el juzgado me están haciendo no tiene retorno. Al punto de que vivo aterrorizada porque el Estado en lugar de defenderme y acompañarme, me ataca.
Un funcionario público no puede decirme que “me estoy pasando de la raya” porque yo le exijo respuestas.
La prueba fehaciente de que no están haciendo bien su trabajo es que el prófugo sigue sin aparecer. Sin más, denuncio todas estas atrocidades y espero una respuesta inmediata, después de tanto dolor.
Manuela Ponz.

Información presentada al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos -Argentina el 12/10/2017 07:33:14 –
Numero de registro: 88897
Presentante: Ponz, Manuela
Tipo Documento: DNI

Nro Documento: 38995296

Telefono: 1149458989 Email: manuelaponz@gmail.com
Tipo Requerimiento: Denuncia

Mensaje: QUIERO DENUNCIAR AL MINISTERIO DE SEGU

Anuncios

Denuncia a Cristian Martín Cetera por intento de homicidio, hostigamiento e inacción policial y judicial. #YaNoNosCallamosMas

ATENCIÓN TODES. SE NECESITA MÁXIMA DIFUSIÓN. Zona SAN MARTIN

CRISTIAN MARTIN CETERA

El 27 de octubre del 2016 intentó matarme y lo metieron preso, salió y no dejó de hostigarme. El martes pasado volvió a intentar matarme y me dieron un dispositivo de rastreo que suena todo el.tiempo xq se acerca todo el tiempo.
Me encuentro nuevamente en el juzgado ya que mi ex marido que ya intentó matarme dos veces, estaba esperándome en la puerta del jardín donde llevo a mis hijos. Accioné el botón Antipánico, y no pude comunicarme con el centro de monitoreo (me atendía el típico mensaje de Telecom informa que la característica solicitada es inexistente). Ante el miedo de tener a mi agresor a 30mts, me encerré en el jardín y llame a la policía. Estoy en el juzgado… Deséenme suerte que por favor lo detengan de una vez antes de que me mate. Y si me mata, griten fuerte por favor.

———–
Ella ahora está custodiada, porque están pagando un custodio personal.
La justicia tiene que actuar ya, y todes tenemos que estar alertas.
¡Que sea él quién no pueda caminar tranquilo por las calles!

Acosador, Abusador Impune en Barrio Matera, Merlo. #Yanonoscallamosmas

Mi nombre es Diego toledo.

Quiero que alguien nos escuche para iniciar una investigación y denuncia.

Esta persona, de la cual no sabemos su nombre ni dirección, es alguien que hace 5 años abusó sexualmente de mi mamá y desde entonces no ha dejado de molestarla con llamados, amenazas, papeles dejados en nuestra casa, ataques cuando la intercepta siempre sola.

Desde que esto sucede ella casi no sale sin compañía.

Este individuo ha empezado a amenazar también a mi hermana de 13 años.

Ni la policía de Merlo ni la fiscalía de Morón han podido darnos solución.

¿Alguien puede ayudarnos al respecto?

No sabemos nombre, apellido, dirección ni nada de este tipo asqueroso que aparece con total impunidad para hostigar a mi madre y perseguirla.

Ella debió empezar tratamientos psicológicos y psiquiátricos a causa de todo esto.

Por favor, estamos desesperados y necesitamos ayuda.

Nadie nos da una mano y no queremos que pase lo peor.

Creemos que al hacerlo público se pueda lograr algo.

Muchas Gracias !

Mi contacto es diial23@hotmail.com

 

Basta de violencia machista en los partidos! #Yanonoscallamosmas !

Desde #Yanonoscallamosmas adherimos a la visibilización  y debate sobre las violencias que ejercen los partidos e instituciones.

Invitamos a compartir y visitar su wordpress 

Comunicado Completo

 

‘Ante una reiteración de denuncias de abuso sexual, violaciones y violencia de género al interior del Partido Obrero y que involucran a varias compañeras, hemos decidido escribir este comunicado. Como militantes de izquierda y feministas, consideramos imprescindible que todxs lxs compañerxs tomen conocimiento no sólo de estos casos, sino también de la revictimización sistemática hacia las compañeras por parte de dicha organización.

Hablamos de revictimización porque el encubrimento perpetúa y facilita las prácticas machistas de los varones violentos. No hacer públicos los casos, ni siquiera al interior del propio partido, avala la impunidad con la que se manejan quienes ejercen la violencia de género en varias de sus formas, a la vez que pone en riesgo a otras militantes y mujeres que comparten ámbitos con los abusadores y violentos. Creemos que la estructura partidaria sirve de sostén a la violencia patriarcal porque la dirección del Partido se niega sistemáticamente a revisar las prácticas militantes, revisión que permitiría erradicar y prevenir el machismo en sus filas. Asimismo, las resoluciones de la organización por las que se han expulsado violentos de género son parte de una trama encubridora en tanto esa misma organización se niega a poner estos casos de violencia de género bajo la luz pública.

No denunciar es encubrir

Si la organización “investigó” y decidió separar a estas personas, es su responsabilidad exponerlos para proteger a las demás compañeras, evitar en lo posible que haya nuevas víctimas y no revictimizar a las denunciantes ni cargarlas con el peso de hacer públicas sus denuncias. El partido debe acompañar a las víctimas en sus denuncias, brindar contención, escucha y asesoría legal y separar inmediatamente al victimario mientras transcurre la indagación (con vistas a su expulsión), con el fin de preservar a las compañeras. También se debe proceder al escrache público: el abuso es un comportamiento sistemático y reincidente que pone en peligro al conjunto de las mujeres. En oposición a esta perspectiva, la dirección del Partido Obrero sostiene una política de “contención de daños”, cuyo resultado es el desamparo de la víctima y el beneficio del abusador.

Creemos que estas actitudes del Partido son incompatibles con la militancia revolucionaria y ponen en jaque todo el proyecto socialista.

Ningún partido revolucionario debería albergar a personas cuyas prácticas sean contrarias al compromiso con la construcción de una sociedad feminista y socialista. Este horizonte revolucionario requiere de un proyecto político y de organización de la vida acorde a la sociedad por la que luchamos. No nos engañamos con idealismos y es desde una perspectiva marxista que sostenemos que ningunx de nosotrxs se encuentra al margen de las relaciones sociales capitalistas y heteropatriarcales en las que nacimos. Son relaciones que no elegimos, sino que nos han sido heredadas del pasado. Por eso, volcamos nuestros esfuerzos a desarrollar una crítica y una práctica que nos permitan autoeducarnos concientemente, revisando y cuestionando dichos mandatos y privilegios, algo que debería ser prioridad en todas las organizaciones de izquierda. Si no nos damos a nosotrxs mismxs prácticas y mecanismos específicos que apunten a identificar y desmantelar las opresiones de género, y forjar organizaciones que no repliquen aquello que el sistema hizo de nosotrxs, ¿cómo reinvidicamos una militancia para cambiarlo de raíz? ¿Cómo luchar por el socialismo sin combatir al patriarcado?

El abuso, las violaciones y todo tipo de violencia hacia las mujeres son incompatibles con un proyecto revolucionario

En los últimos años, las mujeres tomamos las calles y los espacios que habitamos para poner en cuestión, denunciar y combatir las violencias patriarcales que sufrimos en todos los ámbitos. Las denuncias se multiplican porque ya no estamos dispuestas a callar ni a otorgar silencios cómplices ante esta realidad. Las organizaciones que se consideran revolucionarias deben estar a la altura de estas circunstancias históricas respondiendo ante cada emergente de violencia machista y dándose los métodos para evitar su perpetuación.

Las mujeres no nos callamos más.

Seguiremos avanzando y denunciando.

Como medida de protección para todas las mujeres, hacemos públicos los nombres y los casos de violentos que fueron expulsados:

Alejandro Socol, expulsado por violación y violencia de género.

Federico Correa “el Podri”, por reiteradas denuncias de violencia física, psicológica y sexual. 

Pablo Rabey, por múltiples denuncias de abuso sexual y violación.

Diego Aysine, por golpeador y violento.

Martin de Aspiazu, por violento de género.

Ignacio Smith, por denuncias de acoso a menores.

Maximiliano Laplagne, por violento de género.

Juan Manuel “el Yeti”, golpeador, sigue en la organización.

Conocemos, además, una decena de otros casos en el radio de la Ciudad de Buenos Aires y alrededores, algunos de ellos encubiertos por la organización, otros que aún no han sido denunciados o abordados internamente. Nos estamos poniendo en contacto con las víctimas de estos casos.

Llamamos a toda la izquierda a replicar estas denuncias. Llamamos a las  compañeras que hayan sufrido violencia de género dentro de sus organizaciones a contactarnos y autoorganizarse para acompañarnos entre todas en la tarea de erradicar la violencia machista en todas sus formas.

Que el miedo cambie de lado. Sin feminismo no hay socialismo.

porunaizquierdaantipatriarcal@riseup.net ‘ 

Santiago Aysine del grupo de rock”Salta la Banca”abusador de menores, acosador y violento denunciado.

Santiago Aysine se mostraba como defensor de las mujeres pero resultó ser un abusador.

Las denuncias lo incluyen a él, a Santiago Maggi y a Juanjo Gaspari.

La usuaria de Twitter @_SoleMerk2 fue la primera en contar su testimonio y luego se sumaron muchas chicas más contando diferentes situaciones de abusos y violencias vividas con estos sujetos.

Sujetos que no entienden un NO como respuesta porque “pero vos sabés quien soy,¿no?“.

Porque creen que es su derecho como músicos abusarse de “fans” y es un privilegio que la industria musical y la sociedad les otorgó.

Un privilegio que subyuga cuerpxs, mentes e individualidades. Un privilegio que esclaviza a otres, un privilegio del que no se quieren desprender.

Porque el Rock sin la posibilidad de ejercer opresión y violencias sobre las “fans” que ellos y el sistema inventa,  no es Rock.

Pero ahora, las mujeres  NO NOS CALLAMOS MAS.

Limpien sus espacios!

Exigimos que todos los cómplices que co actúan con estos “famosos ídolos” tomen postura antes las violencias que padecenos por sus silencios e indiferencias.

#YANONOSCALLAMOSMAS!

Exigimos que dejen de tocar YA !

LA INDIFERENCIA Y REVICTIMIZACIÓN LOS CONVIERTE EN CÓMPLICES.

Desde #Yanonoscallamosmas repudiamos este descargo.

 

Podés leer la nota cliqueando en este enlace

 

cropped-logo

Tito Franklin Escobar taxista violador de la empresa Premium sigue prófugo. #Yanonoscallamosmas!

Soy Manuela Ponz, tengo 22 años.

Me violó Tito Franklin Escobar Ayllon en abril del 2015, arriba de un taxi de la empresa Premium.

Una madrugada que me cambió la vida para siempre.

Porque cuando denuncié, deje de ser víctima: ahora soy la querella de mi dolor, de mi propia vida.

Porque cuando denuncié y visibilicé lo hice con la convicción de que nadie pudo ni podrá hacerme responsable de haber sido violada.

Porque cuando hablé, encontré a muchas más boquitas pintadas como las mías, con el rimmel corrido, implorando justicia.

Por eso escribí esto, para pedir justicia, por mí, por todxs ustedes.

Porque no hay nada que hacer para impedirlo,  puedo repararlo, de a poco, juntando las partes y creando justicia.

Acá estoy abrazándolas, acá estoy para levantarlas, podemos caernos todas y levantarnos juntas a nuestros tiempos.

Porque así de jodidas somos.

Escribo porque me duele.

Ya para esta altura, desarrollé este maravilloso don de transformar el dolor y la impotencia en palabras, letras y oraciones que me terminan gustando.

Al final, las leo y me gustan, pero en la vida real duelen.

Las mismas oraciones que escribo, esas que me escribo a mí misma, que les vomito a ellxs.

Cuando salí al mundo pensé que iba a ser mucho más sencillo. Te lo cuentan noble. Con menos mierda. Pero es todo mentira.

Ningún mundo en el que los violadores sean libres y las mujeres NO, puede llamarse noble.

Lo cierto es que, de un tiempo a esta parte, me sigo topando con historias más y más aterradoras. El otro día una chica casi muere ahorcada por un tipo sólo porque le dijo que no. No se conocían, nunca se habían visto quizá.

Y es gracioso, porque ella no tiene derecho a decirle que no a un completo desconocido, pero ese completo desconocido tiene derecho a matarla.

A Lucía la violó un tipo adentro de su casa, mientras ella dormía, otra vez gracioso, nos preparan años y años para evitar ser violadas en la calle cuando salimos de noche, pero nunca nos dicen cómo hacer cuando se nos meten en nuestras sábanas.

“La ignorancia del violador”: no sabe cuanto está machacando tu vida, no sabe cuanto te va a costar salir adelante, no mide cuantos años de tu vida vas a perder recomponiéndo, no sabe cuanto te va a costar volver a confiar en alguien, no sabe cuanto tiempo tardás en volver a sonreír de verdad, en vez de esbozar muecas para que la gente no se compadezca y no te tenga lástima.

No saben cuanto te cuesta volver a amar, hacerlo de manera sana, no saben cuanto tiempo tardamos en sanar.

Y así y todo, agradecés que no te hayan asesinado, cargarás toda tu vida con un dolor que no elegiste, que no te corresponde cargar, pero estás viva.

Y es una carga que deberíamos compartir con la justicia, con el Estado, pero las que ponemos el ovario y el corazón somos nosotras, solas, desamparadas.

Un Estado anestesiado, una justicia que mira, sabe y no acciona.

No sabes lo que me dueles, Gorostiaga. No puedo evitar pensar lo mucho que hubieses aliviado mi dolor si hubieses trabajado con ganas, vos, toda tu gente.

No sabes cuanto me decepcionas, Patricia Bullrich, porque hay que ser inhumana para prometer a otra mujer a sabiendas de que le estás mintiendo.

Todos los días llamo al Ministerio. Si no llamo yo, llama mi vieja. Siempre es la misma respuesta: “estamos trabajando”.

Hace un tiempo me recibió la ministra Bullrich.

No conocía mi causa, se había enterado hacía 15 días, me dijo.

Pero yo con su jefe de gabinete había hablado un año atrás.

A demás, puse la cara en todos los medios para ver si me daban bola, con lo revictimizante que es eso.

Pero Ud, se enteró 15 días antes de recibirme.

Decidió recibirme después de verme en TV con Feinmann.

Gracias, de paso, al final, él logró lo que yo no pude en un año y medio, que me reciba…

Desde entonces, estoy esperando todo lo que me prometieron.

Y me duele, porque ahora estoy peleada conmigo misma, porque les creí, pequé de ingenua. Pensé que era el comienzo de algo copado.

Mentira, todas mentiras.

Mentira Bullrich, mentira Barberis, mentira el CUFRE, mentira Delitos Complejos, mentira la policía.

No paran de mentirme. No paran de ignorarme.

TITO FRANKLIN ESCOBAR ESTÁ PRÓFUGO!

Tengo puntadas en el pecho, se me cae el pelo de los nervios, duermo menos de 5 horas por día. Cada día me regalo más al mundo de los vinos porque ahí me siento mejor. Si, no me juzguen, el vino es el único que me acompaña y no me hace doler.

Pero no crean que soy una desorientadita, triste y traumada porque fui violada.

Estoy triste porque la “Justicia” no es justa y porque los que me tienen que ayudar me dan la espalda.

Me mienten, me mienten en la cara.

Mi vida es un caos hoy, lloro, no puedo parar de llorar.

Me duele la garganta, tengo tanta impotencia.

Cuanto me dueles, Patricia Bullrich, pensé que de mujer a mujer… no, ni eso, sororidad a marzo.

Mi vieja, en su pueblo, perseguida por funcionarios del Pro.

La queja es tan grande señorxs. Porque el dolor es inmenso.

Me paso todos los días de mi vida tratando de ayudar a otras víctimas, pero al final del día me acuerdo lo que hicieron, lo que hacen conmigo.

Es como si estuvieran esperando que prescriba mi causa.

¿Que voy a ayudar a estas muchachas, si no puedo con lo mío, si hoy no reparo?

No es porque no quiera, no es porque no lo haya intentado o intente.

Me cuesta reconocer que yo también necesito un abrazo, a mi también me violaron, como a esas chicas, yo también quiero romper todo y  sin embargo, salgo con mis mejores modos, a pedir por favor, a rogar, a implorarle al Estado que haga lo que tiene que hacer…

Ahora al menos, me atienden el teléfono, me digo para conformarme.

Pero cada llamado me duele más y más. Porque cada vez que corto o me cortan, la sensación es la misma: me quiero morir, los quiero ver arder en el mismo infierno que estoy padeciendo.

Quiero que les pase, quiero que no estén tan seguros, quiero que vivan como vivimos nosotras.

Pidiendo, siempre pidiendo.

Nunca nos ofrecen una real solución porque somos mujeres. Las mujeres todo lo tenemos que pedir y hacer. Todo lo tenemos que demostrar. Y todos lucran con nuestro dolor.

La tv, los medios, los periodistas faltos de ética, la justicia, las secretarias de los jueces que son ascendidas, los abogados buitres que consiguen trabajo en el Ministerio al que van a pedir justicia por una, pero que después nunca más te atienden el teléfono, las presidentas de las ONG que dicen querer ayudarte pero venden tu caso a los medios como si se tratara de un pase de fútbol.

Todos lucran con esto, con nuestras historias, con nuestro dolor.

Todos progresan con nuestra mierda, menos nosotras.

Al final del día, somos las que recordamos el olor, el dolor, la desesperación, la impotencia, la bronca, de haber sido violadas, golpeadas, asesinadas.

Todxs vienen a oler nuestra mierda, pero ningunx se la come.

Coman nuestra mierda ustedes también.

Usted, señor juez, venga y cómase todo este dolor, porque es suyo también.

Venga, ministra, venga y beba de mi angustia.

Vengan de a uno, les queremos mostrar la realidad.

Salgan de sus cuevas, hagan valer los sueldos que nosotras les pagamos.

Este sistema patriarcal heteronormativo así dice que debe ser, entonces les ofrezco que vengan, antes de seguir jugando con sus avioncitos, seguir aumentándose los sueldos entre ustedes, seguir jugando a los soldaditos y los chanchos,  jugando al gato y el ratón con un violador.

Quieren y eligen seguir haciendo campañas mediocres para ganar votos de gente que de verdad quiere algo mejor y ya tiene tanta caca en el cerebro que es capaz de votar a un marciano con tal de dejar de sufrir bajo el mando de estos ineptos…

YO misma los voy a perseguir con mi mierda para todos lados.

Vayan a donde vayan, cuando huelan un poquito de mierda, acuérdense, cuídense, somos nosotras, que una vez más, decidimos no suicidarnos para no hacerles el trabajo fácil que elegimos no matar a quienes nos violaron para no hacerles un favor a ustedes.

Decidimos no desistir, sólo para no hacerles tan fácil el laburo, nuestra venganza es seguir vivas.

Así de jodidas somos.

No se olviden: los vamos a hacer comer nuestra mierda.

cropped-logo