Repudio a la represión del 18/12/2017

Cuando Macri asumió el poder y se cagó en todas su promesas de campaña lesionó el sistema representativo. Llegó a decir en vivo “Si yo les decía a ustedes hace un año lo que iba a hacer y todo esto que está sucediendo, seguramente iban a votar mayoritariamente por encerrarme en el manicomio. Y ahora soy el Presidente”, así que lesionar el sistema representativo parecía una estrategia sumamente válida para restaurar el sistema democrático y republicano –en algún tipo de realidad alterna.

Como parte del gran negocio de volvernos competitivos –véase aquellas elites que se sentían perjudicadas por falta de viajes a Miami y champagne y su destino manifiesto a “ocupar el lugar que les corresponde y ubicar a los otros donde corresponde” o sea abajo suyo en condiciones míseras de explotación- el brillante plan era el mismo que se viene usando desde hace cuarenta años sin que nunca haya sido exitoso: intentar empobrecer y embrutecer a la población para que no seamos vistos como una amenaza sino como una ganga de oportunidad para el FMI y que vengan las inversiones –porque de producir para nosotros ni hablar.

Por supuesto, para esto, una minoría sin ningún tipo de percepción de clase quería-deseaba-necesitaba mano dura para las mujeres vandálicas de la propiedad privada y así en este 2017 nos desayunamos con razzias policiales sobre los movimientos de mujeres… una vez que las marchas se habían desconcentrado porque agarrar al voleo gente era mucho más seguro que intentar desconcentrar medio millón de mujeres en las calles. Y todo tipo de represiones y razzias cuyo fin era amedrentar al manifestante promedio que tuviera la idea descarada de “protestar” porque los recortes y avasallamientos de derechos por sobre los que fueron los impresentables de nuestros no tan representantes políticos… ¿Por qué? Porque no hay representación política si no cumplís con aquello para lo que te eligieron. Sos un funcionario público, no  un Zar –Y ponele que fueras un Zar, ya sabés que esa historia tampoco terminó tan bien, ¿no?

La realidad es que Patricia Bullrich tendría que haber renunciado a su cargo después del 8M.

Luego de esta escueta introducción, y sin ánimo de hacer un recorrido detallado por el avasalle de derechos, garantías y lesiones a nuestro sistema democrático, republicano y federal llegamos al hoy.

O mejor dicho a lo que sucedió el jueves.

Aunque también podemos hablar de las diez cuadras cerradas en el perímetro del CCK en relación a la OMC y mi derecho a circular… y las personas deportadas a sus respectivos países por opiniones de Facebook. Pero no, no voy a ser tan mierda –o tan irónica. Porque es solo un detalle de color. Aunque hay una razón por la que estoy hablando de esto.

Y esa razón es el perímetro alrededor del Congreso para poder hacer las sesiones legislativas para la “reforma” –recorte- previsional como introducción a la reforma tributaria y los bingos y por sobre todo, a la reforma laboral.

Lo curioso es que las sesiones del Congreso tienen que ser abiertas y públicas… pero estaba vallado, reprimieron a los manifestantes que legítimamente fueron a manifestarse en protesta por el claro avasallamiento de derechos por sobre los jubilados y a diputados y diputadas. Sin embargo, tuvimos que leer a los pequeñoburgueses promedio decir cosas como que la protesta del jueves calificaba de “sedición”. Sí, “sedición”, artículo 22 de la Constitución Nacional:

El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya los derechos del pueblo y peticione a nombre de éste, comete delito de sedición.

O Carrió diciendo estupideces el día 19 de diciembre como que evitaron “un Golpe”.

Sí, un “Golpe”.

Porque parece que para la derecha, manifestarte y protestar te vuelve un “golpista”.

Tus representantes dejan de ser tus representantes cuando asumís el poder para hacer lo que se te canta con tu mandato, no cumplís nada de lo que prometiste que ibas a hacer y de lo que rejuraste que no ibas a hacer, parándote como un tirano delante de la población.

Cuando un representante, es decir, un funcionario público al que se votó de manera democrática miente descaradamente, y ejerce su mandato atropellando derechos adquiridos y garantías constitucionales, lo único que queda es protestar y solicitarle que cumpla con lo que prometió.

Decir que la represión policial del jueves pasado, estuvo “justificada” porque salvo los gobernadores de las provincias que firmaron el acuerdo fiscal y personas que consideran que los trabajadores Argentinos son “muy caros” y que deberían bajar la cabeza para dejarse explotar y pisar es de un cinismo imperdonable.

Sí, imperdonable.

Imperdonable que todavía crean que existe una “mano dura moderada” que tarde o temprano no termina con vos preso o con alguien tocándote el culo a vos. Y es imperdonable, porque muchos de los que piden mano dura a los gritos, vivieron el proceso y parece que se acuerdan como terminó pero no como empezó. “Porque esto no es una dictadura”… genial. Te acordás en que terminó pero repito, no te acordás como empezó.

Eso, o sos un verdadero imbécil.

Y así, llegamos a hoy –o a ayer, mejor dicho- 18 de diciembre. El congreso, nuevamente que debería tener sesiones abiertas y públicas, con perímetro vallado. Una marcha con medio millón de personas hasta las 14:30, 15:00 hs. que con el amedrentamiento del jueves pasado y los anteriores, con el perímetro, con los camiones y tanques fueron igual.

¿Se entiende?

Fueron igual.

A ejercer su derecho de protesta.

Luego grupos organizados de manifestantes como era esperable –córtenla con tirar que eran “infiltrados”, es legítimo cuando el sistema colapsa el uso de la fuerza, sobre todo después de que tu Ministra de Seguridad quiso imponer el miedo para desmotivar las protestas por tantos aprietes económicos y tu presidente hace lo que se le cantan los huevos-, descargaron su ira contra la policía, debido a que el gobierno seguía presionando con el recorte previsional.

Y así el Congreso siguió en sesión con una brutal represión y cacería de manifestantes hasta la 9 de Julio. A la noche también.

Por la mañana aprobaron el recorte previsional con el Congreso vallado y una brutal represión.

Los que crean que los derechos en determinados casos no se exigen ni se protegen con el uso de la fuerza, tienen que ponerse a leer libros de historia.

Si considerás que tus vecinos y conciudadanos no se merecen los mismos derechos y oportunidades que vos, necesitás pudrirte en el infierno.

Si sentís que no podemos ser mejores como personas, como ciudadanos y como país, dejá de meterte en el camino de aquellos que sí lo creen.

Si sos de los mismos que siguen pregonando como oligofrénicos la no violencia porque tu propiedad privada…. No tenés perdón.

Si sos de los que cree que el resto de la población te debe algo porque tuviste la suerte de “ganarte lo que tenés” a diferencia de otros que no son como vos o no tuvieron las mismas oportunidades que vos, sacate la venda liberal de los ojos urgente: sos un egoísta y probablemente una mierda de persona con todos tus congéneres.

Ah, y por cierto, el 62 % de las personas afectadas por este recorte son mujeres jubiladas: entre ellas, las amas de casa que lograron acceder a una jubilación y las empleadas domésticas.

Gracias por todo, che.

Desde #YaNoNosCallamosMas repudiamos el accionar del gobierno desde sus fuerzas policiales, el resto del poder ejecutivo, el poder judicial y hasta sus miembros en el Congreso de la Nación. Así como también de la ciudadanía cínica que es capaz de vender el futuro de los niñes, jóvenes y ancianes, sin ningún atisbo de conciencia de clase con tal de sentirse pertenecer a una elite que los desprecia.

Porque ustedes son los verdaderos traidores.

Ayer, Hoy y siempre.

Memoria, Verdad y Justicia.

Ustedes, Nunca Más.

Carolina Charlin #YaNoNosCallamosMas

viento femininja
Ilustración: Tenshi