Jorge Orlando Benitez VIOLADOR Y VIOLENTO #YaNoNosCallamosMas

Quiero denunciar públicamente al padre de mis hijas.
Jorge Orlando Benitez, esta persona se dedicó por 10 años a hacerme la vida miserable.
Fui una tonta por mucho tiempo creyendo que él podía cambiar.
Por mucho tiempo perdoné y perdoné.
Voy a contar brevemente porque realmente acordarme de cosas me hace muy mal.
Durante el noviazgo fue un violento, manipulador y egoísta.
Siempre tuvo actitudes violentas y nunca escuché mi instinto.

Alguna de ellas eran ir a esperarme a la salida de mis trabajos, porque él vivía obsesionado con la idea de que yo podría salir con alguien más.
No solo eso, también me revisaba celulares, me los rompía, me aparecía en la noche detras de algún árbol para meterme miedo y preguntarme si lo había estado “cagando y ¿con quién?”

Esto duró un año hasta que lo quise dejar, cuando esto sucedió yo fui a su domicilio para conversar sobre esto, como él no podía “vivir sin mí” me violentó:

No solo me encerró en su casa (sus padres estaban de vacaciones), me ató a una cama, me desvistió y me violó.

Producto de esta violación tuve a mi hija más grande.

La cual no quise abortar porque él me decía que era su hija, que como podría hacer eso y que era una asesina.

Yo en ese momento era muy chica, a pesar de mis 19 años, como para entender que no era verdad, que era una forma de manipularme a traves de la culpa.
Seguí con el embarazo, sola, porque como todo violento se borra por la “culpa” y luego aparece con el perdón.
Me separé, nació mi hija y empecé a buscar trabajo porque jamás me pasó un peso.
Paso un año y volvió a buscarme: lo perdoné.

En el medio hubo varios perdón, tantos que hasta llegó a arrastrarme de los pelos embarazada, momento en él que me hice pis del miedo, ¡he sido pateada, golpeada y humillada de todas las formas que imaginen por este sorete!

Lo perdoné… la idea de la “familia” y que todo se podía recomponer (solo una ilusión).
Nos fuimos a vivir juntos, me alejé de mi familia, de mis amigas y amigos (no voy a hablar de eso, que tambien fue violento, pero fueron 10 años y es difícil resumirlo).
Quedé embarazada de nuevo, esto ya fue la reconciliación… Pero, pasó otra vez lo mismo: celos, solo que ahora era porque trabajaba y ganaba más que él.

Me partió el labio de una piña porque no quise plancharle una camisa: así de doloroso fue decir no tengo ganas. Yo estaba embarazada de 5 meses.

Todo igual, denuncias, perimetrales, todo para nada.

Nos separamos, lo eché de mi domicilio y él volvió para robarme mis muebles: él y su madre entraron y robaron los muebles.

Paso el tiempo, nació Julia… se acercó y lo perdoné.

Y todo volvió a empezar, hasta que en 2015 decidió irse.

Aunque antes de hacerlo casi me mató asfixiándome la cara con un almohadón.

Desde que se fue hasta hoy, nunca me pasó un peso al menos dos meses seguidos.
Desde ese momento tooodos los abogados jamás me dieron respuesta, la cuota alimentaria nunca se cumplió porque todavía está en tribunales.
No puedo conseguir un abogade como la gente.

Esta semana llevé a mi hija al pediatra y tiene una desviación en la columna, le pedí que solo comprara la malla y que yo me encargaba de pagar la pileta… Me dijo que no la puede comprar porque tiene deudas.

Hoy le escribí para decirle que debe hacerse cargo de sus hijas.

Mil excusas, llegó a decirme que tiene una hernia y probablemente lo echen asÍ que él ni se va a “calentar” porque seguro lo van a echar y tiene 2 embargos razón por la cual “le da lo mismo” que yo haga o diga lo que quiera.

Estoy harta de este mundo patriarcal, donde una mujer esta en la pantalla de la tele por un gil, y al resto nos violan, nos humillan, nos matan y no pasa nada.
¿Nadie se responsabiliza por esas cuotas alimentarias y todes les niñes que jamás recibieron nada de esos padras abandónicos?
¡Harta! por eso denuncio públicamente a esta basura, porque sé que lo único que acelera algo es la justicia y la condena social.

Por favor necesito que compartan esto así todo el mundo conoce a esta basura, es un padre abandónico, un violento, manipulador y mentiroso.

¡No somos criminales por querer lo mejor para nuestres hijes!
¡No somos criminales si luchamos contra un mundo patriarcal!
¡Basta de criminalizar a les que luchan!
¡Arriba el feminismo que va a vencer!
¡¡¡Abajo el patriarcado que va a caer!!!

26196183_1745677595482427_499177515817587350_n.jpg26220267_1745677555482431_7873680746307418104_n.jpg26231044_1745677428815777_7248959764310951177_n.jpg

 

Anuncios

Santiago González Raimondi VIOLADOR #YaNoNosCallamosMas

EL SILENCIO NO ES SALUD
Hace meses que cargo con esto y hoy es el día que decido hacerlo público y expresarlo en palabras gracias a la iniciativa de los movimientos feministas y a todas las pibas que con su fuerza y entereza se animan a no callarse más.
No nos callamos más porque eso es lo que quiere el patriarcado y todos los machitos sanos fabricados por este sistema que nos quiere silenciar; pero su impunidad tiene fecha de vencimiento.
El dolor tiene que salir para sacar toda esta mierda que es inexplicable de describir, la violencia debe hacerse visible porque sino somxs todxs cómplices.
El silencio ya no es opción cuando hablar es una llave para que otras mujeres violentadas puedan hacerlo.

YA NO ME CALLO MÁS
Fui violada por Santiago González Raimondi la madrugada del 25 de febrero de 2017 en una obra en construcción en el centro de la ciudad de La Plata. Lo conocía porque habíamos compartido amigos en común y espacios de militancia y formación política en la JP Evita.
Nunca pensé que este hijo sano del patriarcado, que se había pronunciado contra otros casos de violencia de género y que había participado de movilizaciones #NiUnaMenos, podía ser un violador. A pesar de los reiterados “no”, “no quiero”, “vos que te la das de militante no me podes hacer esto” en el momento de la violación, nunca paró.
Mi cuero cabelludo quedo resentido por los tirones del pelo, mis brazos y piernas quedaron todas lastimadas y es hasta hoy que me quedaron marcas. Hizo lo que quiso con mi cuerpo.
Asimilar una violación lleva todo un proceso de días, meses; hasta años. Me costó asumirlo, porque el sentimiento de culpa y de miedo de enfrentar la situación me envolvieron.
Recuerdo el día posterior: me desperté, observe mis rodillas sangrando; sin embargo, reprimí todo indicio de lo que había pasado esa madrugada.
Gracias al apoyo y al acompañamiento de amigxs y compañerxs del Movimiento Evita pude digerirlo y juntar valor para realizar la denuncia. Cabe señalar que desde el Movimiento Evita no se lo dejó pisar más un espacio de militancia.
Cuando una mujer es violentada sexual y psicológicamente y toma la fuerza y el valor para denunciarlo, las instituciones del Estado replican ese ADN machista y terminan protegiendo al agresor.
Cuando fui a hacer la denuncia al área “especializada” en género de la DDI me pidieron, en un pasillo, que contara rápidamente lo que había ocurrido y enseguida me cuestionaron por qué había tardado tanto en ir (habían pasado tres días).
Además, querían que pasara sola a hacer la denuncia. Gracias a la sororidad de las amigas que estuvieron conmigo, logramos que me dejaran pasar acompañada.
Otro de los hechos nefastos a destacar de este proceso de denuncia penal fue que me dieron turno para realizar las pericias recién una semana después: el día de la mujer. Ese día tuve que irme de la marcha para esperar horas en la comisaría, donde no pararon de pedirme datos del violador, tales como su dirección para que la causa avanzara.

FIJATE DE QUÉ LADO DE LA MECHA TE ENCONTRÁS
“NO” ES NO; pero parece que no lo entienden y se les hace más fácil tildarme de “problemática”, como me llamaron algunos de sus amigos, cubriéndolo, creyendo en su versión y sosteniendo que fue consentido.
Si bien es difícil calificar los distintos tipos de violencia que vinieron después del abuso sexual y de la violación, sin dudas uno de las más dolorosos es la respuesta de gente cercana y no tan cercana luego de relatar lo que me pasó. “¿No pudiste hacer nada?”, “No pudiste gritar o salir corriendo?”, “¿Fue con consentimiento?”, “¿No hablaste con él?”; “Pero él dijo que fue con consentimiento”, “Pero es un pibito”; fueron algunas de las frases que además de provocarme una gran angustia, terminaron generando culpa.

ES NECESARIO REVERTIR LA CULPA Y QUE CAIGA SOBRE EL AGRESOR
La culpa es lo peor que una mujer puede sentir, es uno de los peores sentimientos que te quita el sueño, te genera miedo y te paraliza. Pero es imprescindible superarla para liberarse(nos), porque los que tienen que sentir culpa son los culpables: ellos.
No quiero el lugar de víctima, porque no es para nada liberador. Quiero que las pibas que injustamente sienten culpa logren sacarse las ataduras que el sistema patriarcal nos impone. Rodearse de compañeras, de amigas, de militancia feminista,de mujeres empoderadas es fundamental para procesarlo.

¡Sin feminismo popular no hay justicia social!

No estamos solas. No nos callamos más. Nos queremos libres y sin miedo.

¡SI HAY VIOLENCIA HAY ESCRACHE, SI NO HAY JUSTICIA HAY ESCRACHE!

viento femininja
Ilustración: Tenshi

 

Chaman del Garden (Nico) ACOSADOR #YaNoNosCallamosMas

Conocí a esta persona (chaman garden, segun su perfil de fb) a mediados de este año en la ocasión de concurrir a su sala por motivos de ensayos con la que era mi banda en ese momento, como a cualquier otra sala.

Luego de esa primera vez, me agregó a su fb, hablamos algunas veces, yo nunca le quise dar trascendencia a sus palabras ya que conocía aunque perfil acosador mediante algunos comentarios y relatos de amigas. Le pedí que no me escribiera porque no nos conocíamos y nada tenía para hablar con él.

Pero al parecer no fue suficiente, me empezó a mandar videos de sus genitales y no entendía la negativa mía, le pedí que no lo haga y no sólo no le importó, sino que según sus palabras le resultaba excitante. Continuó con los mensajes y los vídeos, hasta que ante mi enojo decidió bloquearme de las redes sociales, de hecho yo ya lo había eliminado.

Este personaje se regocija y abusa de su condición de empleado/dueño de un estudio de grabación y acosa a las mujeres que concurren.

26175813_782324471964640_1531037269_n.jpg

¡Exigimos la inmediata liberación de Pilar Díaz! #YaNoNosCallamosMas

Pilar Díaz fue una de las tantas detenidas en la última represión y cacería policial que se desarrolló en el marco de la masiva movilización contra la reforma previsional que fue impulsada por el gobierno impulsada y posteriormente aprobada por ambas cámaras del poder legislativo.

Reforma previsional que implica una política prácticamente eugenésica y un ataque brutal a las mínimas condiciones de subsistencia de lxs jubiladxs, lxs beneficiarixs de planes sociales, AUH y pensiones por discapacidad entre otrxs.

Creemos que su detención forma parte de la escalada represiva y el estado de excepción impuesto por el macrismo y particularmente por la ministra de seguridad Patricia Bullrich.

El Juez Bonadío, conocido por ser el brazo ejecutor en el poder judicial de la persecución orquestada desde el ejecutivo nacional, se apoyó en problemas burocráticos que se generaron a la hora de constatar el domicilio de Díaz, para dictar su traslado al Penal de Ezeiza sin fecha de excarcelación.

Previo a su detención fue amenazada por efectivos policiales para que “se deje de joder” porque “iba a terminar como Santiago Maldonado”  

Durante su detención fue hostigada por la policía debido a sus ideas políticas.

La carátula de la causa (armada) es “intimidación pública”, imputación arbitraria y realizada sin ningún tipo de prueba

La compañera es una destacada referente del movimiento anarco-feminista: “Madres Amazonas” y se dedica a ayudar a madres solteras víctimas de violencia machista, policial e institucional

Salgamos a las calles contra el ajuste y el saqueo macrista, ejecutado con la complicidad de todo el arco político.

Construyamos redes de solidaridad y apoyo mutuo contra las políticas de hambre de los gobiernos títeres del Fondo Monetario Internacional

¡LIBERTAD INMEDIATA PARA PILAR DIAZ Y TODXS LXS PRESXS POLÍTICOS!

 

Pili 2
Ilustración: Tenshi

 

¡ALERTA! Martín Sande VIOLENTO, MENTIROSO Y MANIPULADOR #YaNoNosCallamosMas

Si conocés a Martin Sande, ¡ALERTA! ¡Es un machito violento, mentiroso, manipulador!

Queremos hablar de una violencia que, de tan solapada y naturalizada, es difícil de exponer. Aquella violencia que no es un golpe, aquella que los machitos patriarcales ejercen utilizando sus privilegios sobre sus vínculos sexo-afectivos: nos referimos a un tipo de violencia psicológica basada en la mentira, la manipulación y el control.

Desde su espacio de militancia y como referente, Martín Sande establece múltiples relaciones paralelas (no consensuadas) en distintos niveles, afectivas y sexo-afectivas, con compañeras a las que perjudica, aísla y pone en peligro empujándolas a la clandestinidad bajo el silencio y la complicidad de lxs compañerxs que rodean la situación.

Como muchos machos violentos, tiene una doble cara: es carismático y está siempre disponible para lo que se necesite para la militancia. Pero del otro lado está esa violencia tan naturalizada que es difícil de desenmascarar: control, manipulación, mentiras, violencia verbal, acoso sistemático, hostigamiento, menosprecio, violencia sexual incluyendo hijxs no reconocidxs, en resumen: un misógino patriarcal.

Su forma de construcción política es igual a la de sus relaciones sexo-afectivas. La centralización que realiza de la información, el conocimiento y los contactos, es clave a la hora de erigirse en una especie de militante “ejemplar e indispensable”, figura que su entorno se encarga de avalar. Su construcción como militante indispensable, es el marco de impunidad para sus acciones.

Esto se convierte en una justificación para no denunciar sus violencias. A la vez, va tejiendo diversas relaciones sexo-afectivas que son generadas estratégicamente con personas de distintas organizaciones de las que busca obtener un rédito político.

Usualmente, elige compañeras mucho más jóvenes que él y con mucho potencial militante. Personas activas que valoran su referencialidad política. Por ahí engancha, sobre todo a las “nuevas” que se acercan al entorno, que son las que menos posibilidades tienen de alertarse sobre su violencia, ya que no lo conocen y tienen menos posibilidades de saber del entramado de relaciones que él tiene previamente.

No se trata de “problemas de pareja”.

Se trata de un accionar violento y sistemático de un militante que utiliza sus privilegios de macho en detrimento de las mujeres con las que se vincula.

Esto tiene consecuencias tanto para las mujeres afectadas como para las organizaciones que lo amparan. A las compañeras con las que se vincula, las hace mierda con su manipulación, destruye su autoestima, y es en sus cuerpos donde quedan marcadas las violencias que él ejerce.

Las organizaciones, por su parte, van perdiendo a estas compañeras que se ven obligadas a alejarse de los espacios al terminar su relación con él, porque esos espacios lo amparan, aún sabiendo que ocurre una y otra vez lo mismo con diferentes compañeras.

No es suficiente para una organización nombrarse anti patriarcales.

Ser anti patriarcales implica embarcarse en un camino de deconstrucción de los vínculos heteropatriarcales tal como los plantea el sistema patriarcal.

Tomar lo personal como político.

Reconocer la desigualdad estructural de género. Y abrir estas cosas al debate colectivo.

Queremos romper con nuestro silencio y aislamiento.

No queremos que haya más cómplices ni desentendidxs.

Basta de complicidad patriarcal.

No queremos que se sigan justificando ni amparando a los machos violentos.

No queremos que se minimicen las violencias “en pos de la organización”.

Que ninguna más de nosotras se coma ningún verso de Martin Sande ni de ningún otro machito.

¡Sororidad, compañeras!

¡Por vínculos libres y afectaciones alegres!

26135022_234353823771299_1143827619_n.jpg

Segundo Testimonio!Santiago Cajuso Violador! #YaNoNosCallamosMas

1. Inocentes de saber quiénes éramos.

Observaba y me comparaba todo el tiempo, me estigmatizaba mi cuerpo y la falta de experiencia en relaciones sexuales a los 16 años. Siempre me sentí asquerosa pero nunca como después de haber perdido la virginidad con Santiago Cajuso.

Todo empezó en los últimos días de Julio del 2016, empezamos a hablar por mensajes en Facebook, era la primera vez que me interesaba alguien hasta que realmente lo conocí. Era nuevo todo con él, los besos y los juegos, solo le seguía el paso pero no sabía dónde estaba caminando.

La primera vez que salimos fuimos al cine, a ver Suicide squad, todo terminó bastante tarde. Comimos, después él me acompañó a la parada y recuerdo como me temblaban las manos de lo nerviosa que estaba. Nunca había salido con nadie ni dado un beso. Una vez que estábamos en la parada, hablábamos y nos mirábamos hasta que se me acercó y me besó de una. Estuvimos así por un rato hasta que llegó mi colectivo y me fui.

Las charlas por Facebook siguieron un par de días más y volvimos a salir al cine una vez más… hasta que el desinterés empezó. Dejé de gustarle y dejamos de hablar aunque fue solo por un tiempo.

Volvió pero esta vez no fue nada suave, ahí empecé a saber quién era Cajuso.

2. “Chupa pija”.

Así me decía, me denigraba siempre que podía.

“Gorda, calentona, soquete…”

Siempre había algo para rebajarme un poco más.

Hablábamos de vez en cuando, más que nada cuando él estaba caliente y me llamaba por la madrugada. Así fue después de haber perdido la virginidad con él en un viaje escolar.

Estaba bastante mareada e inconsciente cuando empezamos a besarnos en la habitación que estaban todes les del grupe. Fuimos al baño y cuando quería darme cuenta no tenía puesto los pantalones y él empezó a penetrarme sin preservativo. Las embestidas bruscas empezaron y le encantaba pegarme en la nalga siempre que podía.

“Que culo que tenes…”, siempre algún que otro comentario innecesario.

Una vez que acabó… en mi boca, salí del baño y me acosté en una de las camas. Todavía mareada, vi como mi bombacha estaba manchada de sangre. Cuando él salió del baño me preguntó con desprecio si había manchado la cama. Hablamos hasta que se acostó conmigo donde estaba, seguimos hablando y yo no había tomado consciencia de nada de lo que había pasado.

La vuelta a la capital fue la peor parte, con resaca y dolor en todo el cuerpo él me miraba.

Después de eso, volvió a hablarme por Facebook.

3. Cuando duele no es amor.

Más borrosos son los recuerdos.

Siempre que manteníamos relaciones sexuales yo estaba inconsciente.

Esta vez fue en el cumpleaños de una amiga, la famosa noche fiesta de disfraces que terminó como la peor noche del 2016.

Fuimos juntos porque no tenía con quien ir y porque no conocía el lugar. Hablamos bastante. Una vez que llegamos a la casa, entre música y personas casi ni nos hablamos. Empecé a beber hasta llegar al punto de no poder moverme bien, ahí fue cuando él empezó a acercarse y tirar comentarios innecesarios.

Al final terminé abajo, en una habitación con él, yo acostada y el tirándose sobre mí. Me susurraba al oído “Mira cómo te ponés”. Él seguía manoseándome mientras yo estaba cansada y ebria, aunque siempre prestando atención a que no entrara nadie a la habitación.

Terminamos en el baño, otra vez el baño.

Recordé tener un preservativo en mi bolsillo y le dije que lo usara si iba a hacerlo. No estaba lo suficientemente estable de todas formas.

Me puso de espaldas contra la pared y mis pantalones estaban bajos, nunca voy a olvidar como me penetró y el dolor impregnado que empecé a sentir en el vientre. Fue brusco, me calló cuando pegué un gemido de dolor. Seguía callándome y diciéndome que no haga ruido.

Tanto el dolor que sentí como un líquido caliente comenzaba a esparcirse por debajo, era sangre y mucha.

Él se sacó el preservativo lleno de sangre y exclamó:

“¿Te vino boluda?”

Estaba confundida y adolorida, solo quería que pare el dolor. Y así todavía seguía sin darme cuenta lo que estaba pasando otra vez. Lo miré arrepentida y culpable… cuando el culpable era él. Solo se limitó a contestarme:

“Manchaste mi pantalón favorito”.

Me había lastimado tanto que terminó en una infección que tuve que tratar con el médico.

Cuando se lo comenté solo dijo:

“Mal ahí”.

Esto pasó en la madrugada del 26 de noviembre del 2016. Las escenas se siguen repitiendo en mi cabeza, la impotencia me come de vez en cuando.

4. “Querida”.

Siempre me llamaba así, es una palabra que siempre la identifico a él.

Habíamos dejado de hablar por mensajes en Facebook pero lamentablemente me lo seguía cruzando. Intercambiamos un par de palabras en las que se reía de mí y seguía rebajándome, siempre en un actitud de wacho poronga que me daba asco.

Entonces, otra noche que terminó en pesadilla, en el cumpleaños de un amigo.

Fui al baño otra vez inconsciente y él estaba en la puerta antes que yo. Me dejó pasar y cuando salí dejo pasar a otra persona. Quedando los dos solos en el pasillo, otra vez los besos y manoseos. 

Él siempre quería más. Recuerdo como esa noche me mandaba mensajes desesperados para que nos encontremos, al final fui, todavía inocente de lo que él estaba haciendo.

Terminó acabando en mi boca y se esfumó, no pare de llorar y seguir sintiéndome usada.

No quería que terminara así otra vez.

5. El peor año nuevo.

Y así, empezando el 2017 con un ataque de pánico en la casa de una amiga, éramos un grupe de amigues y entre elles estaba él. Charlas y mas charlas entre todes, hasta que recordé que había un teclado en la casa de mi amiga. Cuando lo encontré y me iba a poner a tocarlo me lo arrebato él. Se lo llevó a la habitación y se encerró ahí. Estaba enojada, quería tocar el teclado y él seguía provocando la situación. Entonces ya que los dos queríamos tocar el teclado pusimos tiempos. Cosas que él no respetó y al final, tuve que ir a la habitación.

Besos y demás, bruto y agresivo siempre, comentarios innecesarios, terminé contra la puerta de la habitación.

Él apretándome contra la puerta y metiéndome sus dedos de forma agresiva. Recuerdo que acabó en mi cuello y en la remera. Se me salían las lágrimas, así sin más, se fue dejándome el teclado de una vez.

El vacío que empecé a sentir, el dolor en el pecho y en las yemas, comencé a tocar el teclado tratando de calmarme, respirando y aguantando. Siempre manipulada por él, siempre el mal trato. Recuerdo estar sentada en la ventana y no dejar de pensar en tirarme, no dejar de odiarme por lo que había pasado, mire mi short: entre las piernas había sangre.

Santiago Cajuso me abusó reiteradas veces, me manipuló y extorsionó hasta el final.

Me destrozó de forma física y mental.

Jamás me preguntó nada y hasta el día de hoy tengo pesadillas en las que los recuerdos vuelven y sigue susurrándome.

#YaNoNosCallamosMas

16002973_10208281097281974_1899969841678245214_n
Gato Fernández

¡Alerta Mar del Plata! Ema Avila Abusador! #YaNoNosCallamosMas!


El día 28/11 esta persona Ema Avila, de Mar del Plata, abusó de mi en un hotel de pasajeros.

Accedí con total confianza porque ya nos habíamos visto antes… no se justifica.

Hice la denuncia por teléfono el día lunes 4 de diciembre, luego fui a fiscalía; me trataron mal, me hicieron preguntas cómo: para que fui si no quería que nada pasara, que no era violación sino violencia de género porque era mi ex pareja, entre otras cosas de mierda.

El día 6 fui a la Comisaría de la Mujer a hacer la denuncia, cuando pasé por examen ginecológico me trataron muy mal y me preguntaron lo mismo que en la fiscalía:

A que fui si no quería tener relaciones.

Quiero contar un poco como conocí a esta persona.

Hace dos años en un juego me había enviado solicitud, lo acepté, estuvimos dos años hablando cada meses, él tenía novia y yo también, ambos en una relación tóxica.

Este año hablamos, empezamos a tener mas relación que aquel entonces y por así decirlo, tener interés entre ambos. Me pide ser la novia en Agosto, no recuerdo la fecha.

Hasta ahí todo bien.

Nos vimos por primera vez en Septiembre, el viajó a verme, estuvo todo bien y seguimos teniendo contacto.

En octubre, conocí una persona la cual a él no le caía bien. Quiero aclarar que yo lo dejé entrar a Ema en un momento muy delicado donde había salido de otra relación, estaba triste y depresiva, pero no iba a psicologos ni tomaba nada. Dejé todo eso en noviembre del 2016.

Cuando pasa esa situación de que conozco un amigo, él comienza a querer dejarme. Mientras que yo, con una dependencia emocional horrible lo quería a él; dejé de relacionarme con mi amigo, nos veíamos a escondidas pero él no quería que me hablara con él. Porque le ”mentí y no le dije que me había visto con él”.

Después de todo esto tuvimos multiples peleas por lo mismo, él me hacía eliminar personas y desde un lado muy narcisista me manipulaba y pedía mi contraseña. Nos volvimos a ver en Noviembre, el 27. Antes de que él viniera, tuvimos muchas conversaciones donde le dije que no quería tener relaciones, porque no me sentía lista y me sentía un poco mal. Nunca le dije el por qué, pero siempre era por estas situaciones. Me daba miedo que me dejara. Estaba perdida. Cuando voy a verlo el día 28, sucede el siguiente suceso.

Fui a las 8 de la mañana y me quedé con el despierta jugando en la pc, mientras después deje eso y me puse a usar el teléfono.

Yo estaba acostada usando el teléfono y él me pregunta si podía besarme o tocarme las piernas, yo le dije que sí pero que no joda refiriéndome a tener relaciones. No respetó eso y lo hizo igual, sin mas detalles, yo tenía mi ropa puesta y llevaba un enterito de jean pollera. En ese momento yo me corro, lo cual no hizo ni intento hacer mas nada en un periodo de 1 hora.

La segunda vez que pasa esto yo me quedo quieta sin hacer nada en la misma posición que antes, lo cual en la segunda vez él intenta penetrarme también analmente, obviamente no lo logra.

Muchas veces me corría y le decía que me deje. Siguió penetrándome vaginalmente.

En las capturas en un momento él sale con ese tema de que le había hecho un pete sin que quisiera, cuando no fue así y le pregunté en todo momento si quería, entre otras cosas, poniendo eso como lo mas importante acusándome de violadora. Yo le mandé muchísimos mensajes a él y a su madre porque no entendía la situación ni tampoco entendía como alguien que yo quería estaba haciéndome algo tan horrible, con mucho esfuerzo y apoyo puedo escribir esto.

No se cansó de ignorar la situación que también se hizo una cuenta o mando a alguien a molestarme contando mis problemas personales, cuando en todo momento le dije que no lo hiciera, porque yo confiaba en que quedaba entre nosotros. Hago esto para que no quede en la nada y en el caso de que hayan situaciones así las hablen, cuando alguien dice no, es no. No importa el vínculo ni es necesario que hayan golpes ni amenazas de por medio.

Dejo mi Tumblr para que vean evidencias de esto y en mi Twitter hice un escrache.